Agresor de Londres dio clases de inglés en Arabia Saudí

Por GREGORY KATZ
Varias personas observan las ofrendas en la Plaza del Parlamento, en Londres, el sábado 25 de marzo de 2017, colocadas en honor de las víctimas del ataque en Westminster el miércoles. El grupo Estado Islámico se adjudicó la responsabilidad. (John Stillwell/PA vía AP)

LONDRES (AP) — El británico que mató a cuatro personas durante un ataque en Londres había realizado tres viajes a Arabia Saudí: impartió clases de inglés allí en dos ocasiones con una visa de trabajo y volvió con una visa que suele otorgarse a quienes realizan un peregrinaje religioso.

Otros detalles sobre los viajes de Khalid Masood, confirmados por la embajada saudí en Gran Bretaña, surgieron el sábado en medio de un enorme intento de la policía británica por descubrir cómo un expresidiario local con antecedentes de violencia se radicalizó y por qué lanzó un ataque mortal el miércoles en el Puente de Westminster.

La embajada indicó que el hombre dio clases de inglés en Arabia Saudí de noviembre de 2005 a noviembre de 2006 y de nuevo entre abril de 2008 y abril de 2009, las dos veces con visas de trabajo legítimas. Luego regresó al país árabe para una estancia de seis días en marzo de 2015 en un viaje reservado a través de un agente de viajes autorizado y con una visa "Umra", que suele ser otorgada a quienes realizan un peregrinaje religioso a los sitios sagrados islámicos en el país.

La embajada subrayó que los servicios de seguridad saudíes no siguieron a Masood y que no tenía antecedentes penales en esa nación.

Antes de adoptar el nombre de Masood llevaba el de Adrian Elms. En Inglaterra se le conocía por tener un carácter violento y había sido declarado culpable al menos dos veces por delitos violentos.

Masood condujo su camioneta deportiva arrendada por el atestado Puente de Westminster de Londres el miércoles, embistiendo a peatones. Después salió del vehículo y apuñaló de muerte al policía Keith Palmer, que montaba guardia ante el Parlamento, antes de morir baleado por la policía.

En total mató a cuatro personas y envió a más de dos docenas al hospital, algunas con lesiones descritas como "catastróficas". El grupo Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad del ataque, al tiempo que dijo que el agresor era un "soldado" que respondió a su llamado de que los seguidores cometan atentados en países que formen parte de la coalición que combate al EI en Siria e Irak.

Funcionarios británicos han dicho que la seguridad en el Parlamento será revisada luego que surgieran nuevas imágenes en que se muestra que las grandes puertas del complejo fueron dejadas abiertas después que Masood accediera al recinto. Preocupa que cómplices pudieran haberlo seguido y matado incluso a más gente. En las imágenes de ese día se observan peatones cruzando las puertas abiertas e incluso a un mensajero entrando a tierras del Parlamento.

Ian Blair, exjefe de la Policía Metropolitana, dijo a la BBC que es probable que la "guardia ligera exterior" del plan de seguridad del Parlamento sea modificada luego del ataque de Masood.

La nueva grabación se da a conocer tras la publicación de otro video que mostraba ligeros retrasos y escenas de confusión durante la evacuación de la primera ministra Theresa May del Parlamento mientras se producía el ataque.

Masood, que con 52 años era bastante mayor que la mayoría de los extremistas que cometen ataques violentos en Occidente, tenía un historial delictivo en Gran Bretaña que se remontaba a 1983. En 2000 apuñaló a un hombre en el rostro en el estacionamiento de un bar durante una discusión de tinte racial tras beber alcohol, según una crónica en un periódico. La última vez que Masood fue declarado culpable, en 2003, también fue por un ataque con arma blanca.

Una víctima, Danny Smith, dijo al periódico The Sun que Masood lo apuñaló en el rostro con un cuchillo de cocina tras una discusión apenas tres días después de que se conocieron.

Cientos de policías británicos trabajan para determinar sus motivos y rastrean los sistemas de comunicación de Masood, incluido el posible uso del dispositivo codificado WhatsApp, para ayudar a determinar si él contó con cómplices.

Aun así, la policía ha liberado a muchas de las personas que ha sometido a interrogatorios en el caso.

Un hombre de 58 años permanece detenido para ser interrogado luego de ser arrestado el jueves en la ciudad central de Birmingham, donde vivía Masood. Las autoridades no le han presentado cargos ni lo han identificado.

Una mujer de 32 años arrestada en Manchester fue liberada bajo fianza y enfrenta indagaciones posteriores.

La policía indicó el sábado que un hombre de 27 años arrestado el jueves en Birmingham ha sido liberado.

Otras ocho personas arrestadas en conexión con la investigación han sido liberadas, entre ellas una mujer de 39 años que en un principio había sido puesta en libertad bajo fianza pero ahora no enfrenta más medidas policiales, informaron las autoridades el sábado.

Los detalles sobre cómo se radicalizó Masood no están claros: pudo quedar expuesto a posturas radicales mientras estaba preso en Gran Bretaña o mientras trabajaba en el conservador Arabia Saudí. Tampoco queda claro cuándo adoptó el nombre de Masood, que deja entrever una conversión al islam.