Elecciones: los gobernadores insisten, pero la suspensión de las PASO no prospera en el Congreso

Gustavo Ybarra
·3  min de lectura

"Por ahora, no hay demasiadas novedades". La sentencia llega desde el kirchnerismo y deja bien en claro que, por el momento, la insistencia de los gobernadores porsuspender las primerias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO)por razones sanitarias ante la pandemia de coronavirus, sigue sin entusiasmar a La Cámpora, el sector que lidera Máximo Kirchner.

Sin el apoyo de ese sector y con una porción importante de Juntos por el Cambio oponiéndose a la iniciativa, la idea impulsada por los mandatarios provinciales peronistas presentada en la Cámara de Diputados tiene pocas, por no decir nulas, posibilidades de prosperar.

No obstante, los voceros de La Cámpora no cerraron la puerta definitivamente a discutir el tema. El "por ahora" utilizado en las usinas cercanas al hijo de Cristina Kirchner indica que las negociaciones no están cerradas y dejan entrever que durante la semana próxima podrían activarse algunas conversaciones para tratar de destrabar el conflicto.

Sin embargo, en el kirchnerismo todavía insisten en dos cuestiones que ya esgrimieron en diciembre último y que, a priori, harían de imposible realización el sueño que los gobernadores le trasladaron a Alberto Fernández la semana pasada en Chilecito (la Rioja), cuando volvieron a la carga con la necesidad de evitar el foco de contagio extra que podría implicar la realización de las PASO y el gasto que implicará la realización de esos comicios cuando apremia el gasto sanitario.

Una de esas condiciones es que, por tratarse de la modificación de una ley electoral, la suspensión de las primarias tenga "amplio consenso" de todas las fuerzas políticas con representación legislativa. Por ahora, eso sería difícil de alcanzar si se toma en cuenta la negativa de la mayoría de Juntos por el Cambio, sobre todo del Pro y de la Coalición Cívica, a cambiar las reglas de juego electorales.

La otra condición que reclamaba la Cámpora en diciembre, cuando los gobernadores fueron a la carga con la suspensión de las primarias por primera vez, parece de aún más difícil realización: cerca de Máximo Kirchner quieren un gesto recíproco en la provincia de Buenos Aires.

Esto es aún más complicado ya que la suspensión de las PASO bonaerenses no depende en exclusividad del oficialismo ni del gobernador Axel Kicillof, ya que una ley de esas características necesitará invariablemente del voto de Juntos por el Cambio en el Senado provincial.

La realidad es que en medio de la puja del hijo de la vicepresidenta con algunos intendentes peronistas por alzarse con el control del PJ bonaerense, para el kirchnerismo la competencia en primarias en territorio bonaerense es un escenario más que deseable para dirimir la disputa interna en varios distritos de la provincia.

Como si todo esto fuera poco,el propio gobernador Kicillof dijo hace poco que "no es prioritario" para su administración suspender las primarias.

La postura de Larreta

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, tampoco está de acuerdo con el pedido de los mandatarios. Sumados, Capital y provincia de Buenos Aires alcanzan al 40% del electorado.

A esto, se sumó la aclaración que Fernández le dejó a los gobernadores en la reunión de Chilecito, acerca de que no tiene posición tomada en torno al tema y que sólo accedió aincluir la cuestión en el temario de sesiones extraordinarias con la condición de que el tema salga por consenso.

En este escenario, el proyecto no concita el interés suficiente como para que el oficialismo se una detrás de un mismo objetivo en Diputados, lo cual podría poner en marcha la maquinaria para conseguir en bloque aliados de los votos necesarios para aprobar la iniciativa.

Tampoco aparece el Senado como alternativa en el horizonte. Si bien es la Cámara donde mayor peso debería tener la palabra de los gobernadores, esto no es así en épocas en que la conducción del cuerpo está en manos de Cristina Kirchner.

La vicepresidenta marca los tiempos en el Senado y, por el momento, está alineada con la postura de su hijo y rechaza la idea de suspender las primarias.