Electores de Miami volverán a decidir el futuro del proyecto Riverside Wharf en el downtown

·3  min de lectura
Photo courtesy Riverside Wharf.

Los urbanizadores que quieren construir un complejo hotelero y restaurantes de $185 millones a orillas del río Miami necesitan la aprobación de los electores para construir en un terreno propiedad de la ciudad.

Puede sonar viejo porque los electores en 2016 aprobaron un contrato de arrendamiento de 50 años para que los mismos urbanizadores —el único equipo que respondió a una licitación pública— pudieran construir un complejo de entretenimiento nocturno allí. Ahora, los mismos urbanizadores quieren ampliar sus planes y extender el contrato de arrendamiento por otros 50 años, mientras que la ciudad quiere un alquiler más alto y un mayor compromiso de los urbanizadores para invertir en el proyecto.

Los electores decidirán en agosto si los urbanizadores privados deben recibir un contrato de alquiler de un siglo para construir y explotar Riverside Wharf, un centro comercial previsto para la orilla norte del río Miami en terrenos situados al oeste de la Interestatal 95.

Los comisionados votaron por unanimidad el martes para celebrar un referendo durante las elecciones primarias del 23 de agosto. En virtud de la carta estatutaria de la ciudad, la aprobación de los votantes es necesaria para un contrato de arrendamiento a largo plazo de terrenos públicos en la propiedad frente al mar, y cualquier cambio en los contratos de arrendamiento existentes también necesita la aprobación de los votantes.

En el terreno de dos acres, unos tres cuartos de acre son propiedad de la ciudad. La familia García ha dirigido una operación de pesca comercial allí desde hace muchos años, y al lado, el lugar de vida nocturna al aire libre The Wharf Miami ha operado desde 2017. Los urbanizadores han dicho que quieren que los García operen en el nuevo desarrollo un mercado de pescado y una barra de alimentos crudos.

Los urbanizadores Alex Mantecón y Guillermo Vadell, asociados con Driftwood Capital, quieren construir 16,000 pies cuadrados de restaurantes, un salón de eventos, un club nocturno y un club de día en la azotea, además de un puerto deportivo privado con espacio para yates. Esta urbanización prevista en terrenos públicos estaría conectada a un hotel de lujo de 165 habitaciones construido en una propiedad privada contigua. Los urbanizadores presentaron su visión actualizada en diciembre.

Según la propuesta que se presentará a los electores, los urbanizadores tendrían que invertir al menos $30 millones en el desarrollo del complejo de restaurantes, construir un nuevo malecón y un paseo público frente al río y pagar un 50% más de alquiler a la ciudad. Un administrador de bienes raíces de la ciudad estimó que el nuevo alquiler anual pudiera ser de un mínimo de $330,000, con base en una tasación reciente. El alquiler mínimo aprobado en 2016 fue de $195,000.

La firma de Mantecón, MV Real Estate Holdings, está liderando la urbanización. El martes declaró al Miami Herald que está hablando con el inversionista inmobiliario Nitin Motwani para trabajar juntos en el lado del hotel del proyecto.

En agosto, los electores dentro de los límites de la ciudad de Miami deberán responder sí o no a la siguiente pregunta en su boleta:

¿Debe enmendarse la Carta Estatutaria de Miami autorizando a la Comisión de la Ciudad, por 4/5 de votos, a enmendar el actual contrato de arrendamiento de Riverside Wharf, aumentando así el alquiler base en un 50% o al alquiler justo de mercado, si es mayor, aumentando la inversión privada en la propiedad de $7,000,000 a $30,000,000, extendiendo el plazo por 50 años, y requiriendo que el arrendatario construya el proyecto en consonancia con la zonificación y los requisitos de resistencia, y construya un nuevo malecón y un paseo fluvial de acceso público?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.