El embajador ruso en la Argentina cargó contra los medios y denunció “trucos rusofóbicos sucios”

·2  min de lectura
El embajador de Rusia, Dmitry Feoktistov
Manuel Cortina

El embajador ruso en la Argentina, Dmitry Feoktistov, emitió un duro comunicado contra los medios por “implementar la política de incitar a la histeria antirrusa”, en medio de la guerra desatada en Ucrania. Para el diplomático, el uso de “los trucos rusofóbicos más sucios” se confirmaron en la ciudad de Kramatorsk, cuando los medios “salpicaron noticias falsas contando que las Fuerzas Armadas rusas lanzaron un ataque con misiles contra la estación ferroviaria” cuando “se confirmó inequívocamente que este misil no era ruso, sino ucraniano”.

El enfrentamiento bélico en Ucrania incluye “simulacros organizados por varios países occidentales e implementados por ultranacionalistas ucranianos, que buscan acusar de crímenes de lesa humanidad” a Rusia, advirtió ayer el embajador.

Feoktistov reseñó, en una declaración oficial distribuida a medios argentinos, que la embajada elaboró un informe detallado sobre los dos hechos por los que se acusa a Rusia de crímenes de guerra, los de la ciudad de Bucha y los de la estación ferroviaria de Kramatorsk, “pero los periódicos y los portales digitales a los que se remitió dicho material rechazaron su publicación”.

Feoktistov enmarcó las denuncias sobre presuntas masacres de civiles en Bucha y Kramatorsk en “las provocaciones de un tipo cualitativamente nuevo” y que integran “el arma principal de la campaña de información desatada contra Rusia”.
Rodrigo Abd


Feoktistov enmarcó las denuncias sobre presuntas masacres de civiles en Bucha y Kramatorsk en “las provocaciones de un tipo cualitativamente nuevo” y que integran “el arma principal de la campaña de información desatada contra Rusia”. (Rodrigo Abd/)

Feoktistov enmarcó las denuncias sobre presuntas masacres de civiles en Bucha y Kramatorsk en “las provocaciones de un tipo cualitativamente nuevo” y que integran “el arma principal de la campaña de información desatada contra Rusia”.

El diplomático llamó la atención sobre el hecho de que “todas las llamadas ‘pruebas de crímenes’ en Bucha aparecieron justo cuando los oficiales del Servicio de Seguridad de Ucrania y representantes de la televisión ucraniana llegaron a la ciudad”.

Mientras estuvo bajo control ruso, aseguró, “ningún residente local resultó dañado”, quienes vivían en la ciudad “circulaban libremente por las calles y utilizaban comunicación celular” y las salidas “permanecían abiertas”.

El diplomático ruso pidió otra vez a los medios que “separen los hechos de las falsificaciones y no se dejen influir por los esfuerzos de Occidente”. “Los intentos de difamarnos y aislarnos no funcionarán; no se logrará poner de rodillas al pueblo ruso. Estamos luchando por una causa justa. La victoria será nuestra”, concluyó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.