Embajador de España parte de Venezuela tras culminar su misión diplomática

·2  min de lectura
El embajador de España en Venezuela, Jesús Silva, habla con periodistas después de asistir a una reunión con el líder de la oposición venezolana y autoproclamado presidente en funciones, Juan Guaidó (izq.), en la Asamblea Nacional, en Caracas, el 19 de febrero de 2019.
El embajador de España en Venezuela, Jesús Silva, habla con periodistas después de asistir a una reunión con el líder de la oposición venezolana y autoproclamado presidente en funciones, Juan Guaidó (izq.), en la Asamblea Nacional, en Caracas, el 19 de febrero de 2019.

El embajador de España en Venezuela, Jesús Silva, anunció este domingo su partida dando cierre a su misión en Caracas, después de que el gobierno español degradara su representación diplomática en el país caribeño. 

"En el día de hoy salgo de Venezuela y termino mis funciones como Embajador de España. (...) Perdón por lo que no hice y gracias por la ayuda de tantos grandes amigos que dejo aquí. Hasta pronto y que viva Venezuela", escribió Silva en Twitter. 

Tras unos "años muy intensos", según el diplomático, Silva será reemplazado por un encargado de negocios, ya que España cuestiona la legitimidad del gobierno del socialista Nicolás Maduro, informó a finales de octubre la responsable para América Latina del Ministerio de Asuntos Exteriores español, Cristina Gallach. 

"El reconocimiento que se da a las actuales autoridades" venezolanas no permite "la presentación formal de una petición de placet" para un nuevo embajador, destacó Gallach.

España, por su parte, forma parte del medio centenar de países que reconoce como presidente encargado a Juan Guaidó, jefe del Parlamento venezolano.

El anuncio se produjo luego de que el 25 de octubre llegara a España el líder opositor Leopoldo López, quien salió clandestinamente de Venezuela tras haber permanecido en calidad de huésped por 18 meses en la residencia del embajador español en Caracas. 

El gobierno acusó a Silva de haber sido "cómplice" de la fuga de López, condenado en 2015 a casi 14 años de prisión acusado de incitación a la violencia en protestas contra Maduro, y lo tachó de "colonialista, racista, golpista".

Silva había sido expulsado el 25 de enero de 2018, señalado por el gobierno socialista "de reiteradas intromisiones en asuntos internos", pero regresó en abril de ese mismo año "bajo un renovado compromiso de respeto a las leyes venezolanas e internacionales", según un comunicado de la Cancillería venezolana difundido días después de la fuga de López. 

atm/yow