Elena Rybakina gana Wimbledon y conquista 1er título de GS

·3  min de lectura

WIMBLEDON, Inglaterra (AP) — Tan “imprevisible” e “increíble” como Elena Rybakina consideró su campeonato de Wimbledon y tan “superfeliz” como estaba por ganar un título de Grand Slam a los 23 años y con el puesto 23 del ranking, su reacción inmediata al conseguir el último punto de la final del sábado fue lo más silenciosa posible.

Exhaló. Se dirigió a la red para estrechar la mano de su rival, Ons Jabeur, número 2 del ranking. Sólo se permitió una leve sonrisa cuando levantó la vista para ver la emoción en el palco de la Cancha Central. No hubo gritos de alegría. No hay saltos en el aire. No se derrumba sobre la hierba.

“Tengo que enseñarle”, apuntó después la efusiva Jabeur, “cómo celebrarlo realmente bien”.

No fue hasta más de dos horas después de la conclusión de su victoria por 3-6, 6-2 y 6-2 sobre la número 2 del ranking de la WTA, cuando Rybakina se dio cuenta de la importancia de todo ello, incluyendo la obtención del primer trofeo de individuales en un torneo importante para su país de adopción, Kazajistán.

Ese momento de comprensión llegó cuando, durante una rueda de prensa llena de preguntas sobre su falta de expresión en la pista, un periodista le preguntó cuál era la reacción de sus padres ante este triunfo. No estaban presentes el sábado y ella no había hablado con ellos.

“Probablemente”, dijo, con los ojos llenos de lágrimas, la cara enrojecida y la mano puesta sobre la boca, “van a estar muy orgullosos”.

Y entonces, tras una pausa, Rybakina bromeó: ”¡Querían ver la emoción!”.

Esta era la primera final femenina de Wimbledon desde 1962 entre una pareja de jugadoras que debutaban en un partido por el título de un Grand Slam, y Rybakina reconoció estar nerviosa al principio. Cuando salió al sol que llenaba el estadio, no saludó a los espectadores, como hizo Jabeur. En su lugar, Rybakina mantuvo un doble agarre de las correas negras y rojas de la bolsa de la raqueta que llevaba sobre los hombros.

Y fue Jabeur la que jugó mejor en los primeros compases, manejando el fuerte servicio y los golpes de fondo de Rybakina para romper y conseguir una ventaja de 2-1.

Jabeur, tunecina de 27 años, entró en una racha de 12 victorias, todas ellas sobre hierba, e intentaba convertirse en la primera mujer árabe o africana en ganar un título individual de Slam en la era profesional, que data de 1968.

“Sólo intento inspirar a tantas generaciones como pueda”, dijo Jabeur, que había guardado una foto del trofeo de individuales femeninos de Wimbledon en su teléfono para inspirarse. “Espero que no se sientan realmente decepcionados, pero me esforzaré al máximo la próxima vez”.

Rybakina nació en Moscú y representa a Kazajistán desde 2018, cuando ese país le ofreció financiación para apoyar su carrera tenística. El cambio ha sido un tema de conversación durante Wimbledon, porque el All England Club prohibió a los atletas que representan a Rusia o Bielorrusia entrar en el torneo debido a la guerra en Ucrania.

Las giras de tenis femenina y masculina respondieron a ello reteniendo todos los puntos del ranking de Wimbledon, lo que significa que Rybakina no obtendrá el ascenso que tendría en cualquier otro año.

“No elegí el lugar donde nací”, dijo Rybakina. “La gente creyó en mí. Kazajistán me apoyó mucho”.

Desde que comenzó la clasificación informática de la WTA en 1975, sólo una mujer con un puesto inferior al de Rybakina ha ganado Wimbledon: Venus Williams en 2007 con el número 31, aunque había sido la número 1 y ya había ganado tres de los cinco trofeos de Wimbledon de su carrera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.