Encuentran a 59 rohinyás abandonados en una isla del sur de Tailandia

·3  min de lectura

Bangkok, 6 jun (EFE).- Las autoridades tailandesas han encontrado a 59 rohinyás, una minoría musulmana de Birmania no reconocida por este país, abandonados en una isla del sur de Tailandia mientras intentaban llegar a Malasia, confirmaron este lunes a Efe fuentes oficiales.

Mumeen Malinee, asistente del superintendente del Parque Nacional Tarutao, aseguró que una patrulla halló el sábado al grupo en una playa de la isla de Dong, en la provincia de Satun -frontera con Malasia-.

Los guardas procedieron a avisar a la Marina tailandesa, quien rescató al grupo, en el que hay 5 menores y 23 mujeres, quienes, según dijeron las autoridades a los medios locales, habían permanecido varios días sin agua potable ni alimentos.

El general Surachet Hakpan, subdirector de Protección Niño Mujer y Lucha Contra la Trata de Personas de la Policía de Tailandia, declaró a Efe por teléfono que investigan qué parte del grupo son víctimas del tráfico de personas, para brindarles apoyo, y quiénes son inmigrantes ilegales, que serán detenidos y deportados.

Uno de los rescatados declaró al canal Thairath que partieron desde las costas de Bangladés, país al que huyeron en 2017 a raíz de una campaña de represalias lanzada por el Ejército de Birmania, con el objetivo de llegar a Malasia, sin precisar hace cuánto tiempo.

La Policía tailandesa señaló en su canal de televisión que otros dos navíos donde viajaban unas 120 personas fueron detenidos al llegar a Malasia, por lo que la tercera embarcación dio la vuelta y abandonó a los rohinyás en territorio tailandés.

Por otro lado, a finales del pasado mes al menos 14 personas murieron y más de 50 desaparecieron tras hundirse un barco cargado de rohinyás en el golfo de Bengala, mientras más de cien miembros de esta minoría llegaron en marzo en un pequeño barco a la provincia septentrional de Aceh (Indonesia).

Las numerosas travesías en lo que va de año evocan la crisis de refugiados de 2015, cuando varias embarcaciones cargadas de cientos de rohinyás permanecieron semanas a la deriva mientras las autoridades de Tailandia, Malasia e Indonesia los rechazaban de sus costas.

La crisis de 2015 se desencadenó tras el descubrimiento y cierre de decenas de campos en el sur de Tailandia y norte de Malasia utilizados por las mafias de tráfico de personas.

La situación de los rohinyás empeoró en 2017, cuando una operación militar en el estado Rakáin (oeste de Birmania) provocó miles de muertos y el éxodo de 725.000 miembros de esta minoría musulmana a la vecina Bangladés.

Investigadores de la ONU calificaron esta campaña de "limpieza étnica con marcas de genocidio", mientras que los generales birmanos afrontan una acusación de genocidio frente a la Corte Internacional de Justicia, en La Haya.

La inmensa mayoría de los rohinyás son apátridas a los que el Gobierno arrebató la ciudadanía a principios de los noventa y les ha sometido durante décadas a un régimen de discriminación por considerarlos inmigrantes ilegales de Bangladés, a pesar de llevar generaciones viviendo en Birmania.

Miles de rohinyás, muchos partiendo desde los campos de refugiados en Bangladés, arriesgan su vida cada año para llegar de manera ilegal a Malasia o Indonesia con el objetivo de buscar un futuro más próspero.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.