Embajador de EE.UU. durante el golpe de estado en Honduras se reúne con Castro

Tegucigalpa, 27 jul (EFE).- La presidenta de Honduras, Xiomara Castro, recibió este miércoles a Hugo Llorens, quien se desempeñaba como embajador de Estados Unidos durante el golpe de estado del 28 de junio de 2009 al entonces mandatario hondureño, Manuel Zelaya.

"El embajador Llorens ha tenido una visita de cortesía y un reencuentro con la presidenta Castro, saludó también al expresidente Zelaya (esposo de Castro) y hemos tenido un intercambio muy interesante", dijo a los periodistas el canciller hondureño, Eduardo Enrique Reina, en la Casa Presidencial, en Tegucigalpa.

Agregó que Castro y Llorens hablaron "sobre la situación del país, la situación institucional" y que la visita ha servido para "un reencuentro de amistad y de una magnífica relación que existe con un embajador que le tocó vivir (...) épocas muy críticas".

Reina subrayó que Llorens mantuvo siempre "una relación muy profesional y de muy alto nivel", tanto durante el mandato de Zelaya, como ahora con la presidenta Castro, y que fue embajador "en un momento de crisis y muy duro para la democracia y la vida institucional de Honduras".

HONDURAS PUEDE SER UN GRAN SOCIO DE EE.UU., DICE LLORENS

Llorens, quien trabajó 36 años en el servicio exterior de su país y ahora es un consultor, dijo que el Gobierno de Xiomara Castro "tiene un desafío muy grande" y que "la situación de Honduras es complicada" por la "inflación mundial y problemas como las "maras" (pandillas), el narcotráfico y otros económicos y sociales.

Añadió que ve en Castro a una persona que tiene el respaldo del pueblo hondureño y un compromiso muy grande de trabajar en favor de sus compatriotas.

Llorens resaltó además que personalmente cree que "el Gobierno de la presidenta Castro puede ser un gran socio de Estados Unidos" en temas que son importantes como la inmigración, el tráfico de drogas y la lucha contra la corrupción, después de pasar "un período donde realmente el problema de la corrupción y el Estado de derecho habían casi colapsado en Honduras".

"Creo que Honduras está en buenas manos con el Gobierno de la presidenta Castro, fue un placer ver también al expresidente Zelaya que, como ustedes saben, trabajamos muy bien, pero también tuvimos momentos de crisis que fueron muy complicados", agregó.

Dijo que Honduras quedó dañada por los acontecimientos del 28 de junio de 2009, que el golpe de Estado fue "muy fuerte" y que desde entonces el país centroamericano ha estado tratando de recuperarse.

"Yo diría que la situación de hoy en día es mucho más complicada", por "el ambiente regional, el ambiente global, las tensiones que existen en el mundo (...) y el problema de la inflación. Es un momento donde se requiere un nivel de liderazgo muy superior todavía a lo que yo enfrenté cuando era embajador", acotó.

En su opinión, ahora es el momento para un diálogo entre EE.UU. y Honduras en el que los dos países se escuchen "muy claro".

En ese diálogo se debe conocer "qué es lo que Honduras necesita en este momento de Estados Unidos" y "en qué manera Estados Unidos puede realmente ayudar a Honduras", enfatizó Hugo Llorens.

El canciller hondureño reiteró que Llorens vino a Tegucigalpa en "una visita de cortesía" y que hubo "una conversación de amistad".

"No hay otro propósito más que la visita del embajador Llorens a Honduras. Lo habíamos invitado para la toma de posesión —de Castro, el pasado 27 de enero—, pero no pudo llegar en aquel momento por circunstancias de trabajo que tenía", agregó.

ACERCAMIENTOS CON DEMÓCRATAS Y REPUBLICANOS EN EE.UU.

Horas antes de la reunión entre Castro y Llorens, Manuel Zelaya dijo que la presidenta ordenó que Hugo Llorens trabaje con el Gobierno (hondureño) en Washington para hacer acercamientos con los demócratas, con los republicanos, en el Congreso, en el Senado y con muchas organizaciones de la sociedad norteamericana".

"Estoy hablando de las relaciones con Estados Unidos (...), nuestro afán es buscar cómo Estados Unidos entienda el problema que se creó en Honduras, que ellos contribuyeron a crearlo también, cuando apoyaron la dictadura (de Juan Orlando Hernández) por ocho años aquí", subrayó Zelaya, asesor de la presidenta Castro.

Añadió que Estados Unidos conoce "la crisis" y por eso se llevó "al expresidente (Hernández) amarrado y con acusaciones de narcotráfico", en abril pasado.

"Entonces, saben perfectamente la situación crítica en que Xiomara recibió" el país, expresó Zelaya.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.