"Encuentro con EU era urgente ante distanciamiento"

·4  min de lectura

Antonio López

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 2 (EL UNIVERSAL).- Ante el "claro distanciamiento" y los desencuentros que ha habido entre los gobiernos de México y Estados Unidos en materia energética, de seguridad, migración, tráfico de armas y el tema de los presuntos espías rusos en nuestro país, expertos internacionalistas consideraron que el encuentro que sostendrá hoy el canciller Marcelo Ebrard Casaubon con autoridades de Washington "era urgente".

En entrevistas con EL UNIVERSAL, coincidieron en que hay un "evidente distanciamiento diplomático" entre los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador y de Joe Biden, por lo que el encuentro ayudará a buscar puntos de encuentro.

"Siempre, sin duda alguna, es bueno que un canciller mexicano tenga interacción constante, frecuente, con sus contrapartes estadounidenses. Es la relación diplomáticamente más importante para México y su densidad e intensidad, su impacto en ambos sentidos y en todos los temas de la agenda y de las políticas públicas de ambos países así lo requiere", dijo el exembajador de México en Estados Unidos (2007–2013) Arturo Sarukhán.

El diplomático explicó que la llamada de Biden a López Obrador, y el subsecuente viaje del canciller, "implica sin duda que a raíz de esa conversación del viernes hay cosas que se deben planchar e hilar fino.

"Se da en un contexto de múltiples frentes abiertos en la agenda bilateral, con el ruido y trasfondo añadido que las posiciones mexicanas han suscitado en Washington con respecto a Ucrania. Por encima de todo está la imperiosa necesidad de Biden de negarle un flanco de ataque a los republicanos camino a las intermedias de noviembre con respecto a la migración.

"Por ello, esa conversación asume en este momento dos vertientes: la bilateral, es decir, cómo evitar con México un nuevo aumento de transmigración y migración mexicana, que ha venido incrementándose desde 2020 después de más de una década de caída, y la regional, con la Cumbre de las Américas en junio en Los Ángeles, donde la administración Biden buscará avanzar una visión y plan continentales para enfrentar números inéditos de personas en movimiento y donde la mancuerna y sinergia con México será esencial", expresó.

Enrique Berruga, exembajador de México ante las Naciones Unidas, coincidió en que el tema migratorio será clave en el próximo encuentro México-Estados Unidos.

"Tenemos un cuello de botella en la frontera ya muy fuerte, México se está quedando con el grueso de los migrantes centroamericanos, se está congestionando la frontera y México está cubriendo toda la cuenta. Si Estados Unidos tiene interés en que se contengan en México los migrantes centroamericanos, que contribuya con alguna parte de la cuenta", razonó.

Manuel Quijano, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, recordó que Estados Unidos está reforzando su frontera, que México ha desplegado a elementos de seguridad en el sur del país para evitar grandes caravanas de Centroamérica y el Caribe, y que hace poco el jefe del Comando Norte del Pentágono dijo que había como nunca espías rusos en nuestro país.

"Por lo tanto, es un tema de seguridad nacional la migración, y el momento ruso y ucraniano, por eso es muy importante que se aborde, hay porosidad en nuestra frontera, hay descontento por parte de Centroamérica, y por ello se vuelve fundamental coordinar una estrategia de corto plazo de cara a la Cumbre de las Américas, para que no haya reproches o llamadas de atención", indicó.

Al igual que Sarukhán, el catedrático calificó la reunión de positiva: "Siempre es muy bueno un encuentro entre México y Estados Unidos, siempre es muy positivo porque es la única forma en que nos podemos entender en el diálogo. Con Estados Unidos se negocia cuando se tiene igualdad militar o igualdad económica, pero no nos equiparamos en ninguna, y en ese caso lo único que podemos tener es la inteligencia de nuestro lado para llegar a acuerdos positivos".

Por su parte, Arlene Ramírez Uresti, internacionalista del Tec de Monterrey, consideró que ante el debilitamiento de la relación diplomática bilateral se requiere un diálogo que permita sentar postura frente a la comunidad internacional en una misma línea.

"La reunión la solicitó el gobierno americano ante la próxima Cumbre de las Américas, México es actor clave en la región y necesitamos ir en una línea discursiva conjunta con Estados Unidos. Ambas naciones han sido aliadas permanentemente en temas regionales, y a pesar de los esfuerzos hoy vemos un claro distanciamiento, hay desencuentro en materia energética, de seguridad, migración, temas ambientales, regionalmente preocupa el tema de energías renovables, por ello es momento de que el gobierno mexicano tenga apertura".

Tampoco descartó que se aborde el tráfico de armas, que, a pesar de que se trata de un pleito con el sector empresarial de ese país, "México lo puede usar para argumentar el incremento en los índices de migración y de violencia".

De igual forma, Ramírez Uresti calificó la gira de Ebrard Casaubon como "muy buena", aunque señaló que ésta debió haber ocurrido hace mucho.

"Hemos visto la convulsión política que se vive, es urgente retomar las relaciones", dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.