La embarazosa explotación de obreros indocumentados para los Juegos Olímpicos de París 2024

AFP - CHRISTOPHE ARCHAMBAULT

Hasta 20 horas de labor seguidas, horas extras impagas, tareas peligrosas, chantajes: trabajadores “sin papeles” denuncian una situación ilegal y embarazosa para las empresas de construcción y las autoridades responsables de los JJOO de París.

Durante tres meses, Gaye Sarambounou, enfundado en su gorra con los colores de Malí, dice que trabajó de 9 de la mañana a 5 de la tarde, a veces hasta las 7 u 8 de la tarde. La jornada se paga a 80 euros, 40 si una urgencia lo obligaba a irse antes. Por supuesto, "nunca se pagaron las horas extras", explica.

"Acepté porque conozco mi situación. Si no tienes papeles, haces todo el trabajo duro, toda la mierda, no tienes elección", dice mientras hierve agua en un hornillo en el suelo de la diminuta habitación que comparte con cuatro compatriotas.

El 26 de septiembre del año pasado, cuando los inspectores de trabajo irrumpieron en el centro acuático de Marville, en la región parisina, que se utilizará como base de entrenamiento olímpico, "el jefe me dijo 'no volverás más", recuerda este maliense de 41 años, que lleva cinco en Francia.

¿Cuántos hay, como él, en esta obra faraónica que está transformando los suburbios del norte de la capital francesa? Es difícil decirlo, por definición. En las obras reina el "tabú": "Todo el mundo lo sabe, nadie habla de ello", sonríe.

"Hipocresía"

Las autoridades, por su parte, saben que el fenómeno es una mancha en lo que se supone es una vitrina de París y de Francia.

Como muestra de que el tema es preocupante, la Inspección de Trabajo ha creado una unidad especializada que lleva dos años controlando casi un centro al día. Esto no tiene precedentes.

"Chantaje"

(Con informaciones de AFP)


Leer más sobre RFI Español