El embajador en la OEA, Carlos Raimundi, fustigó contra los medios ante la CIDH: "Se corrió el horizonte de la libertad de expresión"

LA NACION
·2  min de lectura

El embajador ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Raimundi, se reunió con el nuevo relator de Libertad de Expresión por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Pedro Vaca, y elogió las políticas del gobierno argentino en torno a ese área, mientras que fustigó contra los medios de comunicación y denunció la existencia de "lawfare".

Raimundi reveló, a través de su cuenta de Twitter, que en el encuentro con Vaca planteó que la Argentina tiene un "compromiso absoluto con la libertad de expresión". En ese sentido, propuso como ejemplos "la eliminación de la figura penal de calumnias e injurias para el periodismo" y "la tolerancia absoluta del maltrato, excesos y operaciones de prensa respecto de los más altos dirigentes políticos del gobierno argentino". Y consideró que en el país "se corrió el horizonte de la libertad de expresión hasta límites insospechados".

Sorpresivo viaje de Alberto Fernández a Uruguay: está reunido con Luis Lacalle Pou

En sintonía con las acusaciones de la vicepresidenta Cristina Kirchner, entre otros dirigentes del oficialismo, el embajador también aseguró ante el organismo internacional que existe en el país una "relación del sistema de medios de comunicación con el lawfare", que definió como un mecanismo que, "a través del escarnio público, genera un clima de condena social que luego condiciona el accionar del Poder Judicial".

También reveló que habló con el relator de la CIDH sobre las "fake news" (noticias falsas) y se preguntó: "¿Qué hacer cuando lisa y llanamente se miente?". También se refirió a la "concentración casi monopólica de las grandes empresas de medios", a la "incidencia de las pautas publicitarias en la línea editorial".

Finalmente, resaltó que "la fuente de los recursos estatales para la pauta oficial así como la de los sectores privados, es finalmente la misma". "En un caso por vía de los impuestos, en el otro, por vía del consumo, pero siempre proviene del trabajo del Pueblo", finalizó.

Raimundi protagonizó una polémica el mes pasado a raíz de sus declaraciones en rechazo al informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos en la ONU, Michelle Bachelet, que reveló su preocupación por la represión en Venezuela. En ese momento, Raimundi hizo una fuerte defensa al gobierno de Nicolás Maduro. Después de la controversia, el canciller Felipe Solá negó cualquier tipo de rumor en base a su renuncia o la de Raimundi y consideró al episodio como un "caso cerrado", que no provocó ningún "costo político".