Empresa del yerno de Trump descarta negociaciones con grupo chino Anbang

El edificio del yerno de Donald Trump, Jared Kushner, en la Quinta Avenida de Nueva York, el 15 de marzo de 2017 (AFP/Archivos | Eric BARADAT)

La empresa familiar de Jared Kushner, yerno y asesor del presidente estadounidense Donald Trump, finalizó este miércoles las polémicas negociaciones con el grupo chino Anbang para modernizar su icónica torre en la Quinta Avenida de Manhattan.

La compañía Kushner "ya no está en discusión con Anbang para la potencial modernización del 666 de la Quinta Avenida, y ambas sociedades han decidido de mutuo acuerdo el cese de las negociaciones sobre esta propiedad", confirmó a la AFP un portavoz de la empresa.

El vocero agregó que están en curso "negociaciones avanzadas" con "varios inversores potenciales".

Las negociaciones entre Anbang y la empresa Kushner, reveladas a mediados de marzo, habían sido denunciadas por varios demócratas y críticos de la administración Trump, que alegaban de posibles conflictos de interés.

De acuerdo a la información que se había filtrado a la prensa, el grupo Anbang, cercano al gobierno chino, se ofreció a contribuir en la renovación de esta torre de 41 pisos -en dificultades financieras- otorgando préstamos con condiciones extraordinariamente favorables.

Anbang, un conglomerado del sector financiero fundado en 2004 y con más de 250.000 millones de dólares en activos, tiene bajo su poder la renovación del famoso hotel Waldorf Astoria en Nueva York.

Jared Kushner, esposo de Ivanka Trump -hija mayor de Donald Trump- hizo su fortuna en el sector inmobiliario igual que su suegro. Su inmueble en la Quinta Avenida, adquirido en 2007, es su inversión más famosa, a pesar de que tuvo que ceder sus acciones a un fondo familiar a fines de enero poco antes de asumir el cargo de asesor de la Casa Blanca.

Kushner, además, está pronto a rendir testimonio ante la comisión de inteligencia del Senado estadounidense como parte de la investigación sobre la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de noviembre.

Tuvo un rol como intermediario clave en la relación con varios países durante la campaña de Trump, así como después de su victoria el 8 noviembre.