Endrick: "Mi sueño es jugar en Europa, pero estoy centrado en el Palmeiras"

Sao Paulo, 9 nov (EFE).- Con 16 años, su nombre ya ocupa portadas en Europa. Endrick, la última joya del fútbol brasileño, intenta mantenerse al margen del ciclón de rumores que le rodea e insiste en que su "presente" está en el Palmeiras, aunque ya se ha puesto a estudiar "español, inglés y francés" pensando en el futuro.

Desde Sao Paulo, el delantero, objeto de deseo de potentes clubes europeos, habla en una entrevista con EFE sobre sus objetivos, sus primeros meses como profesional y su amistad con Vinícius Júnior, y asegura que no tiene preferencia entre Real Madrid o Barcelona.

"Obvio que mi sueño es jugar en Europa, pero estoy centrado aquí. No estoy mirando las cosas que se hablan o qué equipos vienen o qué ojeadores llegan. Estoy concentrado en el Palmeiras", afirma Endrick, en el centro de entrenamiento del conjunto paulista.

Pocos meses después de subir a la primera plantilla y recién proclamado campeón de la Liga brasileña, el joven ariete destila ambición, ganas de mejorar y un fuerte apego por su familia, especialmente por su "hermanito" Noah.

"Yo no tuve una infancia muy buena y quiero darle una vida buena para que pueda tener todo lo que quiera. Es como un amuleto de la suerte. Le miro y busco hacer todo por él", confiesa Endrick Felipe Moreira, nacido en el seno de una familia humilde.

CENTRADO EN PALMEIRAS

La atención mediática sobre este adolescente de Brasilia no se veía desde los tiempos de Neymar. Viene deslumbrando a golpe de récord desde la base del Palmeiras, el club que le "abrió las puertas" en 2017 y al que siempre le estará agradecido.

"Mi presente es aquí en Palmeiras (...) Lo que más quiero es jugar con Palmeiras", asegura.

Con contrato hasta 2025 y sin posibilidad de jugar en Europa hasta que cumpla 18, Endrick tiene entre ceja y ceja ayudar a su equipo a "conquistar títulos".

"Tengo que intentar sorprender y hacer que las personas crean en mí y estén conmigo", apunta.

Comenta que aún está buscando su "espacio" en el primer equipo y lo va consiguiendo: en cinco partidos lleva tres goles y una asistencia. "Pero creo que no está bien todavía. Tengo que trabajar más", añade.

Uno de sus métodos: ver vídeos de Ronaldo Nazário antes de cada partido. "Me gusta verlos porque fue un tipo muy bueno con el que tuve el placer de conversar tres veces".

También cultiva la mente. Estudia "español, inglés y francés" porque -dice- le gusta "aprender cosas nuevas".

"Estuve un tiempo en Madrid con mi familia y me gustó mucho la lengua de allí. Es una lengua muy interesante. Y también fui a Inglaterra y también me gustó mucho", apunta.

INTERÉS EN LALIGA Y LA PREMIER

Tampoco pierde de ojo los partidos de LaLiga y la Premier League, dos campeonatos "muy disputados".

"Barcelona, Real Madrid, Atlético de Madrid, Sevilla y Athletic de Bilbao son equipos que siempre están luchando, pero no tengo preferencia por ninguno", afirma al ser preguntado si siente predilección por la disciplina azulgrana o la merengue, dos de los interesados en sus servicios.

Y para equilibrar el misterio señala que "siempre procura ver" los partidos de Madrid y Barcelona: "Benzema, Lewandowski, Vinícius Júnior, Raphinha son jugadores de clase alta a los que intento ver para aprender de ellos".

Sobre Vinícius, revela que les une una amistad a distancia forjada a los mandos de la videoconsola. "Creo que conquistará el mundo y que en esta Copa del Mundo (de Qatar) va a ser uno de los mejores".

Endrick niega que en esas sesiones de ocio el ex del Flamengo le haya persuadido para fichar por el Real Madrid. "Espero que podamos tener una amistad duradera", recalca.

En este sentido, subraya que no "ve mucho" lo que se comenta de él en la prensa internacional. Si bien reconoce que, al final, los cantos de sirena procedentes de Europa le llegan, aunque ahora prefiere ignorarlos.

"Todo se dará en los tiempos de Dios", afirma.

Tampoco tiene prisa por ir a un Mundial. Ronaldo ya dijo esta semana que él se lo hubiera llevado a Catar.

"Si (el seleccionador) Tite me hubiera llamado, me habría quedado estupefacto. No hubiera sabido qué hacer, pero hay que seguir hacia delante, trabajando para que pueda estar en la próxima", promete con una seguridad pasmosa.

Carlos Meneses

(c) Agencia EFE