Varias empresas españolas ofrecen ayuda para acelerar la campaña de vacunación contra COVID-19

·2  min de lectura

MADRID, 12 feb (Reuters) - Varios supermercados, grandes almacenes y otras empresas de alimentación y distribución españolas se ofrecieron el viernes a ayudar a las autoridades sanitarias en el proceso de vacunación contra el coronavirus, aunque los bares hayan vuelto a abrir en algunas regiones gracias a la estabilización de los contagios.

Cinco grandes asociaciones de minoristas informaron en una carta dirigida a las autoridades sanitarias de que sus miembros, muchos de los cuales ya gestionan la vacuna anual de su personal, podrían administrar las vacunas contra COVID-19 a sus trabajadores para aliviar la presión sobre los servicios sanitarios.

Las empresas, entre las que se encuentran El Corte Inglés, Carrefour e IKEA, señalaron que pueden actuar en cumplimiento estricto de la estrategia nacional de vacunación.

Aunque en un principio España ya ha confirmado que su red de atención primaria puede hacer frente al plan de vacunación, la aceleración prevista de la entrega de vacunas en el segundo trimestre está llevando a las autoridades regionales a considerar la posibilidad de convertir grandes locales en centros de inyección improvisados.

Madrid ha anunciado que recurrirá a sus estadios, mientras que otras regiones como Andalucía, Valencia y Cataluña están sopesando distintas opciones, entre las que podría incluirse el uso de catedrales. La ciudad andaluza de Ronda ya ha empezado a utilizar puestos en los que se puede recibir la vacuna en el coche.

Con el fin de alcanzar el objetivo nacional de vacunar al 70% de los 47 millones de habitantes antes del verano, algunas autoridades podrían contratar a médicos jubilados, estudiantes u otros profesionales, como por ejemplo farmacéuticos, para que colaboren en el proceso.

En una fase inicial destinada a proteger a los residentes y trabajadores de las residencias y al personal sanitario de primera línea, España ha administrado 2,3 millones de dosis. Las autoridades empezarán pronto a vacunar a un sector más amplio de la sociedad, incluidos los trabajadores domésticos y los fisioterapeutas, con la vacuna de AstraZeneca, que está aprobada para personas de 18 a 55 años.

Con un descenso en el país de la tasa de contagio de 14 días a 540 casos por cada 100.000 personas, frente a los casi 900 de finales de enero, varias regiones han empezado a relajar las restricciones en vigor.

Los bares de la región central de Castilla-La Mancha reabrieron el viernes, aunque los clientes deben descargarse un código QR antes de entrar para facilitar el rastreo de los contactos.

Por su parte, Madrid ha anunciado que retrasará el toque de queda una hora, hasta las 11 de la noche, a partir del próximo jueves.

Sin embargo, las autoridades de Valencia, donde se mantendrán las restricciones hasta marzo, han detectado tres casos de la variante sudafricana del coronavirus.

(Información de Emma Pinedo; editado por Nathan Allen y Alison Williams, traducido por Flora Gómez en la redacción de Gdansk)