Andrés Manuel López Obrador, el Presidente que se niega a terminar la campaña

Mexico. REUTERS/Edgard Garrido

Tras recibir el bastón de mando y la protección de los pueblos indígenas a través de varias ceremonias autóctonas en las que principalmente pedían ser tomados en cuenta en las decisiones de gobierno, le pidieron ser guía para la nación. Después de recibir dijes y regalos, Andrés Manuel López Obrador dirigió su primer discurso al pueblo desde la Plancha de Zócalo Capitalino.

Sus programas y proyectos de nación

En este, el Presidente habló de los nuevos programas de apoyos sociales, los cuales tendrán como preferencia a los pueblos originarios, así como población desfavorecida hasta ahora.

Ante un Zócalo lleno, López Obrador enumeró los apoyos a la educación como becas y la la cancelación de la llamada Reforma Educativa, también aseguró que la educación será gratuita en todos los niveles.

También habló de la atención médica gratuita, con prioridad en las zonas más alejadas y pobres del país sirviéndose de las instituciones que ya existen.

Esta vez Obrador sí le puso números al menos a uno de sus programas, se trata de los apoyos a adultos mayores que anunció serás de poco más de mil pesos mensuales a todos; incluidos pensionados, lo cual asciende a una inversión de 120 mil millones. Una inversión similar será para los niños con alguna discapacidad.

Pidió paciencia para escuchar sus 100 puntos sobre cómo mejorar a la nación, en las cuales enumeró todos los planes que su gobierno tiene sobre los diferentes problemas del país en torno a la salud, educación, alimentación, energía y gobierno.

Detalles pero no soluciones

No obstante, el nuevo Presidente parece más a gusto en el tono de las promesas de campaña. Disfruta enumerar ante el pueblo los males de la nación y las soluciones que propone, así como el combate a la corrupción para que éstas se concreten.

No escatimó en cada uno de los temas que a su nueva administración le parecen una ancla que impide el desarrollo de México, como siempre es atinado en la detección de los problemas, pero aun nos falta el cómo y los números.

Aferrado a su austeridad republicana que dejó en claro durante todo el día con símbolos que quedan ahí para el registro, dedicó varios minutos a hablar sobre lo que será la nueva relación del gobierno con la IP, así como su nueva visión de lo que deben ser la Relaciones Internacionales, y el gasto del gobierno para representación.

FOTOS | Lo que no se vio en la asunción de AMLO

El Presidente en campaña

Volvió a tocar los puntos que fueron elementales en su campaña; temas polémicos como las pensiones a los ex presidentes, el avión presidencial y la Residencia de los Pinos transformada en una especie de Centro Cultural.

Y por si no había quedado claro, el tren maya va, se usará en tres aspectos: de carga, para pasajeros usuarios asiduos y para fomentar el turismo y empleos. Los 1500 kilómetros de vías servirán para crear un corredor económico hacia los estados por donde pasa: Yucatán, Quintana Roo y Campeche y con miras a desarrollar también el Istmo de Tehuantepec, todo esto, asegura, sin afectar el medio ambiente.

Prometió el poder al pueblo y para el pueblo, además de nunca perder la comunicación recorriendo todos los días el país.

Al final, dio detalles de todos los ámbitos de gobierno con lujo de detalle y más acercado a la problemática social, no como el dirigido al Congreso mucho más político.

No sorprende a nadie su mensaje al pueblo, en ello sí se ha graduado en conocer qué es lo que la gente quiere escuchar.