Encarcelan a gobernador de Perú por caso Odebrecht

LIMA (AP) — El gobernador de una región que alberga al puerto más importante de Perú fue encarcelado el lunes en una prisión de máxima seguridad luego de que un juez ordenara su prisión preventiva el fin de semana por la supuesta recepción de sobornos de la firma brasileña Odebrecht para ayudarle a ganar la licitación de una carretera.

Con las manos enmarrocadas, cargando una bolsa con su ropa y vigilado por decenas de policías armados, el gobernador de la región Callao, Félix Moreno, salió por una puerta del Palacio de Justicia de Lima y fue introducido a una furgoneta carcelaria y llevado a la prisión "Piedras Gordas I", en la desértica zona norte de Lima.

El jefe de la agencia carcelaria de Perú, Carlos Vásquez, explicó a The Associated Press que Moreno fue llevado a la mencionada cárcel porque es la única de Lima donde se puede albergar a presos juzgados bajo la ley del crimen organizado. Añadió que la mayoría de presos vinculados a casos de corrupción de la brasileña Odebrecht están ahí.

El sábado, el juez Ricardo Manrique ordenó encarcelar a Moreno por 18 meses tras aceptar una acusación del fiscal Hamilton Castro, investigador de los sobornos de Odebrecht en Perú.

El fiscal Castro acusó a Moreno por lavado de activos y tráfico de influencias y añadió que éste solicitó cuatro millones de dólares a Odebrecht para ayudarle a ganar la licitación de una vía cercana al Pacífico de casi cinco kilómetros.

Otro expresidente, Alejandro Toledo (2001-2006), está prófugo tras ser acusado de recibir sobornos para obtener la licitación de una vía clave que une Brasil con Perú. El exmandatario Alan García (2006-2011) también está investigado por el presunto delito de tráfico de influencias en favor de Odebrecht para hacerle ganar la licitación por la construcción del Metro de Lima. Cuatro exfuncionarios del gobierno de García están presos por este último caso.

En diciembre, el Departamento de Justicia de Estados Unidos informó que Odebrecht reconoció ante una corte de Nueva York que pagó 29 millones de dólares a funcionarios peruanos para lograr diversos contratos durante los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala (2011-2016).