ENFOQUE-Tribu Munduruku de Brasil es perseguida por la mortal amenaza del mercurio

·5  min de lectura

Por Jimin Kang

20 ago (Reuters) - Cuando Irene Munduruku, de 38 años, fue trasladada de urgencia a un hospital en el norte de Brasil el año pasado, no podía mover los brazos y las piernas. Su esposo, Jairo Munduruku, recuerda que no podía hablar ni abrir los ojos.

Los médicos le dijeron a Jairo que su esposa tenía tumores en el hígado y el pulmón derecho, pero él dudaba que el cáncer fuera la única causa de su enfermedad.

Pruebas recientes mostraron que la sangre de Irene tenía uno de los niveles más altos de mercurio en su aldea de Sawré Aboy, a orillas del río Tapajós, en la selva amazónica. Sospechaba que la extracción ilegal de oro tenía algo que ver con su enfermedad.

La minería ilegal de oro se ha expandido de forma rápida en Brasil, donde la relajación de los controles ambientales bajo el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro ha dado ánimos a miles de mineros para invadir tierras indígenas protegidas constitucionalmente desde 2019.

La Agencia Nacional de la Minería de Brasil calculó ese año que los mineros ilegales extraían unas 30 toneladas de oro al año solo de la cuenca del Tapajós, utilizando mercurio, un metal pesado tóxico, para separar el metal precioso de los sedimentos.

Impulsada por la expansión de los campamentos mineros, la deforestación en la reserva indígena que alberga a la mayor parte de los Munduruku se ha triplicado desde que Bolsonaro asumió el cargo, según datos satelitales del gobierno.

"Desde 2019, ha habido un inmenso aumento en la actividad en la región con la apertura de nuevas minas de oro", dijo Carol Marçal, portavoz de la Campaña Amazónica de Greenpeace Brasil. "Existen esfuerzos preventivos, pero se ha hecho poco para sacar a los mineros ilegales de oro del área".

Bolsonaro ha pedido más minería y agricultura comercial en tierras indígenas, impulsando un proyecto de ley para levantar las restricciones legales y, según los críticos, envalentonando a los mineros que violan la ley vigente.

La oficina de prensa presidencial no respondió a una solicitud de comentarios. La agencia federal indígena FUNAI dijo que está trabajando para proteger las reservas tribales, incluida la de los Munduruku, y remitió las preguntas sobre sus enfermedades a la agencia de salud indígena SESAI, que no respondió a una petición de comentarios.

Los líderes de la comunidad Munduruku dijeron a Reuters que temen que el avance de la minería ilegal envenene sus ríos, les robe sus tradiciones y les cargue con enfermedades crónicas.

Irene Munduruku volvió a casa en junio, pero su estado se ha deteriorado y está previsto que regrese al hospital este mes. Jairo cuenta la historia de su esposa como una advertencia de la crisis que enfrenta su comunidad.

"Nuestros antepasados ​​nunca dijeron que teníamos que hacernos ricos destruyendo el patrimonio que compartimos", escribió a Reuters. "La mayor riqueza es el conocimiento, saber respetar la vida".

CAMBIO DE DIETA

Aunque el envenenamiento por mercurio no tiene cura, los líderes comunitarios y grupos sin fines de lucro han buscado formas de reducir los riesgos.

Este año, la ONG brasileña Saúde e Alegria ha colaborado con nueve pueblos Munduruku para desarrollar sistemas de agua alternativos que reduzcan la dependencia del Tapajós contaminado. La Asociación Pariri local tiene como objetivo criar peces en arroyos más limpios.

Aunque los líderes del proyecto todavía están buscando financiamiento, planean criar especies adecuadas para la piscicultura como el pacu y el tambaqui, dijo Anderson Munduruku, de la Asociación Pariri.

Asimismo, están instando a los vecinos a eliminar el bagre, la mielga y las pirañas de sus dietas, ya que sus posiciones más altas en la cadena alimentaria los contaminan mucho más con mercurio.

A veces, los miembros de la tribu pueden ver por sí mismos lo que los mineros le han hecho a los ríos, volviéndolos de un marrón fangoso que el líder de la comunidad Deuziano Munduruku comparó con la leche chocolatada.

Sin embargo, el envenenamiento por mercurio es a menudo invisible y contamina el pescado, que es su principal fuente de proteínas.

En un estudio elaborado en 2019 en tres aldeas Munduruku, investigadores de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) hallaron mercurio en las muestras de pelo de los 200 participantes.

La mayoría de las muestras mostraron niveles por encima del rango seguro, hasta nueve veces el umbral establecido por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

"Es increíblemente preocupante que estemos consumiendo este metal", dijo Beka Munduruku, una joven de 18 años de Sawré Maybu.

Los síntomas del envenenamiento por mercurio son de gran alcance. Algunos informan debilidad, sentidos embotados y dificultad para moverse. Otros sufren trastornos del estado de ánimo y la memoria, según el informe de la Fiocruz.

En los casos más graves, puede causar daño neurológico en el feto y provocar una muerte prematura.

Desde que se hizo público el estudio de la Fiocruz, los líderes Munduruku dicen que su gente se ha sumergido en la especulación.

Los adolescentes se quejan de dolores articulares. Un niño nació con discapacidades paralizantes. Un líder local murió inesperadamente. Los vecinos se preguntan si el mercurio es el culpable.

La intoxicación por mercurio es difícil de diagnosticar porque pocas clínicas locales realizan pruebas para detectar el metal, según el maestro de escuela Honesio Dace Munduruku.

Honesio, que rastrea las escuelas indígenas en la región del Tapajós Medio, ha visto un aumento en los problemas físicos y de comportamiento entre los estudiantes desde 2018.

Paulo Basta, uno de los principales investigadores de la Fiocruz, dijo que quienes obtuvieron peores resultados en las pruebas de aptitud administradas en 2019 tenían los niveles más altos de mercurio en el pelo.

La correlación entre los niveles de mercurio y las pruebas de memoria, fluidez verbal y pensamiento racional fueron más notables en sujetos entre 12 y 20 años, dijo, arrojando una sombra sobre el futuro de los Munduruku.

(Editado en español por Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.