Empresarios piden derogar la Ley de Residuos Sólidos

Salvador Corona y Eduardo Hernández

CIUDAD DE MÉXICO, enero 16 (EL UNIVERSAL).- Mil 400 fabricantes y comerciantes del sector plastiquero protestaron este miércoles frente a la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, para que se derogue la Ley de Residuos Sólidos, que prohíbe la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico.

Tras la manifestación, las autoridades de la Dirección General de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental de la Sedema recibieron a una comisión de nueve personas, con quienes establecieron una mesa de diálogo y acordaron entregar un documento formal en donde señalen de manera puntual las propuestas que consideren que la autoridad debe evaluar.

Asimismo, la secretaría afirmó que continuará informando y concientizando a la ciudadanía sobre las reformas a la Ley de Residuos Sólidos, que prohíbe la comercialización, distribución y entrega de bolsas de plástico desechables, así como su reglamento.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, recalcó que no están en contra del reciclaje, al contrario, lo están promoviendo: "Lo que se prohíbe es el plástico de un sólo uso, precisamente el que se utiliza y acaba en los rellenos sanitarios, en el drenaje o en los océanos".

Comentó que no se cierra el diálogo con los empresarios, incluso la Secretaría del Medio Ambiente seguirá trabajando con ellos, reorientando, principalmente a los pequeños comerciantes, para que usen otro tipo de materiales.

Faltan certificaciones. La empresaria de Inboplast, A.C., compañía de reciclaje de plástico, Fernanda Anguiano, acusó que la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México todavía no cuenta con la infraestructura para llevará a cabo la certificación de bolsas compostables, las únicas que son permitidas para su distribución por la Ley de Residuos Sólidos.

"Han afectado a la industria plastiquera, nosotros tuvimos que avalar nuestras bolsas compostables de manera internacional, ya que en la Ciudad hay manera de hacerlo", argumentó Anguiano.

Expuso que "las pérdidas son para los comercios, no tenemos aún una estimación, porque no tienen cómo vender las bolsas, porque hay incertidumbre y el Reglamento de la Ley de Residuos no es claro" y añadió que la industria del reciclaje contribuye al medio ambiente y la textil no, ello referente a que se usen sólo bolsas de tela.