A ella le gusta que votes, por quien quieras, pero que votes

De alguna forma habría que llamar la atención de 25 millones de personas y qué mejor que una frase que podría considerarse ‘sexy’, aunque resulte literal sobre su principal objetivo. “Me gusta que votes” es apenas la punta del iceberg de una tarea titánica que una asociación civil ha tomado en sus manos: lograr que los jóvenes vayan a votar este próximo 1 de julio.

Esa asociación es Ollín Jóvenes en Movimiento, creada hace 6 años para generar iniciativas, tanto de promoción, como de aprendizaje e investigación, enfocadas en la generación más grande que actualmente tiene México.

Greta Ríos, presidente de Ollín Jóvenes en Movimiento AC | Foto: Josué Parra / Yahoo

Greta Ríos, su presidente y fundadora, conoce de primera mano cómo es ese divorcio entre la política y los jóvenes porque ella forma parte de la generación Millennial, esa a la que todos acusan de apática y superficial por sus estilos de consumo e intereses de vida.

“La generación Millennial ha dado muchas señales de que no somos apáticos. El 19 de septiembre (día en que un fuerte sismo causó severos daños en la Ciudad de México y otros estados aledaños) fuimos los primeros en salir a las calles, moviendo los escombros, ayudando gente, transportando víveres y sí, también tomándonos fotos, pero es que es más evidente que somos un grupo diferente, que entiende el mundo a través de tecnología, de lo inmediato, que atiende causas y a la que le molestan las contradicciones del mundo en el que vivimos”, menciona.

Es por eso que se decidió a crear esta asociación, cuando tras algunos años de trabajar para un organismo gubernamental, se percató que desde dentro no se estaban generando las medidas necesarias para que los jóvenes fuesen partícipes en el rumbo del país.

Así, a través de “Me gusta que votes”, busca que los chicos tengan una participación activa en este proceso electoral donde los Millennials representan un tercio del padrón electoral, con un portal donde es posible consultar todo lo que se necesita saber para emitir un voto válido, así como las propuestas de los candidatos presidenciales.

Leer | La generación de México que no le teme al Apocalipsis si gana López Obrador

Pero no para ahí. En consonancia con la realización de los debates entre candidatos presidenciales, Ollín promovido un ejercicio llamado ‘La fiesta del debate’, donde se incita a que se generen reuniones de amigos similares a las organizadas para ver un partido de fútbol para que vean la transmisión de los encuentros entre aspirantes a la presidencia. Muchas son las personas que lo han hecho y muchas también las que se sumaron a las reuniones hechas en salas de cine para ver en pantalla gigante y con palomitas y refresco incluido cómo el Bronco quería mochar manos o cómo AMLO escondía su cartera.

La idea es hacer una activación interactiva y divertida, pero además proactiva, donde al final todos los asistentes salen con una lista de propuestas identificadas en el debate a través de la discusión entre la concurrencia. Este ejercicio se repetirá para el Tercer Debate organizado por el INE en un cine de la capital mexicana.

Greta Ríos, presidente de Ollín Jóvenes en Movimiento AC | Foto: Josué Parra / Yahoo

“En México los jóvenes tienen un alto nivel de desencanto con la política, se sienten no sólo no representados sino traicionados y asocian como algo malo todo lo que tiene que ver con ella; el mensaje que tratamos de transmitir es, ‘toma el poder en tus manos’ y todo lo que no nos gusta del sistema político mexicano el día de hoy, cambiémoslo, y la primera manera de hacerlo es yendo a votar”

No obstante, acepta que a esta generación también es responsable de no tomar la iniciativa, de no tomar los espacios que hay para incidir en los cambios y en la vida pública, como lo hizo Pedro Kumamoto en Jalisco que ya ganó una diputación local de una manera diferente e innovadora, sin ningún partido de por medio.

LEER | Pedro Kumamoto, el independiente que puede hacer temblar al sistema político mexicano 

“Lo peor que podríamos hacer es votar con base en los spots de la TV; algo que tenemos y no lo tuvieron las generaciones anteriores es acceso a la información, así que aprovechémoslo para ser mucho más críticos y no sólo para ver videos de gatitos”, apunta Greta Ríos.

Y es que parte del desencanto de los jóvenes proviene de la falta de contexto sobre lo que se vive ahora como consecuencia del pasado reciente, con una desconfianza en las instituciones electorales que, si se revisa su historia, son mucho más fuertes e independientes que hace exactamente 30 años, cuando las elecciones las organizaba el gobierno desde la Secretaría de Gobernación.

“La democracia no es solo ir a votar, no termina el 1 de julio, ahí empieza el camino y tendremos que involucrarnos con el gobierno que quede para que se hagan los cambios que queremos y cómo queremos”, puntualiza.

La generación en México que no le teme al Apocalipsis | #Elecciones2018