Elizabeth Holmes, la multimillonaria de 37 años que iba a ser la nueva “Steve Jobs” pero podría pasar el resto de su vida en la cárcel

·7  min de lectura
La empresaria Elizabeth Holmes fue acusada de engañar a sus inversores
La empresaria Elizabeth Holmes fue acusada de engañar a sus inversores

Elizabeth Holmes, a los 9 años, le había escrito una carta a su padre diciendo que lo que realmente quería hacer de grande era “descubrir algo nuevo, algo que la humanidad no sabía que era posible hacer”. Hoy, con 37 años, tras prometer que había concretado ese sueño y disfrutar de la cima de Silicon Valley como la nueva Steve Jobs y la multimillonaria más joven que se hizo a sí misma, pasó al banquillo de los acusados por fraude y podría pasar el resto de su vida en la cárcel.

Hoy, la fundadora de la empresa de biotecnología estadounidense Theranos fue declarada culpable por fraude en un tribunal de California. Muchos dicen que la joven cumplía a rajatabla con el perfil indicado de una promesa de Silicon Valley que tiene un desarrollo revolucionario entre manos y debe conseguir inversores que lo sustenten. “Finge hasta que lo consigas”, es la frase que sintetiza esa estrategia que ya forma parte de la cultura de Silicon Valley y que con este juicio podría empezar a resquebrajarse.

Holmes estaba segura de lo que quería desarrollar y cómo: A pesar de haberse encontrado con algunas piedras en el camino, fue convincente y juró haber conseguido su quimera: “haber descubierto algo que la humanidad no sabía que era posible hacer”. ¿Qué era? La detección rápida de enfermedades como el cáncer o la diabetes con solo unas gotas de sangre, sin la necesidad de usar agujas, con herramientas más rápidas y económicas que las utilizadas usualmente.

Elizabeth Holmes; el mundo; sociedad
NICK OTTO


Elizabeth Holmes y su pareja Billy Evans (Nick Otto / AFP) (NICK OTTO/)

Con esa idea, fundó la compañía Theranos que llegó a estar valorada en US$9000 millones. Así, en 2014, a sus 30 años, era “la multimillonaria más joven del mundo que se forjó a sí misma”, según la revista Forbes y aseguraban que era la “próxima Steve Jobs” según la revista de negocios Inc.

Pero la gloria para ella duró hasta 2015, cuando comenzó a ser demandada por fraude. Los cimientos de su éxito, al parecer, se basaban en mentiras, y a sus 37 años enfrenta la posibilidad de pasar varias décadas en la cárcel ya que fue hallada culpable en cuatro cargos de fraude, considerando que engañó a los inversionistas para colocar dinero en su ‘startup’.

Quién es Holmes

Holmes se crió en una familia de en buenos recursos económicos Washington DC. Era una niña educada pero retraída. Sus padres trabajaban en el congreso estadounidense y en la administración pública y “vivían para las conexiones”, le comentó el amigo de la familia, inventor y empresario, Richard Fuisz, de 81 años, a la BBC.

Fuisz especuló por ese entonces que la joven debe haber tenido una inmensa presión para tener éxito. El tatarabuelo del padre de Holmes fue el fundador de Fleischmann’s Yeast, que cambió la industria del pan de Estados Unidos, y esa historia familiar habría imprimido en Holmes desde niña querer hacer algo revolucionario. De allí la carta a su padre con su deseo de hacer algo novedoso “que la humanidad lo creyera imposible”.

En 2002, a sus 18 años, la joven comenzó a estudiar ingeniería química en la Universidad de Stanford y se le ocurrió la idea de desarrollar un parche que pudiera escanear al usuario en busca de infecciones y liberar antibióticos según fuera necesario.

Elizabeth Holmes; el mundo; sociedad
Nic Coury


Elizabeth Holmes, su pareja Billy Evans y sus padres salen del edificio de la corte de California (AP Photo/Nic Coury) (Nic Coury/)

Phyllis Gardner, experta en farmacología clínica en Stanford, dijo a la BBC que discutió con ella sobre el parche y le dijo que no funcionaría, pero la joven la “miró fijamente” y le aseguró que sí lo haría. Lo que según la especialista, demostró que en realidad la joven no estaba interesada en su experiencia.

Meses después, con 19 años, Holmes abandonó la universidad y lanzó su empresa Theranos con la idea de revolucionar la industria de los análisis de sangre con un simple pinchazo en el dedo.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, George Schultz; el condecorado general de la Infantería de Marina James Mattis (quien luego trabajó en el gobierno de Donald Trump); y la familia más rica del país del norte, los Walton, fueron algunos de quienes le dieron su apoyo. Esto forjó su credibilidad, luego, desde Silicon Valley, comenzó a atraer inversores millonarios y se convirtió en una promesa al asegurar que lo que parecía una quimera, en sus manos, sería realidad. El “finge hasta que lo consigas” daba frutos.

