Encuentran una lombriz en su pecho cinco años después de comer ranas

En el año 2013, una mujer con reuma pidió consejo a una defensora de la medicina tradicional china, que le recomendó comerse cinco ranas vivas como analgésico para el dolor de sus piernas. Ahora, cinco años después, los médicos han extraído de su seno derecho una lombriz solitaria de 13 centímetros y piensan que el parásito entró en su organismo cuando comió las ranas.

Ha ocurrido en la provincia de Zhejiang, en China. Tal y como ha informado el South China Morning Post, la salud de la mujer empeoró con el paso del tiempo, después de comerse cinco ranas vivas. Al parecer, la mujer experimentó dolor de estómago, y dolencias en sus pechos y ojos. Sin embargo, no fue hasta que se descubrió un bulto en el pecho que decidió acudir a un médico.

El cirujano descubrió una lombriz de las especie Sparganum mansoni de 13 centímetros, un insecto común en perros y gatos. La pregunta que se hizo el médico fue, ¿cómo ha llegado el insecto hasta el interior de su cuerpo? Tras escuchar el relato de la enferma, el experto concluyó que el parásito había crecido a partir de las larvas que estaban en las ranas vivas que comió hace años.