Encuentran en una pirámide guatemalteca la primera evidencia de un calendario maya

·3  min de lectura
Dos fragmentos de murales que datan de entre el 200 y el 300 antes de Cristo son la prueba del primer uso del calendario maya (Reuters)
Dos fragmentos de murales que datan de entre el 200 y el 300 antes de Cristo son la prueba del primer uso del calendario maya (Reuters)

En las ruinas de una pirámide de Guatemala se han encontrado fragmentos de murales de entre el 200 y el 300 antes de Cristo con restos de un glifo de los “Siete Ciervos”.

El descubrimiento marca el uso más temprano conocido del calendario maya, un sistema histórico creado a partir de los movimientos del sol, la luna y los planetas que se basaba en un ciclo ritual de 260 días con nombre.

Hasta ahora, la primera anotación definitiva del calendario maya databa del siglo I antes de Cristo

Los fragmentos se encontraron en el yacimiento arqueológico de San Bartolo, en la selva del norte de Guatemala, que cobró importancia tras el descubrimiento en 2001 de una cámara enterrada con elaborados y coloridos murales que datan de alrededor del año 100 antes de Cristo y que representan escenas ceremoniales y mitológicas mayas.

Las piezas con el glifo de los Siete Ciervos -uno de los 260 días con nombre del calendario- fueron desenterradas en el interior de la misma pirámide de Las Pinturas donde se encontraron los murales posteriores aún intactos hace 21 años.

La civilización maya solía construir templos de tamaño modesto y, posteriormente, versiones cada vez más grandes, una encima de la otra, por lo que las pirámides -como la que se está excavando- llegaron a alcanzar unos 100 pies (30 metros) de altura.

Según los investigadores, el glifo de los Siete Ciervos que se encontró consistía en la antigua escritura maya del número siete sobre el contorno de la cabeza de un ciervo.

David Stuart, autor principal de la investigación, publicada en la revista Science Advances, describió los fragmentos como “dos pequeños trozos de yeso blanco que cabrían en la mano y que en su día estuvieron adheridos a un muro de piedra”.

Stuart, profesor de arte y escritura mesoamericana en la Universidad de Texas, continuó: “El muro fue destruido intencionadamente por los antiguos mayas cuando reconstruían sus espacios ceremoniales; con el tiempo se convirtió en una pirámide”.

“Las dos piezas encajan entre sí y tienen una caligrafía pintada en negro, que se abre con la fecha ‘7 Ciervo’. El resto es difícil de leer”.

La reconstrucción de un artista muestra las estructuras ceremoniales del antiguo sitio maya preclásico de San Bartolo, en Guatemala (Reuters)
La reconstrucción de un artista muestra las estructuras ceremoniales del antiguo sitio maya preclásico de San Bartolo, en Guatemala (Reuters)

“Las pinturas de esta fase están muy fragmentadas, a diferencia de las de la cámara posterior, más famosa”, añadió.

Los 260 días del calendario maya eran uno de los varios sistemas mayas interrelacionados de cálculo del tiempo, que también incluían un año solar de 365 días, un sistema más amplio llamado “cuenta larga” y un sistema lunar.

También se desarrolló un sistema de escritura, que incluía 800 glifos, cuyos primeros ejemplos también se encontraron en el yacimiento de San Bartolo.

San Bartolo fue un centro regional durante el periodo preclásico maya -que abarcó desde el 400 antes de Cristo hasta el 250 d.C.-, que abrió el camino al posterior periodo clásico, conocido por la creación de ciudades como Tikal en Guatemala, Palenque en México y Copán en Honduras.

En San Bartolo se han encontrado alrededor de 7.000 fragmentos de murales, algunos tan pequeños como una uña y otros de hasta 8 por 16 píxeles (20 por 40 cm), que constituyen lo que la profesora de antropología y coautora del estudio, Heather Hurst, del Skidmore College de Nueva York, llamó “un gigantesco rompecabezas”.

La última investigación, en la que los expertos examinaron el glifo de los Siete Ciervos y otras anotaciones de hasta 11 fragmentos de murales de San Bartolo, sugiere que había convenciones artísticas y de escritura “maduras” en la región en aquella época, y que el calendario podría haber estado ya en uso durante años, señalaron los académicos.

“Es probable que en otros yacimientos se encuentren otros ejemplos, tal vez incluso anteriores”, señaló Hurst.

Reporte adicional de Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.