El empleo resiste y sorprende nuevamente en diciembre en EEUU

El último mes de 2022 no fue la excepción para el empleo en Estados Unidos, con generación de puestos de trabajo por encima de las expectativas del mercado, a pesar de los esfuerzos de la Reserva Federal por enfriar una economía con inflación persistente.

La tasa de desempleo incluso cayó levemente en diciembre a su nivel de febrero de 2020, para colocarse el mes pasado en 3,5% desde el 3,6% de noviembre, informó el viernes el Departamento de Trabajo.

Los analistas esperaban que este índice se mantuviera estable.

Además, se crearon 223.000 puestos de trabajo, una cantidad menor que los 256.000 de noviembre, pero mayor que los 210.000 que se esperaban según el consenso de briefing.com.

El presidente Joe Biden se congratuló por estos datos que consideró "una excelente noticia" para la economía. "En diciembre la tasa de desempleo cayó a su nivel más bajo de los últimos 50 años", señaló en un comunicado.

El nivel de 3,5% de desempleo se registró ya en febrero de 2020, antes de que estallara la pandemia.

El empleo es uno de los principales elementos que la Reserva Federal (Fed) tiene en cuenta para evaluar la salud de la economía del país.

Aunque para contener la inflación la Fed viene subiendo las tasas de interés, lo que encarece los préstamos y por lo tanto desalienta el consumo y la inversión, la demanda de mano de obra sigue siendo fuerte. El aumento de salarios para conseguir o retener empleados es, precisamente, uno de los factores que presiona al alza los precios.

"La creación de empleo se registró especialmente en ocio y hotelería, servicios de salud, construcción y servicios sociales", detalló el comunicado de Departamento de Trabajo.

- Escasez persistente -

Desde hace dos años, la mano de obra no alcanza para la economía estadounidense.

El presidente de la Fed, el banco central estadounidense, Jerome Powell, mencionó en diciembre una escasez "estructural" de cuatro millones de personas que "hacen falta".

La cifra se explica por retiros por jubilación desde el inicio de la pandemia, por el millón y medio de muertos por coronavirus, e insuficiente inmigración debido a la política restrictiva de la administración Trump a la que se sumó el cierre de fronteras por un año y medio a causa del covid.

Esta situación lleva a los empleadores a aumentar salarios, un fenómeno que repercute luego en los precios de venta de los productos por una mayor demanda, que atiza la inflación.

- Problemas para la tecnología -

El mercado laboral se muestra hasta ahora muy resistente, aunque algunos sectores exhiben dificultades.

El sector de empresas tecnológicas, que impulsado por el crecimiento de la actividad online durante la pandemia contrató masivamente, se enfrenta a un cambio de corriente y anuncia congelamiento de contrataciones e incluso despidos por miles.

El miércoles, Amazon fue la última firma del sector en anunciar un recorte masivo de su plantilla, de más de 18.000 personas.

El mismo día, la empresa de software estadounidense Salesforce, informó que despediría a 10% de sus empleados, algo menos de 8.000 personas.

Meta, la matriz de Facebook, anunció en noviembre que despediría a 11.000 personas, 13% de sus efectivos. A fines de agosto, Snapchat suprimió 20% de sus puestos de trabajo y 1.200 personas perdieron su empleo.

Twitter, adquirido por el millonario fundador de Tesla Elon Musk, se deshizo de la mitad de sus 7.500 empleados.

"Está por verse si la caída de las contrataciones en las tecnológicas afecta o no al mercado laboral en su conjunto. Pero por el momento, es una porción tan pequeña que no muestra gran cosa", indicó el jueves en conferencia telefónica Nela Richardson, economista jefe de la firma de servicios a empresas ADP, que publica una encuesta mensual sobre creación de empleos en el sector privado.

jul/eb/mr/ll