Elecciones en Perú: el gobierno argentino apuesta por la mesura y pide “apostar a la estabilidad democrática”

·2  min de lectura
Cancillería
Cancillería

“Ni la derecha hubiera elegido a Fujimori, ni nosotros a Castillo. Pero fueron los que llegaron”. La reflexión, de boca de un representante de la diplomacia argentina, refleja la postura del gobierno de Alberto Fernández en relación al ballottage en Perú, un recuento reñido entre Keiko Fujimori y Pedro Castillo, que está aún con final abierto.

Con el PAMI en modo electoral, Luana Volnovich monta vacunatorios en distritos opositores

La postura oficial de la Cancillería que encabeza Felipe Solá y los representantes argentinos en el Parlasur oscila entre la mesura y el apoyo a una “salida democrática” en ese país, agobiado por la inestabilidad institucional que lo obligó a cambiar cuatro presidentes en dos años.

“Nuestra posición es que Perú recupere su estabilidad institucional”, afirmaron desde la Cancillería, mientras Oscar Laborde, jefe de la delegación del Parlasur en las elecciones peruanas, sostiene una postura similar. “La presencia del Parlasur tiene como objetivo que la democracia sea la manera de laudar entre los conflictos”, dijo Laborde a LA NACION desde Lima, y agregó: “Tenemos confianza en los órganos electorales, nos hemos entrevistado con los candidatos y hasta ahora por suerte no hay denuncias de fraude o irregularidades en el conteo”.

Luego de la derrota de Veronika Mendoza, la dirigente de Nuevo Perú e integrante del Grupo de Puebla con quien el presidente Alberto Fernández se reunió en Bolivia a fines del año pasado y que terminó en sexto lugar en la primera vuelta, el oficialismo se quedó sin una preferencia clara en relación a las elecciones peruanas, más allá de que Fujimori es percibida como “la derecha” y Castillo tiene una visión del Estado y la economía más cercano al paladar del kirchnerismo duro.

Diferencias en la región

“Fujimori complicaría nuestra política en el continente. Castillo es una incógnita, aunque hay más afinidad desde lo ideológico”, contaron desde el kirchnerismo a LA NACION. Un triunfo de Fujimori supondría la incorporación de Perú al grupo de gobernantes de centroderecha que integran Luis Lacalle Pou (Uruguay), Jair Bolsonaro (Brasil) o Iván Duque (Colombia), con quienes el Gobierno ha tenido distintos cortocircuitos, algunos muy recientes. De todos modos, desde el oficialismo señalaron que también hay “contactos” entre la hija de Alberto Fujimori y “algunos funcionarios del Gobierno” que en el pasado sostuvieron un vínculo con ella, vínculo que podrían reflotar llegado el caso.

Puertos, granos, energía y petróleo: avanza en el Gobierno la intención de estatizar más actividades

En contacto directo con Laborde, Solá repasó durante la madrugada de Perú los últimos números, que hablan de una posible remontada de Castillo en el voto rural, y una ventaja de Fujimori en el voto de los peruanos que viven en el Exterior, todos parte del millón de votos que aún falta escrutar en el país andino.

“Aún falta para la definición”, se atajaron desde el Gobierno con el objetivo de no quedar mal parados. Más allá de las preferencias de algunos sectores por Castillo, la idea es aguardar el veredicto de las urnas y empezar luego a construir un vínculo con quien resulte ganador.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.