Elon Musk critica el proyecto de ley “Build Back Better” de Biden ante una multitud de directores generales

·4  min de lectura

Si se aprueba, la ley BBB (Build Back Better) de Joe Biden podría ser la inversión gubernamental más transformadora en la crisis climática de la historia. Pero según Elon Musk, quizá el magnate de la industria que más ha invertido -literal y figuradamente- en un futuro verde, puede que eso no sea tan bueno.

Musk dijo el lunes en una conferencia de presidentes de empresas que el proyecto de ley sería desechado por completo.

“Yo diría que no se apruebe este proyecto de ley. Esa es mi recomendación”, aseveró a una audiencia en el Consejo anual de directores generales de The Wall Street Journal el lunes, y señaló que el equipo de Tesla ni siquiera estaba prestando atención a las negociaciones en Washington.

“Si este proyecto de ley sucede o no sucede, no pensamos en ello en absoluto”, aseguró. “Honestamente, podría ser mejor si el proyecto de ley no se aprueba”.

El colorido director general expresó que no estaba de acuerdo con el hecho de que el paquete de gastos de US$2 billones se sumaría al “descabellado” déficit presupuestario federal, y que el gobierno reactivaría ciertos negocios, incluso con hasta US$12.500 en incentivos para los compradores de autos eléctricos.

También arremetió contra el proyecto de ley bipartidista de infraestructuras aprobado el mes pasado, que incluía US$7.500 millones para la construcción de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos.

“¿Necesitamos ayudas para las gasolineras? No”, preguntó a una multitud a través de una videollamada desde una fábrica de Tesla en Texas. “No es necesario apoyar una red de recarga”, añadió, lo que provocó las risas un tanto sorprendidas del público.

Tanto los expertos en clima como los analistas de la industria han celebrado la ley BBB -que, junto con sus incentivos para los autos eléctricos, invierte miles de millones en la lucha contra el racismo ambiental, la entrega de subvenciones en bloque para el clima, la reducción de la contaminación en los puertos y el financiamiento de un Cuerpo Civil para el Clima- como un paso importante en el cumplimiento de los compromisos internacionales de EE.UU. para mantener un clima habitable en medio del calentamiento global.

“Se trata de las mayores leyes sobre política climática que ha visto EE.UU. en una década”, declaró en noviembre a CNBC Katharine Hayhoe, investigadora del clima y jefa científica de The Nature Conservancy. “Cuanto más rápido podamos actuar, mejor nos irá, porque ya llegamos tarde a la mesa. El momento de las medias tintas fue hace 30 años”.

El presidente Biden ha celebrado, y Musk ha criticado, que la BBB añada incentivos fiscales adicionales a la compra de autos eléctricos fabricados con mano de obra sindical.

“[Con] esta ley de infraestructuras con mi plan Build Back Better, vamos a poner en marcha nuevas baterías, materiales y producción de piezas y reciclaje, lo que impulsará la fabricación de vehículos limpios con nuevos préstamos y nuevos créditos fiscales”, declaró Biden en un evento en Detroit el mes pasado para celebrar la producción del SUV eléctrico Hummer.

“Creando nuevos incentivos de compra para que los consumidores adquieran vehículos limpios fabricados en Estados Unidos y por los sindicatos, como el Hummer eléctrico”.

Musk ha criticado de manera habitual al presidente por su inclusión de tales beneficios en favor de los sindicatos en el proyecto de ley, llamándolo un “títere de pacotilla” del UAW (United Auto Workers), un sindicato al que ha criticado por “¡luchar por su derecho a robar el dinero de los trabajadores!”

La plantilla de Tesla no está sindicada.

El UAW presentó una queja en curso ante la NLRB (Junta Nacional de Relaciones Laborales) en nombre de los trabajadores de Tesla en 2017, alegando que habían sido despedidos por opiniones prosindicales, alegaciones que la empresa afirmó que eran infundadas.

Más recientemente, la NLRB dictaminó que la empresa había infringido las leyes laborales cuando despidió a un activista sindical y cuando Musk tuiteó dudas sobre el valor de la sindicalización.

El multimillonario consejero delegado también se ha enfadado porque la Casa Blanca no invitó a Tesla, el mayor fabricante de vehículos eléctricos de EE.UU., a un acto celebrado en agosto para celebrar los vehículos eléctricos estadounidenses.

“Biden organizó una cumbre sobre vehículos eléctricos y no invitó a Tesla. Invitó a GM, Ford, Chrysler y a UAW [United Auto Workers Union]”, escribió entonces. “Una cumbre sobre vehículos eléctricos en la Casa Blanca. No mencionó a Tesla ni una sola vez, y elogió a GM y Ford por liderar la revolución de los vehículos eléctricos”.

Relacionados

Tesla: Elon Musk vende oficialmente el 10% de sus acciones después de controvertida encuesta de Twitter

Elon Musk sugiere vetar a Trump, Biden y cualquier persona mayor de 70 años de postularse para un cargo

Biden presenta su estrategia anticorrupción mientras el Tesoro apunta a las compras inmobiliarias anónimas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.