Según una encuesta, los centennials tienen una visión negativa del peronismo y se identifican más con el liberalismo

·4  min de lectura
El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner
Fabián Marelli

¿Qué tienen en la cabeza los centennials? Es un interrogante que empieza a develar resultados llamativos, de cara a los comicios del 14 de noviembre pero también a las presidenciales del 2023. Los jóvenes de entre 16 y 25 años, quienes ya representan el 20% del padrón electoral, van marcando sus posturas, deseos y expectativas, cada vez más distanciados de los postulados actuales del peronismo al tiempo que la mitad ve un futuro fuera del país, al que consideran “tóxico”.

Así lo refleja una encuesta nacional realizada a 1.450 personas a fines de octubre por la consultora Reale Dalla Torre, con 93% de datos recogidos a través de Instagram y 7% por Facebook. En diálogo con LA NACION, Martha Reale, titular de la consultora, puso sobre la mesa los resultados más destacados, donde no sólo se observan las principales preocupaciones y gustos de los argentinos nacidos después de 1995 sino sus rechazos a la actual gestión política y económica.

A 10 días de las elecciones, el “ala liberal” de Juntos por el Cambio organizó una convención para obturar a Milei

Los chicos son realistas; hay una necesidad de soltar, de escapar de un país, que consideran tóxico, según sus definiciones, extraídas de estudios cualitativos. Lejos de permitirles condiciones para el desarrollo tanto personal como profesional, les generan trabas”, expresó la especialista, quien asegura que en las presidenciales del 2023, este grupo poblacional representará el 24% del total de electores en la Argentina, y que tienen cada vez más ideas “liberales”.

“Lo relevante es que del estudio se desprenden algunas miradas, cuya evolución será más importante a analizar que la foto actual en sí misma. Vamos a seguir de cerca si, por ejemplo, la reacción al modelo asistencialista responde a una moda por la cuarentena y las restricciones, o es un cambio de paradigma; lo que puede ser una foto que adelanta lo que pueda pasar en la elección presidencial”, sumó Reale.

Una de las principales respuestas de los centennials tiene que ver con sus proyectos personales. Así, el 50% asegura que tiene pensado emigrar del país. En este sentido, llaman la atención las motivaciones para tomar la decisión: sólo 30% fundamentó aspiraciones económicas, mientras que el 70% apeló a razones vinculadas con la búsqueda de oportunidades para desarrollarse en una dimensión más profunda, que un mejor pasar económico. “Se infiere una necesidad de escapar de un país ‘tóxico’. El 26% de los indagados se autodescribe como emprendedor”, señala el estudio.

Macri y Larreta, de campaña en provincias clave para quitarle a Cristina el quorum del Senado

Entre otro de los datos más relevantes del sondeo aparecen las apreciaciones de los jóvenes sobre el peronismo y el “modelo asistencialista /intervencionista”. En este sentido, el 53% expresa una percepción negativa sobre el accionar del histórico partido en su conjunto, con conceptos como “mala política”, “corrupción” y “empobrecimiento”, entre otros. En contrapartida, la mayor proporción de los encuestados evidencia alineamiento con la visión económica “pro mercado”. De hecho, sólo el 30% de esta franja poblacional tiene pensado votar al Frente de Todos en los próximos comicios.

El rechazo hacia el modelo asistencialista es contundente. Más del 52% considera necesario ‘eliminar los planes sociales’ y a cambio, distribuir dicho gasto entre las empresas a efectos de establecer un círculo virtuoso, en términos de generación de empleos de calidad”, indica el documento, y agrega: “Lejos de detectarse una demonización del empresariado, el 66% de los jóvenes consultados demanda condiciones favorables para el desarrollo del sector privado. Un 36% de dicho porcentaje va más allá. Se posiciona lisa y llanamente, a favor del ‘libre mercado’. En sintonía con esto, casi el 53% de los integrantes de esta generación, rechaza el “bono para consumo cultural”, por considerarlo una medida electoralista”.

En cuanto a la situación económica, uno de las respuestas que más sorprendió tiene que ver con lo que pasa puertas adentro de los hogares. Así, más allá de la inflación, que ocupa el primer lugar entre las preocupaciones, le sigue en el ranking la falta de recursos económicos en sus casas. “El 61% de los jóvenes lo señala como uno de sus principales flagelos. La evaluación prospectiva es excesivamente pesimista en este segmento. Apenas el 13% de los chicos cree que la situación económica del país mejorará el año que viene, sostiene el documento, al analizar las respuestas de los jóvenes. Por otra parte, sobre el impacto que tuvo la cuarentena en sus vidas, el 38% de los evaluados se autopercibe afectado emocionalmente; asimismo, el balance que realizan sobre su experiencia con las clases virtuales es por demás negativo: 55% la define como “mala” y un 7% reconoce que abandonó sus estudios, a raíz del cambio de modalidad.

También, hay otro dato interesante sobre el consumo. A los encuestados se les propuso imaginar en qué gastarían hoy U$S 10.000. Así, la tecnología ocupa la primera posición en el aspiracional. “No obstante, la elevada proporción que tuvo la predilección por bienes de consumo corriente – muebles, ropa, zapatillas-, expone con crudeza las carencias económicas que padece esta generación. Otro dato de interés, resulta ser la verificación de que el auto dejó de ser un ‘fetiche’ para este target etario. Sobre todo, si se lo compara con lo que significaba para la Generación X, por citar un ejemplo ilustrativo”, resalta el informe.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.