Las emisiones de gases de efecto invernadero de Brasil crecen 9,5 % en 2020

·2  min de lectura

Río de Janeiro, 28 oct (EFE).- Las emisiones de gases de efecto invernadero crecieron un 9,5 % el año pasado en Brasil impulsadas por los efectos de la deforestación de la Amazonía y alcanzaron su mayor nivel en los últimos 14 años, según un estudio divulgado este jueves.

Las emisiones netas de gas carbónico equivalente (CO2e) del gigante suramericano en 2020 fueron de 2.160 millones de toneladas, frente a 1.970 millones de 2019.

De acuerdo con el último informe del Sistema de Estimativas de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (SEEG) de la organización Observatorio del Clima, pese a sus compromisos para reducir las emisiones, el volumen de contaminantes lanzado por Brasil a la atmósfera saltó un 23,2 % desde 2010.

"Los datos señalan que desde 2010 Brasil viene registrando una tendencia al alza en las emisiones, que va en contramano de los compromisos firmados para frenar el aumento de la temperatura global causada por los gases de efecto invernadero", señala el informe.

Según el estudio, las emisiones de la potencia suramericana ni siquiera cayeron con la pandemia de la covid, contrario a lo que sucedió en el resto del planeta, donde retrocedieron en casi un 7 % por la paralización de actividades provocada por la crisis sanitaria.

"Brasil logró la hazaña de ser quizás el único emisor importante que aumentó la contaminación en el primer año de la pandemia. Los datos del SEEG confirman que los destructores de la selva, impulsados por la política antiambiental de (el presidente) Jair Bolsonaro, no se quedaron trabajando en casa", aseguró Marcio Astrini, secretario ejecutivo del Observatorio del Clima.

"Es otro golpe a la imagen internacional del país, que llegará a Glasgow en completo descrédito la semana que viene para la COP26", agregó el dirigente de esta organización que agrupa a medio centenar de grupos ecologistas y académicos, incluyendo algunos internacionales como Greenpeace y WWF.

El estudio señala que el cambio en el uso de la tierra, principalmente la deforestación, fue el principal factor que "tiró la curva hacia arriba" y convirtió a Brasil en el "único contaminante importante del planeta" que aumentó sus emisiones durante la pandemia.

Solo en la Amazonía, las emisiones por alteraciones del uso del suelo alcanzaron el año pasado las 782 millones de toneladas de CO2e (dióxido de carbono equivalentes). Si la selva brasileña fuera un país, sería el noveno mayor emisor del mundo.

Datos oficiales señalan que en 2020 fueron desforestados 10.851 kilómetros cuadrados de vegetación nativa brasileña en la mayor selva del planeta, principalmente por actividades de minería ilegal y comercio ilícito de madera.

De los cinco sectores de la economía que responden por las emisiones de gases efecto invernadero en Brasil, el de la industria agropecuaria fue el que tuvo la mayor alza (2,5 %) y respondió por el 27 % de las emisiones del país en 2020, con 577 millones de toneladas de CO2e.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.