Empresarias y espías, las doble agentes de Putin y Maduro

·7  min de lectura
Russian Anna Chapman, who was deported from the U.S. in July 2010 on charges of espionage, poses on the red carpet at the opening ceremony of the 35th Moscow International Film Festival in Moscow, Russia, Thursday, June 20, 2013. (AP Photo/Alexander Zemlianichenko Jr)
La rusa Anna Chapman, quien fue deportada de Estados Unidos en julio de 2010 acusada de espionaje, se convirtió en una celebridad y posó en la alfombra roja del Festival Internacional de Cine de Moscú en junio de 2013. (AP Photo/Alexander Zemlianichenko Jr)

Las confesiones de la ex agente Amariyllis Fox en su libro Encubierta: Mi vida al servicio secreto de la CIA es una muestra de la versatilidad de las espías mujeres. ¿Quién mejor que una educada compradora de arte para bloquear la compra de armamento a células terroristas dentro de Estados Unidos y luego viajar a China con un supuesto marido comerciante para escuchar los secretos de la clase privilegiada de Beijing?

Los estadounidenses aprendieron esa lección de los servicios de inteligencia rusos, al desentrañar una intrincada red de espionaje a comienzos del siglo XXI de agentes entrenados por Moscú para integrarse en la vida cotidiana de los estadounidenses.

Al igual que en la serie "The Americans", los espías parecían tranquilos vecinos de los suburbios, estudiaban en universidades estadounidenses, se casaban y tenían hijos que no conocían la verdadera identidad de sus padres. Pero, a puerta cerrada, se dedicaban a enviar mensajes codificados al Kremlin.

Nadie sospechaba que los rusos se habían infiltrado en la capa más íntima de la sociedad estadounidense. Hasta que a los afilados oídos de la FBI llegó una pista tan contundente que decidieron poner en marcha la Operación Historias de Fantasmas, considerada una de las más grandes investigaciones de contrainteligencia realizada en la historia de ese organismo de seguridad.

Durante más de una década los agentes del FBI vigilaron los hogares y todas las actividades de los espías hasta que lograron vulnerar su sofisticado sistema de comunicaciones con Moscú.

Los agentes rusos no buscaban un dato secreto específico. Su misión era reunir toda la información confidencial que pudiera afectar la seguridad nacional estadounidense.

Así fue como apareció en escena Anna Chapman, una atractiva espía que se hizo pasar por una empresaria del mundo inmobiliario para mezclarse con personas adineradas que querían invertir en el estado de Nueva York.

Expertos en contrainteligencia declararon a CBS News que Chapman formaba parte de una nueva generación de espías que llegaron equipados con sofisticados equipos informáticos.

Chapman trabajaba con un ordenador portátil, diseñado específicamente para ella, para transmitir informes de inteligencia a un ordenador similar que poseía otro agente perteneciente al cuerpo diplomático ruso. Los equipos eran tan sofisticados que el FBI era incapaz de descifrar los mensajes.

Al ser capturada se descubrió que Chapman en realidad era la hija de un diplomático ruso que adoptó el apellido de un inglés del que se divorció antes de mudarse a Estados Unidos. Pero pasó poco tiempo tras las rejas porque fue formó parte de un acuerdo entre Washington y Moscú en el que canjearon agentes de inteligencia detenidos.

Al regresar a Rusia se convirtió en una celebridad. La llamaron la Mata-Hari rusa o la Espía 90-60-90 por su escultural figura. Su popularidad era tal que por un tiempo se convirtió en modelo de pasarela y de ropa íntima.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero su vinculación con la KGB no había terminado. Cuando el polémico informante Edward Snowden llegó a Moscú luego de ser acusado de graves cargos federales por filtrar información clasificada de los servicios de tecnología de seguridad de Estados Unidos, Chapman volvió al ataque.

Su nueva misión era seducir al analista informático para que se quedara en Rusia. Y al parecer, Chapman tuvo un éxito parcial. Aunque Snowden no aceptó la propuesta de matrimonio de la espía para obtener la nacionalidad rusa, el filtrador obtuvo el asilo y vive en Moscú desde 2013.

Muestra una imagen de reina de belleza en sus redes sociales, maquillada y con ropa de diseñador.

