Sorpresa en Japón: encontraron un auto en el fondo del mar

·2  min de lectura
El auto fue encontrado a 18 metros bajo el nivel del mar
El auto fue encontrado a 18 metros bajo el nivel del mar

Del terremoto y posterior tsunami que sacudió a Japón en el 2011 aún se pueden ver sus efectos. En los últimos días un auto hallado en el fondo del mar y dejó en claro la contundencia de aquel fenómeno natural que dejó más de 15.000 muertos.

El vehículo, propiedad de Yasushi Komatsu, yacía en las profundidades del océano y fue visto por un grupo de buzos que realizaban sus habituales ejercicios en proximidades del puerto pesquero de Ofunato, al noreste del país, según indica la agencia japonesa Kyodo News.

Fukushima: cómo está la planta después del último gran desastre nuclear

De acuerdo al relato del conductor del vehículo, el día del tsunami había manejado hasta la casa de sus padres y apenas estacionó fue sorprendido por el agua. Komatsu contó, además, que en ese momento otro automóvil y la casa familiar fueron arrastrados por el violento avance del mar.

Así se ve hoy el auto arrastrado por el tsunami de 2011

Se trata de un Volkswagen Golf, cuya patente se había encontrado en enero pasado y al cotejar ese dato y las imágenes recientes fue reconocido por el propietario. “Son llantas hechas a medida de Volkswagen Motors. Sin duda este es mi auto”, aseguró Komatsu.

Qué es “la teoría del más tonto”, que hace tomar malas decisiones financieras

El hallazgo se produjo a 18 metros bajo el nivel del mar y, por las imágenes captadas por los buzos, el vehículo ya es parte del ecosistema acuático: se encuentra cubierto de algas marinas y distintas especies de peces y moluscos se alojaron en su estructura.

Por esta razón y debido a que no está en los planes remolcarlo ni sacarlo a superficie, Komatsu dijo que tomará cursos de buceo para poder ver personalmente a lo que era su antiguo vehículo antes del desastre natural.

Máxima sorprendió con su look “total red” durante una visita a un colegio

El terremoto que azotó Japón, y se sintió en varias costas del Pacífico, fue de magnitud 9,1 en la escala de Richter y provocó olas de hasta 40 metros.