"Enemigos de nadie": más de 350 medios de EE.UU. le hacen frente a Trump

LA NACION

LOS ÁNGELES.- Más de 350 diarios en Estados Unidos publicaron ayer en sus editoriales una defensa coordinada de la libertad de prensa con el fin de contestar los ataques del presidente Donald Trump, que sostiene que algunos medios de comunicación son enemigos del pueblo norteamericano.

Más de 350 diarios de distinto alcance, tanto nacional como local, tomaron parte de la iniciativa, entre ellos, algunos con base en los estados que Trump ganó en las elecciones de 2016. El The Boston Globe coordinó la publicación e incluyó una base de datos en su web.

"La grandeza de Estados Unidos depende del rol de una prensa libre para decir la verdad a los poderosos", publicó el influyente periódico de Boston. "Etiquetar a la prensa como ?el enemigo del pueblo' es tan antiestadounidense como peligroso para el pacto cívico que hemos compartido durante más de dos siglos", añadió sobre la iniciativa coordinada con el hashtag #EnemyOfNone ("Enemigos de nadie").

"Hoy, en Estados Unidos tenemos un presidente que ha creado un mantra y esto es que los periodistas que no apoyan abiertamente las políticas del actual gobierno son enemigos del pueblo. Esta es una de las principales mentiras propinadas por este presidente, como un charlatán que lanza polvo mágico o agua sobre una multitud llena de esperanzas", añadió el Boston Globe.

Recordó además que durante más de 200 años la libertad de prensa "protegió a los periodistas en el país y funcionó como modelo para las naciones libres en el exterior".

El efecto supera las fronteras de Estados Unidos, según el Globe. Las acciones de Trump, advirtió, también están alentando a fuertes líderes, como Vladimir Putin, en Rusia, y Recep Tayyip Erdogan, en Turquía, a tratar a los periodistas como enemigos, argumentó el Globe.

Trump, que ha criticado con frecuencia a medios y periodistas y que suele calificar las noticias que contradicen su opinión o posiciones políticas como noticias falsas o fake news, no tardó en responder ayer. Y lo hizo con las armas de siempre, las mismas que motivaron precisamente la defensa en bloque de la prensa escrita norteamericana. En efecto, por medio de un tuit volvió a calificar a los medios como fake news media. Y además agregó: "Es el partido de oposición. Es muy malo para nuestro gran país. ¡Pero estamos ganando!"

En febrero de 2017, Trump tuiteó que "los medios de fake news (los fallidos @nytimes, @NBCNews, @ABC, @CBS, @CNN) no son mis enemigos, ¡son los enemigos del pueblo estadounidense!".

Las palabras del mandatario republicano reflejan una opinión compartida por muchos conservadores, para quienes la mayoría de los diarios y otros medios de comunicación distorsionan, inventan u omiten hechos debido a un prejuicio en su contra.

"Periodistas y editores de noticias son humanos y cometen errores. Corregirlos es esencial para nuestro trabajo", publicó The New York Times. "Pero insistir en que las verdades que no gustan son ?noticias falsas' es peligroso para la esencia de la democracia. Y llamar a periodistas ?enemigos del pueblo' es peligroso, y punto".

The New York Times agregó una voz de aliento. "Si no lo han hecho ya, suscríbanse a los diarios locales", dijo el diario neoyorquino, cuya página de opinión también incluyó un resumen de otros editoriales.

En defensa de la prensa se desplegaron pequeños y grandes diarios, liberales o conservadores, en su mayoría estadounidenses, pero también el británico The Guardian. No adhirió a la iniciativa TheWall Street Journal.

Para el Philadelphia Inquirer, "si la prensa no es libre de represalias, puniciones y sospechas, no lo es tampoco el país".

Al llamado adhirió también el Topeka Capital-Journal, de la homónima capital de Kansas y uno de los pocos en respaldar a Trump durante la campaña de 2016. Al hablar del ataque continuo del mandatario a la prensa, dijo que "es infame y destructivo. Y debe cesar ahora".

En St. Louis, el Post-Dispatch dijo que los periodistas son "los patriotas más auténticos". Según el Chicago Sun-Times, la mayoría de los estadounidenses saben que Trump dice disparates. El Observer, de Fayetteville, Carolina del Norte, expresó la esperanza de que Trump desista, "pero no vamos a esperar sentados". "En cambio, esperamos que los partidarios del presidente comprendan lo que está haciendo: manipular la realidad para conseguir lo que quiere", añadió el diario.

Agencias AFP, AP, DPA y Reuters