De niña buena a espía

Yacsy Álvarez Mirabal posa junto a una azafata en uno de sus viajes en julio de 2012 (Captura de pantalla Facebook)
Yacsy Álvarez Mirabal posa junto a una azafata en uno de sus viajes en julio de 2012 (Captura de pantalla Facebook)

La venezolana Yacsy Álvarez Mirabal dejó a sus amigos con la boca abierta cuando se conoció la noticia de su detención en Barranquilla por ser una doble espía.

"De ella sólo recuerdo cosas buenas", dijo una compañera del equipo de rugby de la Universidad Metropolitana, un reconocido centro de educación de Caracas donde Álvarez se graduó en 2005.

"Era una chica alegre, divertida, considerada, tranquila. Era la que siempre apoyaba a los novatos", relató una persona con la que cenó varias veces en Madrid.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su aspecto físico, vestimenta, educación y modismos corresponden al de una chica de clase media venezolana. Al terminar sus estudios universitarios, continuó sus maestrías en España y en Estados Unidos.

Los servicios de inteligencia de Colombia ordenaron la captura de Álvarez y la acusaron de tráfico de armas. Pero en realidad es una pieza clave para dilucidar la infiltración del gobierno de Nicolás Maduro en los planes de la disidencia que planeaba derrocarlo.

La mujer de maneras refinadas de 40 años había facilitado la logística en el entrenamiento de mercenarios estadounidenses y desertores del ejército venezolano que participaron en la Operación Gedeón, que pretendía poner fin al gobierno revolucionario.

Algo falló gravemente en una intentona que terminó antes de comenzar porque las fuerzas de Maduro habían sido alertadas y esperaban a los golpistas en la costa donde intentaron desembarcar.

El gobierno colombiano cree que Álvarez cumplió un doble papel. Trasladó al ex marine Jordan Goudreau desde Estados Unidos hacia Río Hacha, en la Guajira colombiana, donde funcionaba el campamento de entrenamiento de los insurgentes. También se encargó de traficar las armas que utilizaron en la intentona y transfirió dinero para comprar provisiones. Y luego de aceitar la maquinaria golpista los delató.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Álvarez habría sido la mano derecha de Cliver Alcalá Cordones, un general retirado que se entregó en Colombia a agentes de la agencia antinarcóticos DEA, luego de que fue acusado por cargos de narcoterrorismo junto a otros 15 funcionarios del chavismo y el mismo presidente Maduro.

En su vida pública, Álvarez trabajaba como ejecutiva de la empresa de lubricantes Venoco, lo que justificaba su residencia en Barranquilla y sus continuos viajes al extranjero.

Aun no se han conocido otras misiones de doble inteligencia que habría realizado la agente conocida como "Alex".

En su paso por España, entre 2012 y 2015, se estableció en el País Vasco con la excusa de cursar una maestría universitaria. Sus amigos jamás sospecharon que Yacsy estuviera involucrada en una actividad ilícita. Parecía una más de los miles de venezolanos radicados en España con una visa estudiantil con miras a estabilizar su situación con un trabajo permanente.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Hablaba de asuntos triviales, contaba chistes y se refería a su vida con generalidades. Y nunca mencionaba la política.

Luego de su sorpresiva captura por tráfico de armas en Colombia, algunos especulan que pudo haber sido una enviada de Maduro a Bilbao para intercambiar información con miembros de ETA, organización que ha sido vinculada en repetidas ocasiones con el gobierno venezolano.

Pero no existen pruebas de que eso sea cierto.

La realidad es que todo son especulaciones y que todavía no salen del asombro que la chica con cara de "yo no fui" hubiese trabajado simultáneamente para el gobierno del Maduro y la oposición que intentaba derrocarlo.

Más historias que te pueden interesar:

Venezuela: detienen a estadounidense señalado por espionaje

Aleksandr Ogorodnik ‘Trigon’, uno de los espías soviéticos más valiosos que tuvo la CIA durante la Guerra Fría

‘Mata Hari’, la espía más famosa de la historia que perdió, literalmente, la cabeza

(VIDEO) Colaboradores de 'El Chapo' se convirtieron en espías del FBI, según revelaciones de un nuevo libro

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.