Una empresa ligada a Moyano invertirá US$16 millones para fabricar la Sputnik V en la Argentina

·5  min de lectura
El presidente de Laboratorios Richmond, Marcelo Figueiras (der.) con la ministra de Salud, Carla Vizzotti (c.), y la asesora presidencial, Cecilia Nicolini (izq.), el último mes de abril
Télam

Covelia, la empresa de logística y transporte que adquirió fama y fortuna con la recolección de residuos en el conurbano bonaerense, se erigió hasta ahora en el principal inversor del fideicomiso que impulsa Laboratorios Richmond para producir las vacunas Sputnik V en la Argentina, según confirmaron seis fuentes al tanto de las tratativas en marcha a LA NACION durante las últimas dos semanas.

Covelia se comprometió a aportar un total de US$ 16 millones. La empresa, indicó a LA NACION, ya desembolsó el 60% -unos US$ 9,5 millones- para que Laboratorios Richmond pueda mantener o, incluso, acortar los plazos prefijados para la puesta en marcha de la planta, durante el segundo semestre de 2022.

El adelanto de la firma que lidera Ricardo Depresbiteris al fideicomiso financiero tuvo un destino preciso. Se giró al consorcio internacional Civatek que construirá la planta, “llave en mano” para pagar anticipos correspondientes a los trabajos de ingeniería –como los cálculos de materiales y estudios de suelos- y el inicio de la fabricación de las maquinarias en China.

Fuerte llamado a la unidad de Juntos por el Cambio del partido de Elisa Carrió

El rol de Covelia –empresa que la Justicia suiza investigó años atrás por supuestos vínculos con el clan Moyano, sin obtener resultados- fue más allá del desembolso en el fideicomiso que se espera que recaude entre 70 y 85 millones de dólares. Sus máximos ejecutivos estuvieron a punto de subirse a un avión, rumbo a Moscú, junto al dueño de Laboratorios Richmond, Marcelo Figueras, en representación de los “inversores” para reunirse con los máximos directivos del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF, por sus siglas en inglés).

El viaje estuvo cerca de concretarse a mediados de abril, cuando el ministro de Economía, Martín Guzmán, también se encontraba en Moscú. Allí se reunió con su par ruso, Anton Siluanov, la titular del Banco Central, Elvira Sajipzadovna Nabiullina, y el CEO del RDIF, Kiril Dimitriev.

El titular de Covelia, Ricardo Deprebisteris, renovó el contrato
Gentileza Perfil


El titular de Covelia, Ricardo Deprebisteris (Gentileza Perfil/)

La danza de inversores e interesados incluye otros nombres. Entre ellos, el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), según reafirmó su titular, José Ignacio de Mendiguren, ante la consulta de LA NACION. Confirmó que la entidad está “interesada en invertir” una cifra que podría oscilar entre cinco y seis millones de dólares, provenientes de la partida que la entidad destina a financiar “empresas abocadas a aportar soluciones a la pandemia”.

Bancos, empresas y compañías de seguros también expresaron su interés por conocer más detalles de la operación. Entre ellas, Sancor Seguros, según confirmaron a LA NACION voceros del grupo que lidera el mercado asegurador local y que ya ha invertido en el pasado en un bono emitido por Laboratorios Richmond.

A pesar de las pautas de confidencialidad establecidas, al menos otros tres interesados, sin embargo, terminaron por abrirse de la operación, incómodos con la exposición mediática resultante de la operación. Entre ellos, el llamado “rey del cloro”, Mauricio Filiberti, cuyo perfil comenzó a elevarse a fines de 2020, cuando compró la mayor distribuidora eléctrica del país, Edenor, en sociedad con Daniel Vila y José Luis Manzano.

Otro interesado que se abrió a último momento, según reconstruyó LA NACION, fue el empresario Sergio Trepat, dueño de una de las principales agencias de ventas de autos importados alemanes en el país. Desistió, incómodo con el nivel de sensibilidad que rodea a la operación.

Otros inversores “calificados”, en tanto, podrían incluir financieras y cajas previsionales. Pero sólo se conocerán durante las próximas semanas, cuando Laboratorios Richmond lance de manera formal el fideicomiso financiero con la aprobación del Banco de Valores como fiduciario.

Para eso, Figueras cuenta ya con la clasificación de riesgo de la firma FIX SCR, afiliada a Fitch Ratings. Calificó al Laboratorios Richmond como BBB+, y ubicó al fideicomiso financiero “Proyecto V.I.D.A.” como bono “verde” o “BSS1”; es decir, con “un estándar superior en los factores relativos al uso de los fondos, proceso de selección y evaluación de los proyectos, gestión de los fondos e informes”.

Los millones de Covelia

Con esos fondos, según le informó el laboratorio a la Comisión Nacional de Valores (CNV), Laboratorios Richmond promete instalar una planta de 1500 metros cuadrados en el partido de Pilar donde producirá la vacuna Sputnik V y otros productos biotecnológicos a partir del 1 de octubre de 2022.

Para eso, Figueras también se apoya en un abogado de confianza, Patricio Carballes, y un estudio jurídico externo, Nicholson y Cano, quienes redactaron el prospecto y el contrato, y los presentaron ante la CNV y Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA).

En ese contexto, los millones de dólares que aportó Covelia sirvieron para avanzar en las tratativas con el consorcio Civatek que construirá la planta “llave en mano”. Abarca a Shanghai Tofflon Science & Tecchnology Ltd, CIMA Industries Inc., Axiom Ingeniería SL, Sanghai Zhongla Quality Management & Trading Co Ltd, y Grupo Sinotek SA de CV.

La vacuna Sputnik V
La vacuna Sputnik V


La vacuna Sputnik V

Las tratativas con ese consorcio quedaron en manos del “project manager” Mario Ochoa, un consultor farmacéutico guatemalteco que reside en México pero que en estos días se encuentra en Buenos Aires para agilizar los tiempos y procesos, indicó a LA NACION, junto al representante local, Guillermo Gallo.

Desde Laboratorios Richmond, sin embargo, pidieron prudencia a LA NACION en la difusión de los detalles de la operación. Indicaron que están a la espera de la aprobación definitiva de la CNV al prospecto del fideicomiso financiero propuesto para iniciar un “road show” formal ante los inversores, y reafirmaron que todo el proceso de inversión y producción será “transparente” y, para eso, “público”.

Desde Covelia, en tanto, se ilusionan con que la operación resulte un negocio reditúe millones. “Tomamos la decisión de invertir como parte de nuestra estrategia de diversificación”, indicaron. “Así fue como analizamos adquirir Garbarino hace unos meses, pero concluimos que no era lo nuestro… y no nos equivocamos. Pero ahora apostamos por esta planta de última generación que puede desarrollar la vacuna contra el Covid y otros productos con un retorno de rentabilidad interesante durante años. No hay más que eso”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.