Empresaria cubana: del temor a hablar inglés a reunirse con el presidente Biden en la Casa Blanca

·7  min de lectura

A los 10 años, cuando llegó a Estados Unidos de Cuba, después de esperar cuatro años para reunirse con su papá, Jennifer Arniella no se atrevía a hablar inglés. Temía que sus compañeros de la escuela intermedia se burlaran, y así se mantuvo arropada por su reducido círculo de amigas de Homestead, que preferían el español.

Arniella, que no llegó a hablar inglés bien hasta los 18 años, ha tenido la oportunidad de estar frente al presidente Joe Biden para contarle –en esa lengua que un día fue su dolor de cabeza– las dificultades y también la perseverancia que desplegó para crear un negocio durante la pandemia.

“Fue algo muy íntimo, bien bonito, nada intimidante”, dice Arniella, rememorando el encuentro que sostuvieron cinco dueños de pequeños negocios con el presidente Biden en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el 28 de abril.

“El presidente nos entrevistó acerca de los problemas que habíamos tenido con nuestro negocio en esta pandemia, y también charló sobre sus experiencias cuando joven. Me impresionó su sencillez”, afirma Arniella.

En su casa en el suroeste de Miami están a la vista maderas pintadas, plantillas de letras y una impresora láser que ocupa casi toda una habitación. En la isla del centro de la cocina, hay varios letreros, uno dice “Rejuvenate”, y otro habla de donar comidas a personas necesitadas. También hay un regalo de boda personalizado, una tabla de cortar alimentos con el apellido de los novios en una tipografía muy delicada. Son los letreros que graba a relieve, que le costaron mucho trabajo al principio y que hoy hace por decenas.

“Encuentren algo que les guste tanto que lo puedan hacer sin parar. Que cuando terminen esas 10 horas al día, quieran seguir, aunque obviamente no puedan porque tienen otras obligaciones”, dice como consejo para los emprendedores esta madre de dos niñas pequeñas, que comenzó su carrera de empresaria cuando una de ellas tenía solo dos meses.

El presidente Joe Biden habla con un grupo de pequeños empresarios, como la miamense Jennifer Arniella (der.), dueña de Unique Crafts by Jenn, en el South Court Auditorium de la Casa Blanca, en Washington, el 28 de abril.
El presidente Joe Biden habla con un grupo de pequeños empresarios, como la miamense Jennifer Arniella (der.), dueña de Unique Crafts by Jenn, en el South Court Auditorium de la Casa Blanca, en Washington, el 28 de abril.

No es difícil ver por qué su negocio, Unique Crafts by Jenn, la convirtió en una triunfadora y, de alguna manera, en embajadora de los pequeños empresarios de Miami, al ser elegida por Small Business Development Center Network (SBDC) de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) para ir a la Casa Blanca.

“Me enfoco en hacer carteles para pequeños negocios, lo cual me gusta mucho porque aprendo de los diferentes negocios que están creando las personas en todo Estados Unidos. Hacemos envíos a California, Nueva York, Tennessee”, afirma sobre los servicios que presta Unique Crafts by Jenn, que en poco más de un año ha crecido tanto que la casa de Arniella se le quedó chiquita y ahora necesitan un warehouse.

Empresaria de Miami lanza negocio durante la pandemia

Todas las palabras que salen de la boca de Arniella sobre cómo crear un negocio son de optimismo, y bien expresadas en español, porque si alguna ventaja tuvo el que se demorara hasta la universidad para desenvolverse bien en inglés es que logró dominar bien el español, incluso para escribirlo.

“Lo más difícil es dejar ir tu carrera, porque cuando tomas la decisión de crear un negocio, estás tomando la decisión de dejar ir algo”, dice con sinceridad sobre uno de los aspectos más duros del emprendimiento.

Arniella se graduó de ingeniería mecánica en el 2014, trabajó cinco años y obtuvo una maestría en FIU, que pensaba utilizar para orientarse por el camino del liderazgo en la industria, pero no le gustan que le pongan límites, que le digan que solo puede ganar determinado salario porque es el que corresponde con su posición.

¿Quiere poner un negocio? Miami le abre sus puertas, venga a generar ingresos y trabajo

Cuando la pandemia golpeó en el 2020, tenía dos meses de embarazo. En el verano terminó la maestría y unos meses después, comenzó a buscar trabajo, pero entonces estaban los despidos en su apogeo.

“Después de haber tenido a mi bebé podía haber regresado a la ingeniería y ganar un buen salario, pero me gustan los retos”, dice.

Y quien habla es la joven que en High School logró sacar tan buenos resultados en los exámenes de STA que le dieron una beca con la que pagó el 75 por ciento de sus estudios universitarios. Tan bien logró dominar el truco de esos exámenes, que se convirtió en tutora para otros estudiantes.

Con su negocio Arniella no ha parado de aprender. Empezó al ver los triunfos de una amiga que abrió una tienda en Etsy y le fue bien. Se embulló y abrió su propia tienda. Los primeros letreros que vendió eran para poner en cuartos de bebé. Los hizo en un printer muy sencillo, y se dio cuenta de que si le habían puesto ya 10 órdenes, ahí había futuro.

