El culebrón que persigue a Elon Musk: el despido inesperado a su asistente personal durante 12 años

·5  min de lectura

La respuesta a por qué Elon Musk, el excéntrico multimillonario tras SpaceX y Tesla, despidió a la que fuera su asistente personal durante más de una década, Mary Beth Brown, está a medio camino entre la anécdota y la leyenda urbana. Hay quien asegura que fue la respuesta de Musk a la petición de un aumento de sueldo de ella. Algo que el aludido ha calificado de “anécdota falsa”. La historia lleva unos años circulando sin que se sepa a ciencia cierta cuál fue la razón real tras el despido y dando una idea de lo que fue todo un culebrón dentro y fuera de la empresa por lo inesperado de la noticia.

Según se ha contado, su asistente le pidió un aumento de sueldo tras 12 años trabajando para él y la respuesta de Elon Musk fue el despido tras dos semanas probando si podía apañárselas sin ella. (Foto: AP Photo/Susan Walsh, File)
Según se ha contado, su asistente le pidió un aumento de sueldo tras 12 años trabajando para él y la respuesta de Elon Musk fue el despido tras dos semanas probando si podía apañárselas sin ella. (Foto: AP Photo/Susan Walsh, File)

Los hechos se remontan, como recordaban a través de marketrealist.com y algunas webs hace poco, a principios de 2014. Fue entonces cuando Brown acudió ante su jefe durante 12 años y decidió pedir un aumento de su sueldo. Era consciente de su labor durante tantos años, de su valía y de todo lo que había hecho en ese tiempo para Musk y la empresa y quería ser recompensada por ello. Algo que, a todas luces, suena lógico y comprensible. Sin embargo, la reacción de la otra parte no fue la esperada. Ni siquiera le dio una negativa. Directamente, prescindió de ella. 

Según ha contado en su libro Elon Musk: Tesla, SpaceX y la búsqueda de un futuro fantástico Ashlee Vance, aquella pedida de subida de sueldo provocó su despido. La autora de esta biografía del fundador de SpaceX contaba de Brown que “se convirtió en la asistente leal de Musk, estableciendo una versión de la vida real de la relación entre Tony Stark y Pepper Potts de Iron Man. Si Musk trabajaba veinte horas al día, también lo hacía Brown (...). Como resultado, ella emergería como el único puente entre Musk y todos sus intereses y fue un activo invaluable para los empleados de las empresas”.

De ella se ha dicho siempre que trabajaba muy duro, que cogía un vuelo todas las semanas para ir a trabajar a Silicon Valley desde Los Angeles y que hacía horas de noche y en fines de semana. Era algo así como la mano derecha de Musk, como lo era Potts para Tony Stark. La comparación de Musk con el icónico personaje de Marvel interpretado en el MCU por Robert Downey Jr. es recurrente, aunque habría mucho que matizar al respecto.

Según se ha contado, la primera respuesta de Musk a la petición fue que se tomase un par de semanas de vacaciones. Quería, al parecer, saber hasta qué punto requería de sus servicios. En su libro, Ashlee apunta que le dijo: “Mira, creo que eres muy valiosa. Quizás esa compensación sea la correcta. Necesitas tomarte dos semanas de vacaciones, y voy a evaluar si eso es cierto o no”. A su vuelta, la despidió. Al parecer, se habría dado cuenta de que igual no era tan indispensable como creía y que podía seguir adelante sin ella. Es una de las teorías.

“Cuando regresó, mi conclusión fue simplemente que la relación ya no iba a funcionar. Doce años es una buena racha para cualquier trabajo. Ella hará un gran trabajo para alguien”, concluyó el multimillonario. Su reacción no era la que esperaba Brown. Y la noticia, cuenta esta autora, sacudió a todo el personal de SpaceX y Tesla. Apunta, eso sí, que su antiguo jefe no la echó sin más. Sino que a cambio de despedirla como asistente personal le ofreció otro puesto con el mismo sueldo. Oferta que ella rechazó.

Meses después de aquello, la que fuera esposa de Musk, Justine Musk, publicaba los siguiente sobre el asunto: “Mary Beth Brown comenzó a trabajar para Elon poco después de que nos mudamos a Los Ángeles hace doce o trece años (Elon y yo todavía estábamos casados). MB [como la llamaban] era una empleada excepcional y dedicada de Elon y era maravilloso tratar con ella a nivel personal. Dio su vida por el trabajo, y por nuestra familia, y la noticia de su partida fue un shock para mí. Donde sea que esté MB y haga lo que esté haciendo, espero que su vida sea fabulosa. Ella y yo no siempre hemos estado del mismo lado, pero tengo, y siempre lo tendré, un gran respeto por esa mujer extraordinaria". 

Eso es lo que se cuenta y se ha contado sobre la razón del despido de Brown. Sin embargo, Musk lo ha desmentido. Años después del mismo, tuiteaba que “de todas las anécdotas falsas, esta es la que más me preocupa. Ashlee nunca contó esta historia por mí o por mi asistente. Es una tontería total. Mary Beth fue una asistente increíble durante más de diez años, pero a medida que la complejidad de la empresa crecía, el puesto requería varios especialistas frente a un generalista”.

Aquella declaración, publicada en agosto de 2017, no ha servido para que la anécdota o leyenda sobre cómo acabó su relación profesional siga circulando pese al paso del tiempo. Aunque la anécdota no sea tal y como se ha extendido, lo cierto es que la ruptura laboral de Musk y Brown es digna de un capítulo de series como Halt and Catch Fire y Silicon Valley dado el nivel de drama y tensión que implica.

EN VÍDEO | Elon Musk vende 5700 millones de dólares en acciones de Tesla en una semana

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.