Encuentran sobre su cama el esqueleto de un hombre fallecido hace siete años

Ni el fuerte hedor que salía de la vivienda ni la ausencia de noticias encendieron la señal de alarma. Todos pensaban que se había marchado sin más. Hasta que el martes su hermano, acompañado de un cerrajero, entró en su vivienda en Valencia descubriendo el triste final de Valentín L. P. del que informa el diario Las Provincias.

Lo último que se supo de este vecino de Valencia fue cuando en 2011 le dijo a una vecina: “Me voy de aquí. Ya no os voy a molestar más”. Desde entonces, nada más. Su entorno, vecinos y hermano pensaron que había llevado a cabo su idea de irse a Santander.

Su vecino de rellano ha reconocido que detectó un fuerte y desagradable olor, pero que pensó que se debía a la falta de limpieza del piso de Valentín y a que tenía animales de compañía. Así que, como pensaba que se había ido, tapó las juntas para evitar que el hedor siguiese extendiéndose por el descansillo a la espera de que volviese.

Pero nunca volvió porque en realidad nunca se fue. Valentín, de 38 años, murió sobre su cama en 2011. Su esqueleto no ha sido encontrado hasta siete años después. Fue el pasado martes cuando su hermano José Agustín, acompañado de un cerrajero y dos personas más se personó en el piso del que era propietario junto con su hermano desde que muriesen sus padres.

Él, según explican en Las Provincias, temiéndose la terrible noticia se quedó fuera esperando mientras uno de sus acompañantes entraba y se encontraba con el cuerpo sin vida de Valentín. Dieron aviso a la policía y dos horas después de descubrir el cadáver, este era levantado y llevado al Instituto de Medicina Legal de Valencia.

Valentin L. P. falleció en 2011 en su casa, pero su cuerpo no fue encontrado hasta este martes, siete años después. (Foto: EFE)