“Lo más importante es la perseverancia, eso no te puede faltar”, dice sobre un requisito fundamental para emprender. “Te pueden faltar las habilidades, pero esas se aprenden; en Google, en YouTube hay todo tipo de información, pero no te puedes rendir”, señala.

Jennifer Arniella se ve a través de una de las plantillas que emplea para hacer los letreros en su negocio, que lanzó hace un año en su casa en el suroeste de Miami.
Jennifer Arniella se ve a través de una de las plantillas que emplea para hacer los letreros en su negocio, que lanzó hace un año en su casa en el suroeste de Miami.

Arniella estuvo a punto de tirar la toalla varias veces, sobre todo con la pintura de los letreros, que no logró dominar hasta que una de las madres de That Mom With A Laser, el grupo de Facebook donde comparte dudas y consejos con 25,000 personas, le dio las pautas para mejorar.

“Si fallas es solamente para seguir aprendiendo, me pasa y me va a seguir pasando, pero son todas oportunidades para aprender”, comenta.

Empleó el dinero del estímulo para su negocio

Con la ayuda de los cheques de estímulo y del Child Tax Credit enviados durante la pandemia, Arniella se compró una impresora láser profesional, que corta y graba letreros y logos en acrílico, plástico, cuero, madera y cristal.

“Era un dinero extra que no esperábamos”, dice sobre el impacto del estímulo en la economía familiar.

Agradece también la ayuda que recibe de su esposo, un ingeniero civil que tiene mucho mérito, porque llegó de Cuba a los 21 años y no solo consiguió graduarse de FIU, sino que está planeando él mismo poner un negocio.

“Es muy bueno tener alguien que te apoye cuando estás comenzando un negocio, da mucha tranquilidad”, dice Arniella, que fue descubriendo maneras de mejorar el negocio.

Hondureña triunfa en industria estable y con buen salario para la mujer en Miami

Primero tenía que ir todos los días a Home Depot a comprar la madera, hoy cuenta con un lugar especializado en maderas que hace entregas en la casa, pone como ejemplo sobre lo que se va aprendiendo en el proceso.

Tiene además una empleada a medio tiempo que la ayuda a cortar y pintar la madera. “Me gusta tener ese impacto en mi comunidad. La estoy ayudando a ella ya que tiene un horario flexible”, dice.

FIU ofrece ayuda para impulsar los negocios

Arniella también contó con la consejería gratis que ofrecen a pequeños negocios del sur de la Florida los expertos del SBDC de FIU, que la recomendaron para ir a la Casa Blanca a la reunión con el presidente.

“Ella estaba muy motivada y trabajó muy rápido para implementar las recomendaciones del SBDC”, dijo a el Nuevo Herald Brian Van Hook, director regional del Florida SBDC de la escuela de negocios de FIU.

El ‘tesoro dulce argentino’ que le cambia la vida a un pequeño negocio familiar de Miami

A los pocos meses de comenzar su negocio, Arniella quería tener más clientela, y pidió ayuda sobre marketing, uno de los servicios que ofrece el programa de SBDC.

“Ellos no hacen tu trabajo, tienes que hacer tu propia investigación, pero te guían”, dijo Arniella, que conversaba con frecuencia en línea con un consejero del centro y así recibió muchos videos que le indicaron, por ejemplo, cómo hacer la página web del negocio.

“Lo hice a través de Shopify, fue muy rápido, me tomó como media semana, pero no requiere conocimientos de programación”, cuenta, indicando que la ayuda de los consejeros del centro de FIU es muy valiosa porque el mercado se mueve muy rápido y los dueños de negocios están concentrados en los detalles y no pueden hacer esos estudios.

Arniella graba letreros, logotipos e imágenes para negocios.
Arniella graba letreros, logotipos e imágenes para negocios.

Además de la preparación, Arniella señala que el secreto de su éxito es la buena atención al cliente.

“Lo primero es dar un servicio excelente al cliente desde el momento en que te escriben. Tengo mi teléfono en el bolsillo, al recibir el mensaje enseguida le contesto al cliente. Eso muy pocas veces lo vas a ver en una compañía, entonces las personas de una vez resuelven contigo, y no siguen buscando, un 90 por ciento de esas personas me compran”, cuenta.

Cuando piensa en cómo le gustaría que fuera su negocio en cinco años, Arniella se imagina en un almacén más grande, de hecho pide ayuda a alguien que pueda alquilarle uno de tamaño mediano.

“Me gustaría hacer carteles para negocios para colocar en exteriores, esos que que van en los centros comerciales, de materiales más resistentes”, concluye con la imaginación puesta en un nuevo local, donde quepan todas las maderas y pinturas que han inundado su casa, y que a la vez le han permitido manejar su horario y ganar ingresos similares a los de una ingeniera.

Cómo obtener ayudas y consejos para su negocio en Florida Small Business Development Center Network (The Florida SBDC) de FIU: https://business.fiu.edu/centers/sbdc/

Si conoce a una persona cuya historia de superación personal y profesional pudiera ser reflejada en esta serie de perfiles de el Nuevo Herald, se puede comunicar a smoreno@elnuevoherald.com o gguerra@miamiherald.com.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.