¿En qué momento 'Nandito', el que besó a 'la maldita lisiada', se convirtió en un gran actor?

José Rivero
Contributor

A través de Netflix, este viernes llega a 190 países la serie mexicana 'Monarca' que presenta la historia de la familia Carranza, interpretada por Irene Azuela, Juan Manuel Bernal, Rosa María Bianchi y Osvaldo Benavides, quienes demuestran su gran calidad actoral en los 10 episodios.

Osvaldo Benavides. Foto: Medios y Media/Getty Images

Salma Hayek, la productora ejecutiva, ha dicho que está muy orgullosa del reparto que logró convocar, pues considera que están al nivel de un Robert De Niro y Meryl Streep. Contó que todos tienen, además, la capacidad de convertirse en estrellas internacionales.

Una de las sorpresas de 'Monarca' es la interpretación de Osvaldo Benavides, quien comenzó su carrera desde niño en las telenovelas, pero con el paso del tiempo se ha establecido como un actor de calidad en cine, televisión y teatro. Ahora, tiene el tercer crédito y un personaje importante en la serie, que le dará exposición en el mundo entero.

Interpreta a 'Andrés', el hijo menor de los Carranza que tiene una doble vida. Está casado con una mujer y tienen un hijo, pero también goza del amor de un hombre con quien colabora en los hoteles de la familia. Según Benavides, el tema de su personaje, más allá de su sexualidad, es "la mentira. Prefiere construir su realidad a su modo, pero se está engañando. En la cultura que vivimos parece que lo externo es lo importante, y eso cobra un precio, cuando vivimos en la superficialidad lo profundo te la cobra", dijo.

Osvaldo espera que 'Monarca' tenga una segunda temporada, aunque eso se dará si la primera parte es vista por el público, que sin duda, lo recuerda por un personaje de hace más de 20 años.

Y es que Benavides es parte de la cultura popular por haber estado en una de las escenas más recordada de las telenovelas mexicanas, cuando Itatí Cantoral, como 'Soraya Montenegro' le reclama a "la maldita lisiada" (Yuliana Peniche) besar a su 'Nandito' (Osvaldo Benavides).

El actor tenía 16 años cuando interpretó al hijo perdido de 'María la del barrio' (Thalía) y Fernando Colunga, quien crece criado en una familia de bajos recursos pese a que sus padres son millonarios. En la trama, 'Nandito' se enamora de 'Soraya', gran enemiga de 'María'.

La escena es de las más recordadas, parodiadas y motivo de memes y burlas. Se convirtió en un legado que Itatí y Osvaldo no se han podido quitar pese a sus trayectorias de años.

Con el tiempo, Osvaldo aprendió a aceptar la fama que tiene por 'Nandito'. "Me abrió todas las puertas, a raíz de 'Nandito' empecé a hacer cine, es parte de mi vida, de mi crecimiento", dijo el año pasado.

"El fenómeno que es en redes sociales con generaciones, que ni siquiera existían cuando estaba la telenovela, me parece fascinante, me da mucha risa. No soy el mismo, afortunadamente, y no seré el mismo, afortunadamente. Estoy agradecido que suceda, es mejor que suceda a que no suceda".

Te puede interesar: Irene Azuela, la actriz que según Salma Hayek, tiene todo para ser una estrella internacional

Pero Osvaldo es más que 'Nandito'. Tiene casi 30 años de carrera. Llegó a la actuación porque le gustaba jugar a dirigir películas pues creció viendo filmes de Hollywood. Inició en 1992 en la telenovela 'El abuelo y yo', junto a Gael García y Ludwika Paleta.

Como jugaba fútbol desde los 5 años, creía que sería futbolista, pero la actuación siempre estuvo en el tintero. También fue DJ, y dice que cobraba "una barbaridad" porque ya era famoso por la televisión. Hizo películas famosas como 'Por la libre' (2000) y varias telenovelas en Televisa.

Pero se fue a estudiar a Nueva York. "Tenía esta cuota pendiente conmigo que era la dirección. Me empecé a aburrir de la actuación, ya estaba haciendo cine, teatro, y aún así estaba insatisfecho. Dejé la carrera de actuación con una película en puerta, pero estudié 3 años en nueva York", contó en una entrevista.

A su regreso a México empezó a dirigir videoclips y comerciales con una casa productora, Agave Shots. Pero la actuación lo llamó de nuevo y en 2010 hizo la obra de teatro 'Todos eran mis hijos'; así descubrió que sí se quería dedicar a las tablas.

Desde entonces, el cine y el teatro fueron su fuerte. Ha participado en cintas como 'El Santo vs la Tetona Mendoza' (2012), 'La dictadura perfecta' (2014), 'Todo mal' (2018), 'Más sabe el diablo por viejo' (2018) y 'Mentada de Padre', hace unos meses.

También hizo telenovelas como 'La que no podía amar' (2011), 'Lo que la vida me robó' (2013) y protagonizó 'A que no me deja' (2015). Sobre hacer personajes que le gusten versus los que le dejan dinero, Osvaldo lo tiene muy claro:

"Hay un espectro ahí, es una balanza, está el que solo haces por dinero, trato de dejar de hacer estos, y los que te gustan pero no dejan dinero; entre uno y otro existe el balance. Procuro alejarme de hacer las cosas solo por dinero, porque aprendí hace muchos años que las cosas que haces por dinero no nutren. Prefiero pasármela bien que hincharme de varo", dijo a Oscar Uriel.

Osvaldo no pretende dejar la actuación, pero sí quiere hacer otros proyectos "dirigiendo o produciendo. Quiero generar proyectos, pero no quiero dejar de hacer lo otro. También quiero seguir aceptando comedia, drama, para mí lo importante es variarle. Me gusta conocer gente con la que trabajo, me gusta el cotorreo del set, me gusta escribir, me gusta el trabajo creativo, me da muchas satisfacciones".

El actor ha reflexionado que los actores que le gustan al público, "que conectan con la gente, es porque se nota que disfrutan lo que hacen, se nota, se palpa, y la gente quiere ver a alguien que vean que lo está disfrutando". Y vaya que eso se nota en 'Monarca', donde con su personaje de 'Andrés' promete ser uno de los más respetables de su carrera.