Enferman 4 por fuga de gas en aeropuerto de Los Ángeles.

LOS ÁNGELES (AP) — Cuatro trabajadores enfermaron, uno de ellos de gravedad, por liberación de dióxido de carbono la madrugada del lunes en un cuarto de servicio del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, informaron las autoridades.

Un hombre de unos 50 años fue reportado inicialmente en estado grave, pero pasó a estado crítico al llegar a un hospital, dijo el portavoz del Departamento de Bomberos de Los Ángeles, Brian Humphrey, en un comunicado. Dos hombres y una mujer fueron atendidos en el lugar por quejas menores.

La liberación del gas se informó en un principio en el área de equipaje de la Terminal 8, pero luego se determinó que estaba en un cuarto de servicio a unos 61 metros (200 pies) de distancia, detalló Humphrey.

Ningún viajero se vio afectado directamente por el incidente, pero las autoridades del aeropuerto trasladaron a unas 100 personas a la vecina Terminal 7. La terminal da servicio a United Airlines y United Express.

El incidente ocurrió alrededor de las 7:00 de la mañana en un cuarto que contiene equipo eléctrico que cuenta con un sistema de supresión de incendios que libera dióxido de carbono, explicó el capitán Erik Scott, vocero de bomberos, en una conferencia de prensa.

Las cuatro víctimas eran contratistas independientes que trabajaban en la habitación cuando escucharon un estallido, seguido de un diluvio de dióxido de carbono, añadió Scott.

“Obviamente, eso desplaza todo el oxígeno del interior y tres personas salieron rápidamente, dos hombres adultos y una mujer”, dijo Scott.

Pero el hombre de unos 50 años todavía estaba adentro.

“El dióxido de carbono desplaza el oxígeno en el torrente sanguíneo del individuo y ocasiona un paro cardíaco”, afirmó Scott.

Los policías de la ciudad y del aeropuerto iniciaron la reanimación cardiopulmonar, dijo la teniente Karla Rodríguez del Departamento de Policía del Aeropuerto. Luego llegaron los paramédicos y brindaron soporte vital avanzado y, según Scott, el hombre estaba respirando.

Los bomberos usaron sopladores para sacar el gas incoloro e inodoro del edificio y los expertos en materiales peligrosos sólo detectaron pequeñas cantidades, indicó Scott.