Emocionante: el reencuentro de un niño secuestrado y sus padres tras 32 años

LA NACION

El hecho ocurrió en China, donde un hombre llamado Mao Yin,que había sido secuestrado en el año 1988, pudo reencontrarse con sus padres 32 años después.

Mao tenía dos años cuando fue raptado en la puerta de un hotel en la ciudad de Xian, en la provincia de Shaanxi. Su padre había ingresado al hotel para buscarle un poco de agua y cuando regresó el niño ya no estaba ahí.

A partir de ese momento se realizó una búsqueda por todo el territorio chino, su madre llegó a repartir más de 100.000 volantes con el rostro del niño, pero no hubo resultado. El mes pasado, la policía china recibió una pista que indicaba que un hombre había traído a un niño desde Shaanxi a Shichuan a finales de la década del 80.

Gracias a un sistema de reconocimiento facial, la policía utilizó una foto de Mao de pequeño para dar con la imagen que tendría 32 años después. Además, se comparó con el registro de rostros en una base de datos a nivel nacional. Al producirse una alta coincidencia, se pidió un examen de ADN cual resultado se dio el 10 de mayo, Día de la Madre en China.

La policía le confimó a CCTV que Yin luego de ser raptado fue vendido a una pareja que estaba buscando un hijo, por la suma de 6000 yenes. Actualmente vivía en Sichuan, a unos 997 kilómetros de Xian, en donde dirige una empresa de decoración. Todavía no se dieron detalles de la pareja que lo compró.

Después de la desaparición, su madre, Li Jingzhi, renunció a su trabajo y se dedicó a la búsqueda de su hijo. Se hizo voluntaria, reunió información sobre otros niños desaparecidos y ayudó a 29 de ellos a reunirse con sus familias.

"No quiero que me deje más. No dejaré que me deje más", dijo Li, mientras sostenía con fuerza la mano de su hijo en una conferencia de prensa que dieron para comunicar la feliz noticia.