Elizabeth Gómez Alcorta: "El caso de Úrsula es la regla, no la excepción"

LA NACION
·2  min de lectura
Elizabeth Gómez Alcorta
Fuente: LA NACION - Crédito: Ignacio Sanchez

La ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, se refirió hoy al femicidio de Úrsula Bahillo, la joven asesinada a puñaladas en la localidad bonaerense de Rojas por su exnovio y policía bonaerense, Matías Ezequiel Martínez. "No pongo en tela de juicio las responsabilidad del Estado, pero hay que identificar quiénes intervinieron y en dónde se falló", explicó la funcionaria en diálogo con TN.

"Desde ayer estamos con un nivel de indignación muy alto. Todos los días tenemos casos y situaciones vinculadas a violencias extremas, femicidios o travesticidios. El caso de Úrsula es la regla no la excepción, más allá del enojo, de la consternación y del estado público que tomó el caso", había señalado más temprano la funcionaria en declaraciones a Radio Con Vos.

La autopsia determinó que Úrsula murió asesinada de 15 puñaladas

Gómez Alcorta denunció que el Poder Judicial no cuenta con perspectiva de género, luego de que se comprobó que la víctima denunció en reiteradas ocasiones a su agresor.

"En este caso se ve con una claridad indiscutible la enorme falla que tiene la intervención judicial. Nosotros estamos frente a un caso en donde una joven hace 18 denuncias contra una persona que tiene antecedentes en relación a otras exparejas, incluso algunas con estado avanzado. Y la persona estaba absolutamente sin ninguna medida de restricción de su libertad", denunció.

"Y esto lo digo porque cuando uno trata de explicar, nosotras enfatizamos mucho y lo fundamental de los cambios que hay que hacer en el Poder Judicial, cuando hablamos de que hay un Poder Judicial sin perspectiva de género", explicó.

La mamá de Úrsula: "Soy un roble, no voy a caer porque quiero justicia"

"No hay ninguna duda de que para las administraciones de justicia en general y para las fuerzas de seguridad cuando va y denuncia una mujer un hecho de violencia es un tema menor. Lo que está en juego es la vida de las mujeres. Y pareciera que todavía, y a pesar de todo lo que hemos avanzado en visibilizar y en conquistar derechos, la vida de las mujeres no vale lo mismo que otras", se lamentó la ministra.

Y en ese sentido, concluyó: "Entonces, hasta que no nos pongamos en una posición muy firme, muy clara, muy de poder identificar responsabilidades, va a ser muy difícil que salgamos del lugar en el que estamos. No nos alcanza con indignarnos".

Con información de Télam