Encontró un bolso con 3 millones de pesos, lo devolvió y no aceptó recompensa: “Solo pedí un cordero”

·2  min de lectura
Jorge Cingolani encontró un bolso con más de tres millones de pesos, el dueño lo contactó y se los devolvió.
El Litoral

Jorge Cingolani regresaba a su casa después de haber trabajado en la sucursal del Correo Argentino de Sastre, a 140 kilómetros de la ciudad de Santa Fe. En el camino encontró un bolso que contenía algo impensado: más de tres millones de pesos. El hombre logró dar con el dueño del dinero y se lo devolvió sin aceptar ni un solo centavo como recompensa.

El exorbitante ticket del restaurante de Salt Bae: un bife a US$ 850

“Por suerte apareció el dueño. Eran los ahorros de toda su vida. Lloramos juntos cuando llegó a mi casa. Me ofreció una recompensa, 100.000 pesos, pero no los acepté. Lo que no es mío, no me pertenece. Solo le pedí un cordero para festejar Año Nuevo”, reveló ante El Litoral.

El viernes, después de las 15:30 Cingolani volvía de su trabajo cuando encontró el bolso. Al darse cuenta que contenía una cuantiosa suma de dinero, al llegar a su casa se lo comentó a su mujer e instantáneamente lo publicó en las redes sociales. Pero para cerciorarse de dar con la persona indicada, el encargado del correo decidió tomarle una fotografía particular: tomó al bolso desde la parte trasera ya que en el frente contenía un logo y solo el dueño podría indicar cómo era.

Jorge Cingolani es fanático del boxeo y en su pueblo lo apodan Pacquiao
Info Sastre


Jorge Cingolani es fanático del boxeo y en su pueblo lo apodan Pacquiao (Info Sastre/)

Solo una hora y medio después de haber publicado el posteo, el teléfono de Cingolani sonó. “Se contactaron conmigo. Era un hombre que me decía que lo que había encontrado era suyo. Le pedí que me detalle el logo y el contenido del bolso. Me dio todos los detalles y supe que era el dueño. Me agradeció mucho y terminamos llorando juntos”, recordó el encargado del correo a ese medio santafesino.

El billete de 100 pesos argentinos por el que se paga más de $15.000: cuál es y dónde venderlos

De acuerdo con el relato del empleado del correo, el dueño del bolso era un empleado rural, que estaba viajando a dedo en la caja de una camioneta cuando este se le cayó. Cingolani nunca quiso revelar la identidad del hombre por cuestiones de seguridad y explicó por qué denegó la recompensa que le ofrecieron. “No sentí que debía aceptarla. Si la agarraba, le estaba sacando algo que es de él. Nunca fue mi intención quedarme con la plata o que me den dinero a cambio. Sentía que si agarraba algo era aprovecharme de él. Ver llorar a esa persona fue demasiado. Lloramos los dos juntos”, reiteró.

Sobre lo ocurrido, Cingolani destacó que nadie en su familia le reprochó su manera de actuar. “Mi mujer y mis hijos me dijeron que hubiesen hecho lo mismo. Eso me deja tranquilo porque sé que estoy rodeado de personas como yo. Sigo emocionado. Si lo tengo que volver a hacer, lo hago”, concluyó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.