Enfangado en una disputa por la corrupción, Boris Johnson dice que se toma el asunto en serio

·3  min de lectura
El primer ministro británico, Boris Johnson, sale de una exposición de arte en The Mall en Londres

LONDRES, 8 nov (Reuters) - El primer ministro británico, Boris Johnson, que se enfrenta a las acusaciones de que su Gobierno está implicado en la corrupción, dijo el lunes que se tomaba el asunto muy en serio y que los miembros del Parlamento debían rendir cuentas por su comportamiento poco ético.

Johnson lleva días enredado en una polémica centrada en su chapucera gestión de la suspensión de Owen Paterson, un diputado del Partido Conservador —en el Gobierno del país—, del que se descubrió que había infringido las normas sobre la recepción de fondo de grupos de presión.

Se trata de un nuevo incidente de una serie de escándalos que afectan a su gobierno conservador.

El lunes sugirió que había que cambiar el proceso de investigación a los parlamentarios.

"Lo que tenemos que hacer es asegurarnos de que nos tomamos todo esto muy, muy en serio y de que lo hacemos bien", dijo Johnson, refiriéndose a la cuestión de los legisladores que tienen otros trabajos adicionales y al proceso por el que pueden ser investigados.

"Lo que tenemos que hacer es examinar también el proceso. Vamos a hacer todo lo posible por hacerlo bien y vamos a pedir cuentas a los diputados".

La semana pasada, Johnson presionó al Parlamento para que protegiera a Paterson votando apresuradamente a favor de cambiar las normas, para luego dar marcha atrás. Posteriormente Paterson ha abandonado el Parlamento.

El asunto de Paterson es uno de los varios escándalos sobre normas éticas, o la falta de ellas, que persiguen a Johnson y a su equipo, incluyendo la cuestionable financiación de sus propias vacaciones de lujo y la reforma de su apartamento en Downing Street.

El Gobierno ha dicho que ambas cuestiones se ajustan a las normas, pero esto no ha acallado las críticas.

Las acciones de Johnson han sido calificadas de "corruptas" y "despreciables" por el líder laborista de la oposición, Keir Starmer, que el domingo dijo que el primer ministro estaba "en la cloaca con sus tropas".

El ex primer ministro conservador John Major acusó al Gobierno de ser "políticamente corrupto".

Una importante minoría de legisladores conservadores se rebeló por el asunto Paterson y algunos expresaron públicamente su consternación.

Está previsto que la Cámara de los Comunes debata sobre la disputa el lunes, pero Johnson no participará, sino que enviará al ministro Steve Barclay a defender su actuación y la de su Gobierno.

"Lamentablemente no puedo estar allí porque tengo un compromiso de larga duración aquí", dijo Johnson en un vídeo televisado para los medios de comunicación durante una visita a un hospital del norte de Inglaterra.

No contribuyó a mejorar la situación un artículo publicado por el Sunday Times en el que se informó de que donantes ricos que habían dado 3 millones de libras (4 millones de dólares) al Partido Conservador habían obtenido escaños en la sala alta del parlamento, la Cámara de los Lores.

La secretaria de Comercio Internacional, Anne-Marie Trevelyan, defendió el lunes el sistema de nombramientos de los Lores, diciendo que era deseable una "mezcla rica" en la cámara, cuyos miembros no son elegidos democráticamente.

(1$ = 0,7414 libras)

(Reporte de Sarah Young, Kylie MacLellan y Guy Faulconbridge, escrito por Estelle Shirbon, traducido por Tomás Cobos)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.