Empresas mexicanas alzan su voz en el Congreso para frenar reforma eléctrica

Agencia EFE
·4  min de lectura

México, 11 feb (EFE).- Empresarios y expertos del sector energético alzaron la voz este jueves en la Cámara de Diputados de México en contra de la reforma eléctrica que dará prioridad a las empresas públicas, aunque el presidente, Andrés Manuel López Obrador, ya advirtió que no modificará ni una coma de la iniciativa.

Una treintena de analistas fueron invitados por la cámara baja en una sesión conocida como "parlamento abierto" para que opinaran ante los diputados sobre la reforma exprés de la Ley de Industria Eléctrica enviada por López Obrador la semana pasada al Congreso.

PREOCUPADOS POR CONTRATOS Y RENOVABLES

"Creemos en el sector privado que no hacen falta cambios regulatorios de la magnitud que se están proponiendo", expresó en su turno Roger González, presidente de la Comisión de Energía del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El representante de la patronal expresó que "es vital respetar los contratos ya adquiridos" y advirtió que la reforma "infringe el marco legal y constitucional" así como tratados internacionales como el acuerdo de libre comercio de América del Norte (T-MEC).

La principal modificación de la propuesta de López Obrador implica que el despacho eléctrico priorice a las plantas hidroeléctricas y de combustibles fósiles de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la empresa del Estado, sobre las centrales privadas de renovables y por último las de ciclo combinado.

También elimina la obligatoriedad de las subastas eléctricas en las que puede participar el sector privado, cambia las reglas de los Certificados de Energías Limpias (CEL) para que las plantas viejas de la CFE accedan a ellos y ordena revisar contratos del Gobierno federal con productores privados de energía.

El presidente de la asociación Clúster Energético de Nuevo León, César Cadena, criticó que la iniciativa favorece un "monopolio público eléctrico" que no garantiza la "reducción de las tarifas", además de generar "mayores costos ambientales y un retraso indefinido hacia la transición energética" hacia las renovables.

Mientras que Guillermo García Alcocer, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), aseguró que los esfuerzos del sector público son "insuficientes" para generar la electricidad necesaria para abastecer al país en 2032, por lo que se requiere mayor "inversión privada".

EL SECTOR PÚBLICO SE DEFIENDE

También invitado a la sesión, el director general de CFEnergía y CFEInternacional, Miguel Santiago Reyes, salió en férrea defensa de la iniciativa de López Obrador y arremetió contra la reforma del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) que abrió el sector a la iniciativa privada.

"La reforma energética de la que tanto se ufanan los neoliberales incrementó las tarifas eléctricas en un 35 %", aseguró Reyes, quien consideró que actualmente la CFE sufre "competencia desleal".

Y es que, según dijo, la reforma del Gobierno anterior obliga a la empresa pública a subsidiar las tarifas de energías renovables de empresas privadas, lo que le ha costado 249.606 millones de pesos (12.476 millones de dólares) en los últimos tres años.

Además, aseguró que "la CFE contribuye con el doble de energía limpia que los participantes privados", pero los certificados de energía limpia solo contemplan la solar y la eólica, excluyendo la hidroeléctrica, geotérmica y nuclear que genera la empresa pública.

"Requerimos un piso parejo con los participantes privados. No se pretende regresar a una situación de una empresa única, sino condiciones parejas en cuanto a la competencia", argumentó el directivo.

Muchos más contundente, el director de Finanzas de la CFE, Edmundo Sánchez, acusó la reforma de Peña Nieto de hacer "infinitamente ricos a un grupo de gángsters" y señaló directamente a la compañía Iberdrola de ganar licitaciones fraudulentamente fingiendo competencia mediante "plantas fantasma".

LÓPEZ OBRADOR NO CAMBIARÁ "NADA"

El pasado martes, López Obrador fue tajante al asegurar que, a pesar del parlamento abierto, no planea modificar ni una coma de la iniciativa que envió al Congreso con carácter preferente, facilitando así una rápida tramitación.

"Nada, es muy sencillo lo que se está planteando", sentenció el presidente en su rueda de prensa matutina, donde le cuestionaron si iba a cambiar siquiera una coma del polémico texto.

López Obrador, que siempre ha acusado a los anteriores Gobiernos de "saquear" la CFE y la petrolera estatal Pemex, dijo que la reforma de Peña Nieto se logró porque las empresas privadas "repartieron millones de pesos a los diputados y senadores".

"A mí no me pagan los empresarios extranjeros, a mí me paga el pueblo de México", subrayó.

Aunque un informe interno de la Cámara de Diputados advirtió que 105 proyectos de energía solar y eólica con una inversión de 451.000 millones de pesos (22.580 millones de dólares) están en riesgo con esta iniciativa, el gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ha expresado un apoyo sin fisuras al proyecto.

(c) Agencia EFE