Xenofobia en el Brexit: al 25% le molesta escuchar a extranjeros hablando en su idioma

El 2020 marca el periodo de transición en el que el Reino Unido abandonará la Unión Europea. Tras una parálisis de más de tres años, desde que en 2016 los británicos apostaran en un referéndum por el Brexit, este pasado 31 de enero se iniciaba una desconexión en la que todavía quedan por concretarse los términos del divorcio.

Durante mucho tiempo se han analizado las posibles razones que han impulsado a los habitantes de las islas a optar por una separación que a priori no beneficia a nadie. Entre ellas, está un sentimiento creciente en contra de la inmigración y las fronteras abiertas, una campaña intensa de los partidarios de la marcha para poner a la opinión pública en contra de Europa o simples razones económicas entre otras.

Partidarios de la permanencia en la UE se manifiestan en Londres (AP Photo/Matt Dunham)

Los datos muestran que hay que añadir la falta de tolerancia y la xenofobia hacia el resto del continente entre los argumentos.

Una encuesta publicada por la firma de análisis de datos YouGov ha puesto de relieve este hecho, que deja especialmente retratados a los nacionalistas ingleses partidarios del Brexit. La pregunta era sencilla. “Cuando estás en Reino Unido, ¿te molesta cuando oyes a una persona que no es británica hablando en su propio idioma con otra persona?

Las respuestas mostraron que uno de cada cuatro británicos (el 26%) contestaba que sí a esta pregunta, mientras que el 69% respondía que no. Entre los partidarios de marcharse de la Unión Europea estas cifras se multiplicaban y el 41% de ellos daban una respuesta afirmativa, mientras que el 55% no se sentían molestados por este hecho. Situación contraria a la de los europeístas (14% sí y 83% no).

No cabe duda que hablar varias lenguas es una gran riqueza cultural, por lo que llaman la atención los datos que muestra YouGov. El rechazo al que se expresa en un idioma distinto solo se puede analizar desde la perspectiva de la intolerancia al diferente.

Ellos tampoco hablan idiomas

Se da precisamente la circunstancia de que los británicos tienen dificultades para hablar una lengua diferente a la suya. Según Eurostat son el país de la Unión en el que menos personas son capaces de expresarse en un idioma diferente al suyo. Así, el 65,4% de los británicos solo hablan inglés, unas cifras a las que solo se acercan los rumanos, con el 64,2%.

La mayoría de británicos solo son capaces de expresarse en inglés (Getty Creative).

Los factores que explican este hecho son claros: el inglés se ha convertido en un idioma universal y los británicos tienen la facilidad de poder expresarse en su idioma vayan donde vayan. Una situación ventajosa, no cabe duda, pero que le hace un flaco favor a la sociedad a la hora de culturizarse. Es habitual que incluso los británicos que viven en el extranjero de forma continuada no sean capaces de expresarse de una manera fluida en el idioma local.

Resulta paradójico que esas personas que se molestan porque en Reino Unido alguien hable un idioma diferente al inglés, solo sean capaces de expresarse en esta lengua cuando viajan al extranjero. Precisamente en España los ejemplos son múltiples en lugares como Canarias, Baleares o Andalucía.

Más historias que te pueden interesar: