Elecciones en Venezuela: con una fuerte abstención, el chavismo obtuvo un polémico triunfo en las regionales

·8  min de lectura
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, muestra su voto acompañado de su nieta
Javier Vegas

CIUDAD DE PANAMÁ.– El enredo nacional venezolano alcanzó ayer un mayor grado de maraña tras la celebración de unos comicios semilibres, en los que se repitieron parte de las trampas históricas del chavismo en “el mejor sistema electoral del mundo”, como volvió a proclamar Nicolás Maduro.

La maquinaria de abusos, engrasada durante dos décadas, recuperó buena parte de sus trucos, incluso contó con la presencia de los paramilitares revolucionarios, que hostigaron a votantes en distintos puntos del país y que embistieron a balazo limpio contra votantes y opositores en el municipio de San Francisco. Un hombre murió y dos personas resultaron heridas.

El propio mandatario se unió al disparate cuando llamó a la famosa “operación remate” (“Al combate, a la batalla y a la victoria”) cuando los centros electorales semivacíos se habían cerrado 20 minutos antes.

Una persona murió frente a un colegio electoral en Venezuela
Una persona murió frente a un colegio electoral en Venezuela


Una persona murió frente a un colegio electoral en Venezuela

“La ley obliga a cerrar a las 18 los centros electorales donde no haya electores. Maduro y su partido se niegan a cumplir la ley”, espetó Henrique Capriles, dirigente que ha apadrinado el regreso a las urnas de la Unidad Democrática, en un mensaje dirigido directamente a la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea.

Con este sistema, que en las presidenciales de 2012 otorgó a Chávez hasta un millón de votos, el chavismo infla sus registros de forma tan definitiva como en el duelo entre Maduro y Capriles de 2013, cuando los trampas gubernamentales imposibilitaron el triunfo opositor.

En su primer informe, la organización Control Ciudadano confirmó la baja participación de votantes, la cobertura abusiva de los medios públicos en favor del chavismo y la actuación irregular de los militares encargados de vigilar los centros electorales.

Por la noche, los peores presagios ya recorrían los cuarteles de campaña de la oposición, tras una jornada marcada por la apatía de sus electores. Pese a ello, el chavismo repitió sus viejas mañas, como si fuera algo que llevan muy dentro y sabedores de una abstención muy alta.

Los primeros datos internos fueron desalentadores para el antichavismo, que suma sólo tres de 23 gobernaciones y que cae derrotado en Caracas pese al regreso a la capital de Tomás Guanipa, exiliado en Colombia. A última hora de este domingo, el escrutinio no había comenzado.

Las prácticas del régimen

La realidad es que dos décadas de manejo irregular de las elecciones no se curan en un sólo día, ni mucho menos. La jornada comenzó con el bloqueo de 16 portales independientes y prosiguió con capítulos esporádicos de violencia, militares encargados del Plan República a quienes costaba recordar que deberían ser independientes, el cambio de centros de votación en zonas opositoras, la instalación de los llamados “puntos rojos” para impulsar el control político de la gente y el uso abusivo de los medios públicos, convertidos en la mejor plataforma propagandística de la elite bolivariana.

El más destacable de los incidentes violentos se originó en San Francisco, en el estado fronterizo de Zulia, cuando unos matones a bordo de sus motos dispararon contra un grupo de personas en la puerta de un colegio electoral para que se fueran de allí. Un hombre murió y dos personas resultaron heridas. Los presentes acusaron a los colectivos (paramilitares chavistas) que llevaban toda la mañana amedrentando en zonas de la oposición.

Los incidentes se repitieron en distintos estados; incluso en Caracas miembros de la contrainteligencia militar llegaron por sorpresa a un centro electoral y obligaron a periodistas y ciudadanos a borrar las grabaciones de sus celulares.

“Va a ser bueno. Se va a fortalecer el diálogo político, la gobernabilidad democrática, la capacidad para enfrentar los problemas y conseguir las soluciones. Tengo fe y grandes esperanzas en los años venideros”, adelantó el “presidente pueblo” en su alocución al país. Un optimismo exacerbado pese al hundimiento social y económico, que entre otras cosas ha expulsado del país a más de seis millones de personas, lo que supone al menos el 20% de los votantes (cuatro millones).

¿Hasta qué punto son importantes estas elecciones? La realidad es que Maduro ha abierto la mano porque no se juega su poder personal y presionado por el cerco internacional que sufre. Esta convocatoria electoral es producto de las negociaciones establecidas en México con el auspicio de Noruega, en la que el gobierno pretende que cedan las sanciones que tanto lo ahogan y la oposición busca un camino para la libertad. Sin sanciones, no habría diálogo.

En los círculos políticos de Caracas se da por seguro el regreso a México de ambas delegaciones, aunque Maduro volvió a negarlo ayer, al acusar a Estados Unidos de secuestrar a uno de sus miembros en la mesa. Se trata de Alex Saab, el magnate colombiano extraditado a Florida acusado de conspirar para lavar los millones obtenidos en sus negocios corruptos en Venezuela.

Focos de violencia

“Es la jornada electoral número 29 en 22 años, tenemos el mejor sistema electoral del mundo, fácil, seguro, accesible, protegido y auditado. A partir de estas elecciones viene la consolidación de la patria y la estabilidad”, se congratuló Maduro comenzada la jornada electoral. Venezuela avanzó así en la elección de alcaldes y gobernadores entre denuncias de la oposición por la repetición de algunos de los vicios “formalizados” desde el año 2000 y de varios hechos de violencia. Dos décadas de manejo irregular de los comicios que no se curan en un sólo día.

El 21-N comenzó con el bloqueo de 16 sitios de noticias independientes y prosiguió con capítulos esporádicos de violencia, militares encargados del Plan República a quienes costaba recordar que deberían ser independientes, el cambio de centros de votación en zonas opositoras, la instalación de los llamados “puntos rojos” para impulsar el control político de la gente y el uso abusivo de los medios públicos, convertidos en la mejor plataforma propagandística de la elite bolivariana.

“Hemos recibido denuncias de ataques por colectivos armados en el contexto electoral en Venezuela. Estamos siguiendo de cerca la situación en el país”, confirmó Tamara Taraciuk, subdirectora para las Américas de Human Rigths Watch (HRW). El más destacable de los incidentes fue el de San Francisco.

El diputado regional opositor Eduardo Labrador también sufrió la ira de los paramilitares en el mismo municipio, quienes le golpearon con dureza en el rostro en un ataque al comando opositor de campaña.

Oposición y abstención

“Cada mujer y hombre que viene y vota está votando por la democracia. Lo que va a salir será bueno, va a fortalecer el diálogo político. Tengo grandes esperanzas de que se abran las compuertas del país para el sostenimiento económico”, insistió Maduro durante su alocución al país.

La oposición real regresó a las urnas con fuerte abstención. Para el mediodía habían votado entre 20% y 25% de los integrantes del padrón.

Maduro abrió la mano porque no se juega su poder personal y, también, por la presión del cerco internacional. Esta convocatoria electoral fue producto de las negociaciones de México en las que el seguidor de Hugo Chávez pretende ser eximido de sanciones.

“El gobierno de EE.UU. clavó una puñalada por la espalda al diálogo con el secuestro de uno de sus miembros [Saab]. No hay condiciones todavía para restaurarlo, deben responder por el secuestro”, dijo hoy Maduro.

La amenaza de Maduro

El nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), conformado por tres rectores chavistas y dos opositores, limitó en parte los habituales abusos oficialistas, entre los que se incluye la histórica ‘operación remate’, que aprovecha los recursos públicos para presionar y llevar a votar a los que dudaban hacerlo.

“Hasta ahora los problemas han sido solucionados de una u otra manera, pero son cosas que abordaremos después. La noticia es que los problemas tienden a ser resueltos y las personas están votando con tranquilidad”, informó Isabel Santos, al frente de la misión de observadores de la Unión Europea (UE).

Un miembro de la milicia estatal coloca un cartel informativo durante las elecciones regionales de Venezuela
Jesus Vargas


Un miembro de la milicia estatal coloca un cartel informativo durante las elecciones regionales de Venezuela (Jesus Vargas/)

Sabedor de que el informe europeo aireará las múltiples inconsistencias del proceso electoral, Maduro amenazó el sábado a los europeos con una “respuesta contundente”. “Se bajan de esa nube y se ponen humilditos, con esos viejos complejos colonialistas, con los que pretenden humillar a los países”, pontificó el “hijo de Chávez”, correspondido con los aplausos de sus incondicionales internacionales, que reúnen al expresidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, a la exsenadora colombiana Piedad Córdoba y a delegaciones iraníes y turcas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.