Cada vez más embarazadas a punto de dar a luz cruzan la frontera con la esperanza de quedarse

Pero muchas veces estas mujeres migrantes no logran su objetivo: un gran número terminan siendo deportadas. Según la ley, tener a un hijo en territorio estadounidense no confiere beneficios migratorios inmediatos para la madre.