Enfermera cuya abuela no vacunada murió de covid: ‘La gente hizo de un problema médico algo muy político’

·5  min de lectura
Enfermera cuya abuela no vacunada murió de covid: ‘La gente hizo de un problema médico algo muy político’

Días antes de ser hospitalizada con COVID-19, Arlene Boetcher lanzó una pelota de fútbol con sus bisnietos.

Aunque tenía 85 años, Boetcher era vivaz y energética, dijo su hijo, Gary Eckstein.

Pero una semana después de su hospitalización, Boetcher murió debido a complicaciones del virus, dijo Eckstein. Ella se había negado a recibir la vacuna.

“Es una especie de broma. Siempre estábamos hablando de cómo sobreviviría a cualquiera de nosotros”, dijo Eckstein, quien fue vacunado tan pronto como fue elegible.

Eckstein, de 61 años, vive en Kenosha y enseña a tiempo parcial en el área de Chicago en el College of Lake County. Se crió en el área de Wisconsin Dells, donde su madre aún residía cuando murió el 8 de abril.

La vacuna fue sólo la última fisura entre Eckstein y gran parte del resto de su familia, quienes, según él, han adoptado puntos de vista conservadores más extremos a lo largo de los años. Él está contando la historia de su madre, destacando una muerte que probablemente se pudo prevenir, con la esperanza de persuadir a otros para que se vacunen.

Más muertos entre los no vacunados

A principios de este verano, el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades advirtió que Estados Unidos se había hundido en una “pandemia de no vacunados”.

Aunque tres vacunas COVID-19 han estado ampliamente disponibles en Estados Unidos desde fines de la primavera, solo alrededor del 60% de la población elegible está completamente vacunada, según los CDC, muy por debajo del porcentaje que probablemente se necesita para alcanzar la inmunidad colectiva.

En Illinois, las tasas semanales de personas no vacunadas que mueren de COVID-19 han aumentado desde finales de julio, mientras que las tasas de personas completamente vacunadas se mantuvieron estables, según un análisis de Tribune de cifras calculadas a partir de datos estatales y federales.

Y aunque las tasas de mortalidad semanales en ambas categorías han disminuido considerablemente desde que alcanzaron un máximo de 8 por cada 100,000 habitantes a principios de diciembre, cuando aún no se habían distribuido las vacunas, las tasas de mortalidad de los que no estaban completamente vacunados han rondado recientemente alrededor de 1 por cada 100,000, más de siete veces la tasa para las personas vacunadas.

“Todavía nos queda mucho trabajo por hacer en salud pública ... para educar a las personas y alentarlas a que se vacunen”, dijo Susan Russell, doctora en cuidados intensivos y pulmonares del Northwestern Memorial Hospital.

En las últimas semanas, la mayoría de los pacientes hospitalizados que vio Russell no estaban vacunados o tenían un sistema inmunológico comprometido que hizo que la vacuna fuera menos efectiva. Los médicos y las personas inmunodeprimidas han suplicado a otros que se vacunen para ayudar a protegerlos.

Russell ha tratado a pacientes en la UCI que han expresado su pesar por no haber sido vacunados, aunque para ese momento ya es demasiado tarde; no pueden vacunarse hasta que se recuperen o a menos que se hayan recuperado.

Las razones por las que las personas no están vacunadas desafían una explicación sencilla, pero Russell dijo que la mayoría duda por miedo, pero no firmemente en contra.

“Algunas personas se han asustado porque temen que la vacuna les cause una infección. Algunos temen otros efectos secundarios a largo plazo”, dijo, y agregó que la evidencia muestra que la vacuna es segura.

‘No tiene sentido discutir sobre eso’

En Wisconsin, Boetcher era elegible para recibir la vacuna el 1 de marzo, pero decidió no recibirla, dijo su hijo.

Aunque la política no es la única razón por la que las personas no se vacunan, es la razón por la que una gran parte de la familia de Eckstein ha declinado, dijo. Él cree que la proliferación de programas de radio de conversación de derecha en las zonas rurales de Wisconsin ha contribuido a profundizar las divisiones políticas. Recuerda que el área fue más moderada mientras crecía.

En los últimos años, Eckstein ha desarrollado un entendimiento con los miembros de la familia para no hablar sobre temas relacionados con la política o la religión. No trató de convencer a su madre de que se pusiera la vacuna porque sabía que caería en oídos sordos.

“No tiene sentido discutir sobre eso. Realmente es totalmente inútil”, dijo. “Es esta visión global del mundo la que me resulta muy ajena”.

Pero a pesar de sus diferencias, Eckstein perdió a su madre. La recuerda como un espíritu libre que ayudaba a los demás cuando podía. Se ofreció como voluntaria para un grupo que llevaba a personas que estaban demasiado borrachas para conducir, y una vez se despertó a las 2 am para recoger a cinco hombres en un club de striptease de Madison.

“Mi hermana estaba furiosa por hacer eso, pero era ese tipo de persona”, dijo Eckstein.

Crió a su nieta, Jaclyne Haebig, en sus primeros años cuando un miembro de la familia no podía cuidarla, calmando a la bebé cuando lloraba durante horas por la noche. Haebig fue posteriormente adoptado por Eckstein.

Haebig, una enfermera que trabaja en cuidados a largo plazo, ha pasado el último año y medio tratando de mostrar una compasión adicional a los pacientes enfermos separados de sus familias debido a las restricciones pandémicas. Y trató de asegurarles a las familias que sus seres queridos estaban siendo atendidos.

Cuando la pandemia se llevó a uno de los miembros de su propia familia, pudo decirle adiós a su abuela por teléfono.

“Ella siempre me enviaba mensajes de texto, siempre me llamaba. … Siempre enviaba tarjetas por correo para cada día festivo”, dijo Haebig. “Ella se aseguró de que supieras que estaba allí”.

Pero al igual que su padre, le entristece la decisión de su abuela de no vacunarse. Al principio, Haebig tenía la esperanza de que Boetcher pudiera salir adelante porque gozaba de buena salud, a pesar de su edad.

“La gente ha convertido un problema médico en demasiada política”, dijo.

—Angie Leventis Lourgos y Navya Gupta, reporteras de Tribune, contribuyeron con este artículo

mabuckley@chicagotribune.com

  • Este texto fue traducido por Octavio López/TCA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.