Los dos empresarios detrás de la vacuna contra el Covid gestionaron inversiones y herencias offshore

·6  min de lectura
AstraZeneca, Sputnik V en los Pandora Papers
AstraZeneca, Sputnik V en los Pandora Papers

Los dos grandes empresarios de la industria farmacéutica argentina que fabrican vacunas contra el Covid-19 -y que reciben fondos públicos para afrontar la pandemia- recurrieron a los paraísos fiscales. Tanto Hugo Sigman (Insud) como Marcelo Figueiras (Richmond) acudieron a estructuras offshore para gestionar sus inversiones y ordenar sus herencias, según consta en los Pandora Papers. Las operatorias de Sigman y Figueiras en Panamá y Belice, respectivamente, fueron informadas a las autoridades tributarias argentinas. Y también constan en los millones de documentos que analizó el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) que integra LA NACION.

Cómo se investigó la filtración mundial de los Pandora Papers

Sigman, el empresario encargado de la fabricación del principio activo de la vacuna de AstraZeneca en la Argentina -la primera gran apuesta del Gobierno para combatir el Covid- administró desde un paraíso fiscal el portfolio de inversiones de su holding farmacéutico, el Grupo Insud GmbH. Una sociedad offshore de Panamá gestionó al menos U$120 millones de su nave insignia durante tres años, pudo constatar este medio.

Por su parte, Figueiras, que preside el laboratorio que produce la vacuna Sputnik V en la Argentina –emprendimiento promovido por la gestión de Alberto Fernández para complementar la provisión de Rusia- administró desde otro paraíso fiscal parte de sus inversiones personales, incluyendo la compra de tres propiedades en el estado de Florida, por varios millones de dólares.

Consultados por ICIJ, tanto Sigman como Figueiras demostraron con papeles que reportaron a las autoridades tributarias de España y la Argentina, respectivamente, esas tramas offshore. Las estructuras en paraísos fiscales les permitieron a los dueños de los laboratorios reducir trabas burocráticas y bajar las cargas tributarias y los riesgos legales.

El entramado de Sigman

Los Pandora Papers reflejan los primeros movimientos offshore de Sigman el 25 de octubre de 2006. A través de los servicios de Alcogal, constituyó en Panamá a la sociedad Kep SA para administrar las inversiones del grupo multinacional. Como controlantes de esa compañía panameña fueron inscriptas, a su vez, otras dos empresas del grupo: Kevilmare Holding GmbH y Faro Investments GmbH.

Radicada en Austria, Kevilmare Holding GmbH es la sociedad cabecera o “madre” del grupo multinacional de Sigman. En 2020 cambió su nombre por Grupo Insud GmbH y hasta la actualidad es la compañía vital para los negocios en todo el mundo, ya que controla a más de 150 sociedades radicadas en 50 países. Sus únicos accionistas fueron Sigman y su esposa, Silvia Gold, hasta que en septiembre del 2020 -vía escritura pública en España- cedieron toda su participación a sus tres hijos.

Faro Investments GmbH, en tanto, también fue radicada en Austria (un país que ofrece ventajas para evitar la doble tributación) y también tuvo a Sigman y Gold como únicos accionistas. Fue creada para administrar las inversiones operativas del grupo, pero fue disuelta en septiembre de 2009.

Consultados por el equipo argentino de ICIJ, desde el entorno de Sigman señalaron que la panameña Kep SA “fue creada con el objetivo de administrar las inversiones líquidas del holding”. ¿Cuánto dinero administró? “Gestionó inversiones por unos U$120 millones”, replicaron desde Insud. “Incluyó activos financieros líquidos, como fondos de inversión, acciones cotizadas y depósitos”, abundaron.

Desde Insud aseguraron que las inversiones de Kep SA fueron “oportunamente declaradas ante las autoridades fiscales argentinas”. Este medio pudo corroborar que Sigman y Gold declararon ante la AFIP a las dos controlantes de KEP SA: Kelvimare Holding y Faro Investments.

El laboratorio argentino mAbxience tiene previsto producir hasta 250 millones de dosis de la vacuna de Oxford en esta planta de Buenos Aires.
Grupo Insud


El laboratorio argentino mAbxience, de Insud (Grupo Insud/)

Los Pandora Papers dan cuenta de que Kep SA dio un giro en 2008, cuando Hugo Sigman decidió emitir 120.774.384 nuevas acciones de un dólar cada una, que fueron divididas en partes iguales entre Kevilmare Holding GmbH y Faro Investments GmbH. “Las inversiones se aportaron al capital de la sociedad a través de la emisión de acciones”, especificaron desde Grupo Insud. El 3 de abril de 2009, Sigman y Gold decidieron disolver Kep SA.

