Embajada de Ucrania acusa de "hipócrita" a SC de México por concierto

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 11 (EL UNIVERSAL).- La embajada de Ucrania en México acusó la tarde de este viernes a la Secretaria de Cultura de "cínica e hipócrita", luego de que rechazara la petición por parte de la embajada de cancelar el concierto del coro ruso "Turesky" en la Ciudad de México.

De acuerdo con un comunicado, la embajada resaltó la falta de coherencia por parte de la secretaria ante los conflictos bélicos, en donde reiteró que pese a que México mantuvo una postura neutral a las maniobras militares realizadas por parte de Rusia en contra de Ucrania, la realización del evento deja sin efecto las sanciones económicas hacia el gobierno de Vladimir Putin.

"Mientras la población civil de Ucrania es forzada a esconderse en los sótanos para protegerse de los misiles rusos y miles de mujeres y hombres, incluidos los artistas y músicos, van al frente con arma en mano para defender el país de la invasión, es cínico que representantes del país invasor tengan la libertad de viajar y continuar con sus labores artísticas, ignorando los crímenes perpetrados por su estado", declaró.

Con el apoyo de la Secretaría de Relaciones Exteriores de Rusia y el Gobierno de Moscú el evento se llevó a cabo este viernes en la Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes.

Asimismo, la embajada aseguró que el "Coro Turetsky" participó en días pasados en un evento donde se celebró la "anexión ilegal de territorios ucranianos temporalmente ocupados: Donetsk, Luhansk, Jerson y Zaporizhzhia, perpetrada por Rusia tras conducir 'referéndums' ilegales a punta de fusil".

Además, detalló que los integrantes del coro alentaron a los soldados rusos a seguir con la invasión en Ucrania, "el Coro Turesky ofrece conciertos en Rusia para las divisiones de soldados movilizados a ser enviados a la guerra con Ucrania motivando y apoyándolos".

La embajada ucraniana hizo un llamado a boicotear enérgicamente el evento así como "no hacerse cómplices de los intentos del Kremlin de blanquear la reputación de Rusia manchada con la sangre de ucranianos inocentes".