“Empezaba a rapear y todo cambiaba”: la dura historia de Dozer y cómo un género musical puede rescatar a los chicos

·6  min de lectura
Juan Matías Varela, conocido como Dozer, encontró en el rap un modo de sobrevivir al hostigamiento
Gentileza

“Cuando tenía 13 años, en el colegio sufrí bullying. Me afectó tanto que pensé que nunca nadie iba a querer estar conmigo, por mi apariencia. Era tal el hostigamiento que, cuando una chica me dijo que quería ser mi novia, yo estaba convencido de que era una broma. Fue en ese momento cuando empecé a meterme en el mundo del rap. Después de unos meses tenía dos vidas diferentes. En el colegio la pasaba mal, era acosado constantemente; pero cuando salía y empezaba a rapear, todo cambiaba”, recuerda aún con un dejo de tristeza Juan Matías Varela, de 28 años, conocido como Dozer en el mundo del rap.

Ranking QS: qué universidad argentina está entre los 10 mejores de América Latina

Así fue como Dozer inició su carrera musical. A los 17 años cantaba en la calle y en los trenes, donde aprovechó cada oportunidad para ejercitar rimas y desarrollar su flow. Aprendió el arte de improvisar con los pasajeros del tren como su público y los vagones como su escenario. Pero él marca la diferencia: su estilo no se define por lo elaborado de sus insultos, sino por su habilidad para derribar argumentos sin ellos. A mediados de 2018 se consagró ante más de 6000 personas como el campeón argentino del freestyle en la batalla de gallos más importante del país. Sus canciones llevan cientos de miles de reproducciones en Youtube y recorren los diversos géneros del hip hop, tales como el trap, el rap, el dancehall y el reggaeton.

Las cosas no han cambiado desde la infancia de Dozer. Por el contrario, las redes sociales y la exposición de niños y adolescentes frente a las pantallas aumentaron las situaciones de peligro y hostigamiento. Según relevó U-report, plataforma de participación de Unicef en la que los jóvenes brindan su opinión, el 70% de los chicos cree que crecieron las actitudes de odio en el mundo digital. Además, nueve de cada diez dijeron haber sido testigos de un ataque hacia una persona o grupo y el 44% aseguró haber recibido agresiones por parte de haters.

Frente a este contexto, muchos chicos se refugian en el rap para contar lo que les está pasando porque les resulta difícil decírselo a un adulto. Pero, ¿por qué el rap? “Es contestatario, aboga por la justicia social y el respeto en los espacios comunes. Creo que los chicos optan por este género porque tiene mucha fuerza para dar estos mensajes e ir contra eso que viven en silencio. Y bajo la forma del hip hop o del rap podés expresar lo que tenés adentro, pero siempre con respeto hacia el otro. Por eso los chicos se animan a contarlo de una forma artística e ingeniosa”, explica Tatu Franchi, administradora de Las Chicas del Free, plataforma que apoya y difunde el freestyle femenino hispanohablante.

Concurso contra el odio

Al observar esta tendencia, Unicef lanzó el concurso RAP Digital. En este caso, RAP se transforma en “Respeto, Arte y Participación”, porque el objetivo es invitar a los y las adolescentes de todo el país a lanzar su voz y tomar conciencia sobre los riesgos del mundo digital.

Los raperos Bhaviboi y Tiago se unieron a Unicef para el concurso
Gentileza


Los raperos Bhaviboi y Tiago se unieron a Unicef para el concurso (Gentileza/)

En esta tercera edición del concurso se sumaron tanto Las Chicas del Free como Tiago PZK y Bhaviboi, figuras importantes de este género a nivel nacional. La convocatoria, que estará abierta hasta el martes 31 de este mes, invita a chicos de entre 12 y 21 años a grabar un video de su rap –de un minuto de duración como máximo– y subirlo a la web www.rap-digital.com.

“Me sumo a esta propuesta porque creo que el rap, en particular, y la música, en general, son una herramienta muy poderosa para que podamos expresarnos y mostrar quiénes somos. Aprovechen la oportunidad de participar, de expresarse y de contar lo que les está pasando”, dice Tiago PZK.

Mientas que Bhaviboi agrega que este tipo de concursos ofrece oportunidades a chicos con talento y, al mismo tiempo, concientiza sobre estos problemas que sufren a diario. “Estoy muy feliz de poder ser parte de esta iniciativa”, resalta.

Quienes deseen participar deben tener en cuenta que el flow del tema debe incluir contenidos que fomenten una participación sana y respetuosa, sobre la base de cuatro conceptos centrales: prevención del ciberbullying, el grooming y la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento, y el cuidado de la huella digital. “Los videos no serán valorados por la calidad de la imagen, sino por el uso de los conceptos de ciudadanía digital. Los ganadores del certamen grabarán su rap en los estudios profesionales del sello Mueva Records y producirán un video junto al equipo Unicef”, explica Adrián Arden, oficial de Comunicación y Campañas en Unicef.

Los raperos Bhaviboi y Tiago
Gentileza


Los raperos Bhaviboi y Tiago (Gentileza/)

RAP Digital cuenta con el apoyo de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) y de la ONG Faro Digital, que trabaja en la promoción de los derechos en internet, y el uso crítico y reflexivo de las tecnologías digitales.

“No estás solo”

Franchi sostiene que este tipo de concursos son importantes porque en un mundo adulto-céntrico no suelen tener lugar estos relatos. “Gracias a esta iniciativa, los jóvenes tienen el espacio para plantar posición e ir contra problemáticas que están atravesando”, destaca.

Lucía Fainboim, directora de educación de Faro Digital, agrega que el rap, el trap o el freestyle son movimientos culturales, formas de creatividad muy propias y diarias de las chicas y los chicos. “Por eso se sueltan más y se pueden apropiar de las temáticas que aborda el concurso de una forma menos impuesta y, por lo tanto, más natural. Esta iniciativa es una propuesta hermosa que nos permite acercarnos más a ellos”, señala.

"A través de este concurso y del rap, pueden ser escuchados", les dice Dozer a los chicos
Gentileza


"A través de este concurso y del rap, pueden ser escuchados", les dice Dozer a los chicos (Gentileza/)

El ejecutivo de Unicef observa que esta generación tiene características muy interesantes. “Probablemente sean la primera generación que tiene acceso a todos los medios de producción para crear y hacerse escuchar. Y los usan”, reflexiona.

Antes de concluir, Dozer destaca que, si bien él pudo superar solo todos los años de acoso que vivió, muchos chicos necesitan ayuda. “Es importante que quienes estén pasando por esa situación sepan que no están solos y que, a través de este concurso y del rap, pueden ser escuchados. Si yo pudiera volver el tiempo atrás le diría a mi yo de 13 años: ‘No te hagas problema, esto va a pasar. Todo va a estar bien. Esas personas que hoy te molestan, en unos años te van a escribir diciéndote que te admiran”, concluye, con una sonrisa.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.