No encausarán a ex policía de Miami-Dade despedido por abofetear a una mujer en el aeropuerto

·4  min de lectura

El policía de Miami-Dade que abofeteó a una mujer enojada en el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) el año pasado no enfrentará un proceso penal y se le permitió jubilarse con el pago del salario atrasados durante el tiempo que fue expulsado del cuerpo.

El enfrentamiento de junio de 2020 entre la mujer y el agente Antonio Clemente Rodríguez fue captado en un video que se hizo viral durante el verano de protestas contra la brutalidad policial provocadas por el asesinato de George Floyd. El incidente fue uno de los varios arrestos bruscos de los últimos años en el Condado Miami-Dade, y renovó el escrutinio sobre los llamados “golpes de distracción” empleados por los policías.

La revelación de que Rodríguez no será procesado se hizo en un memorando publicado por la Fiscalía Estatal de Miami-Dade el martes. La noticia surgió cuando un agente de la Policía del condado participó el lunes en una pelea con pasajeros revoltosos en el MIA, captada de nuevo en videos de amplia difusión.

La decisión de no acusar a Rodríguez de un delito menor de agresión se concretó el 1 de octubre, más de un año después del incidente en el MIA, según el memorando. Los fiscales decidieron que la bofetada de Rodríguez en virtud de la ley de defensa propia de la Florida fue un “uso justificado de la fuerza” después que la mujer se acercara a la cara del agente, se burlara de él y su frente “pudiera haber tocado” la zona de su barbilla.

Todo empezó cuando Paris Anderson, de visita de Chicago, llegó tarde a su vuelo de regreso. El agente de la puerta de embarque se negó a permitirle volar “porque se mostraba beligerante y ebria”, según el memo. Anderson se dirigió al mostrador para tomar un vuelo a última hora del día y empezó a discutir con el agente cuando le dijo que no podía volar hasta la mañana siguiente.

Después que Anderson entró en una zona acordonada en el mostrador, los agentes llamaron a la Policía. Las cámaras corporales mostraron que Anderson estaba “emocional y alterada” al explicar a otro agente porqué necesitaba regresar. Rodríguez, según la nota, se acercó y le dijo que “tenía que abandonar la zona y buscar otra aerolínea”.

Él y otro agente, Ricardo Álvarez, le dijeron siete veces que recogiera sus pertenencias y se fuera, según el memo. Anderson y Rodríguez empezaron a reñir y Anderson “hizo un comentario sobre golpear al agente de venta de boletos detrás del mostrador”, dice la nota.

Rodríguez se hizo a un lado y le dijo “que fuera a golpear a la agente de venta de boletos y luego le dijo que no iba a hacer nada”, dice la nota. Entonces, Anderson se acercó a Rodríguez y se burló de él: “Actúas como si fueras blanco, cuando en realidad eres afroamericano, no te me acerques”.

Anderson es afroamericana y Rodríguez es afroamericano-hispano. Las imágenes de las cámaras corporales mostraron que Anderson “pudo haber tocado” la barbilla o la zona de la boca de Rodríguez, y fue entonces cuando la golpeó con la palma de la mano.

(Rodríguez dijo que le habían dado un cabezazo, aunque eso no fue lo que ocurrió, según el memorando.)

Los agentes tiraron a Anderson al suelo y la detuvieron. La acusaron de agresión a un agente de la ley, cargo que fue retirado posteriormente.

La Fiscalía Estatal, tras hablar con Anderson y revisar las imágenes, concluyó que ella “era la agresora según la ley de la Florida”.

“Basándose en las acciones de la señora Anderson, era razonable que [Rodríguez] creyera que golpearla era necesario para defenderse”, escribió la fiscal Sandra Miller-Batiste en su memorando de cierre. “Según la ley de la Florida, [él] no tenía la obligación de retirarse”.

Después que el video salió a la luz, Rodríguez fue inmediatamente relevado de su cargo,y el director de la Policía de Miami-Dade, Alfredo Ramírez, dijo que estaba “conmocionado y enfadado” por el video. El departamento ordenó el despido de Rodríguez a las pocas semanas, un despido impugnado por la South Florida Police Benevolent Association (PBA).

Sin embargo, antes que el caso llegara a un arbitraje, el departamento le permitió jubilarse y se le pagaron salarios atrasados.

“Se retiró honorablemente”, dijo el presidente de la PBA, Steadman Stahl.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.