Eliud Kipchoge, el niño huérfano de padre que corrió hacia el universo

Por José Luis Simón

Viena, 12 Oct (Notimex).- De cuna humilde es Eliud Kipchoge, el hombre que rompió este sábado la barrera de las dos horas en maratón, y que de niño quedó huérfano de padre y encontró en Patrick Sang su ejemplo a seguir, su entrenador y algo más.

El rey de la maratón nació el 5 de noviembre de 1984 en Kapsisiywa, distrito de Nandi, Kenia, es el menor de cuatro hermanos, su padre murió cuando él era un niño y su madre, una maestra de jardín de niños, los educó.

Su vecino Patrick Sang, ganador de medallas de plata en tres mil metros con obstáculos en el Campeonato Mundial de Atletismo 1991 y 1993 y en los Juegos Olímpicos Barcelona 1992, se convirtió en su inspiración.

“Empecé a correr porque mi vecino, Patrick Sang, era un atleta y yo quería ser como él. Patrick es del mismo pueblo que yo y mi madre solía ser su maestra. Estaba tan inspirado por su éxito”, compartió en una entrevista para la página oficial de la Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF).

Recordó que escribió una carta a Patrick preguntándole si podía diseñar un plan de entrenamiento para él y así alistarse al Campeonato Nacional de Kenia, y su vecino lo hizo y fue entonces cuando comenzó su historia de corredor.

Desde entonces se despierta a las 05:00 horas para ir a entrenar. “Siempre digo: correr por la mañana es como comer una fruta al día, te aleja del médico y es bueno para la mente”.

Eliud abundó que correr le ha dado tanto, “me ha permitido viajar por el mundo. Siempre estoy feliz entrenando, corriendo y sobre todo cuando gano, porque esa es la parte más divertida de correr: ganar, lo cual me da energía y motivación para apuntar a la próxima victoria”.

Por ello, su gran sonrisa y sus ademanes de triunfo cuando este sábado recorrió los 42 kilómetros 195 metros en una hora, 59 minutos y 40 segundos.

Su humildad está plasmada en aquella imagen de 2015, cuando en el Maratón de Berlín se le escapaban las plantillas de sus zapatos de correr, pero a pesar de los cientos de miles de dólares que ha ganado sigue siendo una persona sencilla.

Su estigma no está relacionado con los lujos, más bien de ser una persona mental y físicamente fuerte, siempre dispuesta a ser un ejemplo, a ser un guía hacia el triunfo y romper límites a través del entrenamiento, la entrega, disciplina y planeación.

Pese a todo, es obvio que es la punta de lanza de un proyecto comercial con sus hazañas deportivas, pues es abrigado por el multimillonario británico Jim Ratcliffe, quien es dueño del Team Sky, ganador de la última versión de Tour de Francia con el colombiano Egan Bernal.

Eliud Kipchoge es un virtuoso en esta carrera de gran fondo y sólo ha perdido una vez en 11 participaciones, esa ocasión fue en su segunda intervención sobre los 42 kilómetros 195 metros, al quedar segundo en el Maratón de Berlín en 2013, cuando fue enviado al segundo lugar por su compatriota Wilson Kipsang.

Esa vez, Kipsang se impuso con récord mundial de 2:03:23, pero Eliud es el dueño actual de esa distinción, al imponerse en esa misma prueba en 2018, por tercera ocasión, con 2:01:39.

Kipchoge es dueño de todo en maratón, porque también se coronó en los Juegos Olímpicos Río 2016 y en el último Campeonato Mundial de Atletismo Doha 2019 desistió de participar, para reservarse para la hazaña de este sábado.

-Fin de nota-

NTX/JLS/LHM