¿Por qué el Grupo Insud, una empresa argentina de expansión multinacional y emporio de la industria farmacéutica, canalizó sus inversiones a través de América Central? “Panamá ofrecía mayor eficiencia operativa” , respondieron desde el holding. “Se disolvió en 2009 por cuestiones de compliance”, agregaron.

Trust hereditario

Sigman y Gold, padres fundadores del Grupo Insud, cedieron su empresa en vida a sus tres hijos en 2020. Pero una década antes, en 2010, intentaron canalizar esa herencia a través de una fundación de Panamá. Ese mismo año, el matrimonio había mudado su residencia fiscal desde la Argentina hacia España.

El 12 de febrero de 2010, constituyeron en Panamá, a través de Alcogal, el trust hereditario Davington Foundation. Apenas registrada, firmaron un acuerdo y aportaron “con carácter irrevocable” las acciones de la austríaca Kevilmare Holding GmbH a la fundación, pero se reservaron su usufructo vitalicio, según surge de un documento de los Pandora Papers.

Sin embargo, el intento no prosperó. “Davington Foundation nunca cumplió su propósito hereditario por lo que fue liquidada en 2019. Las acciones de Kevilmare Holding GmbH fueron siempre declaradas por Hugo Sigman y Silvia Gold ante las autoridades fiscales españolas”, señalaron desde Grupo Insud.

Aún así, la fundación panameña registró movimientos millonarios. Un documento fechado el 20 de noviembre de 2015 indicó: “La fundación ha recibido dividendos de Kevilmare Holding GmbH, una sociedad austríaca. Corresponde que la fundación ponga a disposición de ambos usufructuarios -Sigman y Gold- los dividendos que les pertenecen y que ascienden a la suma de 75.197.947 euros”. El escrito ordenaba que Davington Foundation acreditara los fondos “en las cuentas personales de ambos”.

“Los 75 millones de euros que Sigman y Gold recibieron en 2015 provinieron íntegramente de Kevilmare Holding GmbH. Ambos declararon y tributaron por este importe tanto en Argentina como en España”, aseguraron en el Grupo Insud.

La herencia de Figueiras

En el caso de Figueiras, los Pandora Papers reflejan que su operatoria offshore es más reciente. Comenzó en abril de 2017, a través de los servicios de la firma Cititrust, que constituyó una firma en Belice controlada por él y por su esposa, la exsenadora nacional María Laura Leguizamón. Allí inscribieron a Forsett Ventures Corp para canalizar operaciones inmobiliarias.

Tanto Figueiras como Leguizamón figuraron en los papeles como directores de esa sociedad de papel para concretar inversiones inmobiliarias en Estados Unidos y reducir los riesgos legales asociados. “Utilizamos esa sociedad para comprar tres departamentos en Miami; uno lo utilizamos nosotros y los otros dos los alquilamos”, indicó Figueiras ante la consulta de ICIJ, que no pudo verificar de manera independiente si Leguizamón, como exsenadora nacional y exfuncionaria, fue identificada por los gestores como persona políticamente expuesta (PEP).

Según aseguró Figueiras, su intención fue registrar todo a su nombre. “Pero los mismos operadores inmobiliarios nos recomendaron poner todo a nombre de una sociedad para evitar demandas si surgiera un inconveniente con un alquiler”. Esos abogados se encargaron de contactar a la firma Cititrust para colocar los tres inmuebles de Miami bajo el control de una firma offshore.

Según corroboró ICIJ, Forsett Ventures Corp fue declarada por Figueiras ante la AFIP, quien aportó toda la documentación respaldatoria en la documentación reservada que presentó su esposa ante la Oficina Anticorrupción.

Figueiras también afirmó que recurrieron a esa sociedad offshore para ordenar el patrimonio familiar y evitar así las elevadas alícuotas del impuesto a la herencia en Estados Unidos. “Está todo en la declaración jurada tributaria que presenté ante la AFIP, e incluso fue computado al pagar el impuesto a la riqueza”, insistió.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.