Jeffrey Flier, exdecano de la Facultad de Medicina de Harvard, en 2015, antes de que estallara el escándalo, quiso saber más sobre el desarrollo de Holmes, que aún era una promesa. Si bien recibió respuestas inconsistentes, la invitó a unirse a la Junta de Becarios de la escuela de medicina. Meses después fue destituida ante las primeras denuncias de fraude.

La caída de Holmes

En 2015, un informante habló sobre sus dudas sobre el dispositivo Edison de Theranos con el Wall Street Journal. Así, ese medio investigó y publicó informes en las que fuentes aseguraban que los resultados que habían obtenido de sus muestras no eran fiables y otros que aseguraban que la empresa usaba máquinas corrientes del mercado de los análisis de sangre para sus pruebas.

Las demandas comenzaron a surgir frente a la Justicia, Theranos comenzó a perder inversionistas, en 2016 los reguladores estadounidenses le prohibieron a Holmes operar en el servicio de análisis de sangre durante dos años, y en 2018, Theranos se disolvió.

La empresaria Elizabeth Holmes fue acusada de engañar a sus inversores
La empresaria Elizabeth Holmes fue acusada de engañar a sus inversores


La empresaria Elizabeth Holmes, cuando aún estaba en la cima de su éxito

En marzo de 2018 Holmes llegó a un acuerdo por cargos civiles de los reguladores financieros por recaudar de manera fraudulenta US$700 millones de inversores. En junio fue arrestada, junto con su exnovio y socio comercial, Ramesh “Sunny” Balwani, por cargos penales de fraude electrónico y conspiración para cometer fraude electrónico ya que los fiscales afirmaban que ella engañó con conocimiento de causa a los pacientes y exageró el desempeño de la empresa ante los inversionistas.

Es que Holmes había colocado logotipos de gigantes farmacéuticos como Pfizer y Schering-Plough en los informes de Theranos dirigidos a los inversionistas. En ellos, esas grandes empresas elogiaban la tecnología utilizada para sus exámenes de sangre. Esto lo hizo sin la autorización de esas compañías, lo cual fue el argumento más fuerte de la Fiscalía para demostrar que Holmes deliberadamente intentó aumentar la credibilidad de Theranos para ganar respaldo financiero.

Holmes logro ser liberada bajo fianza y su vida, con el gran juicio en ciernes continuó. En 2019 se casó con William “Billy” Evans, de 27 años, heredero de la cadena de hoteles Evans Hotel Group y en julio de 2021 tuvieron un hijo.

El juicio

Si bien las importantes figuras que alguna vez la apoyaron, como el magnate de los medios Rupert Murdoch, quien llegó a invertir en Theranos 100 millones de dólares, así como Henry Kissinger y James Mattis, estaban en la lista de testigos a favor de Holmes, la defensa solo la convocó a ella esta semana. Su argumento fue que ella creyó en Theranos y trabajó intensamente en el proyecto, pero falló. Holmes también responsabilizó a su exsocio Balwani y le aseguró al jurado que él la maltrató y la obligó a tener relaciones sexuales, acusaciones que él refutó. Balwani enfrentará otro juicio por su papel en Theranos, cuyos cargos rechaza.

Elizabeth Holmes a su llegada a una corte federal en San José, California, para un juicio por fraude, el 3 de enero de 2022. (AP Foto/Nic Coury)
Elizabeth Holmes a su llegada a una corte federal en San José, California, para un juicio por fraude, el 3 de enero de 2022. (AP Foto/Nic Coury)


Elizabeth Holmes a su llegada a una corte federal en San José, California, para un juicio por fraude, el 3 de enero de 2022. (AP Foto/Nic Coury)

El jurado demoró una semana analizando el caso y concluyó que Holmes era culpable en cuatro cargos de fraude. El panel de 12 personas, que escuchó durante semanas argumentos de la defensa y la Fiscalía, además de evaluar compleja evidencia, eximió a la ejecutiva de otros cuatro cargos y no consiguió llegar a un acuerdo en relación a tres de las imputaciones que enfrentaba.

Por ello, Holmes sigue en libertad bajo fianza.

“Los veredictos de culpabilidad en este caso reflejan la culpabilidad de Holmes en este fraude de inversionistas a gran escala y ahora debe enfrentar la sentencia por sus crímenes”, dijo la fiscal Stephanie Hinds en un comunicado leído a las afueras del juzgado por un representante.

Holmes no emitió declaraciones al salir de la corte de la mano de su madre. La pregunta recurrente de los periodistas que la esperaban era si apelaría el fallo de la Justicia. Además de los medios que cubren el juicio, en la calle había una multitud que comenzó a gritar consignas de apoyo, incluso había una doble de Holmes, vestida como ella con cabello estirado hacia atrás y ropa negra, que se unió a la concurrencia para vitorearla.

La semana próxima habrá otra audiencia para fijar las condiciones de su fianza y aún no fue definida la fecha de la audiencia en la cual será fijada su sentencia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.